airpod_1-1

El vehículo que utiliza aire en lugar de combustible. Y funciona de verdad

Parece que los vehículos de aire comprimido son una realidad próxima que, aunque todavía se encuentra inmersa en fases de producción y desarrollo, va tomando cada vez más forma.

De hecho, uno de los modelos que más ha dado que hablar durante la última década es el AirPod, un prototipo que utiliza aire comprimido en lugar de combustible y, por tanto, aún más ecológico que los modelos eléctricos. Y ya sabéis lo mucho que nos gusta apostar por este tipo de productos que velan por el futuro de nuestro planeta.

Lo cierto es que el AirPod lleva en desarrollo desde 2004 y es un diseño original de la empresa MDI, con sede en Luxemburgo, inventado por Guy Nègre. Sin embargo, no había acordado una licencia con ningún fabricante del sector automovilístico, hasta que la empresa india Tata Motors se interesó por el concepto en 2007.

airpod_5

goodshomedesign

La compañía india completó el primer prototipo a finales de 2011; al año siguiente fue confirmada la viabilidad del motor y su intención de convertirlo en un modelo comercial.

El pasado año, el AirPod recibió una inversión de 5 millones de dólares para obtener una licencia en Estados Unidos, por lo que el proyecto ha adquirido aún más visibilidad.

airpod_6

airpod_7

En la página de MDI, podemos ver que existe un modelo similar, llamado AirPod 2.0., aunque con un diseño distinto y posiblemente más atrayente para el consumidor.

El AirPod funciona mediante un motor de aire comprimido que le otorga una autonomía de 220 kilómetros con una velocidad máxima de 70 km/h con licencia y 45 km/h sin ella. Lo mejor del invento es que se podría recargar de aire en estaciones de servicio y el depósito se llenaría en menos de dos minutos.

Aparte del motor, el AirPod también aprovecha parte de la energía de  frenada para generar energía como hacen algunos coches actuales. El diseño original -y el que podéis ver en las imágenes- está pensado para que el piloto vaya solo en la parte frontal del vehículo, manejándolo con un joystick. En la parte de atrás hay sitio para dos pasajeros o para carga.

A continuación, os dejamos con un vídeo divulgado por CNN en el que nos cuentan, en inglés, las características del AirPod, el tipo de tecnología que usa y, sobre todo, cómo es en movimiento:

100bw

La hipótesis de Russell: ¿Evolucionaron los dinosaurios en seres reptilianos?

En 1982, el paleontólogo Dale Russell teorizó la posible evolución de los dinosaurios si no se hubieran extinguido. Para ello seleccionó al Troodon, una especie bípeda, con peso similar al humano y con una enorme capacidad craneal. Sus resultados fueron sorprendentes, el aspecto del dinosaurio se parecería mucho a un ser reptiliano humanoide. Esto es una mera hipótesis pero… ¿podrían haber evolucionado en el pasado, haberse metido bajo tierra o haber salido del planeta? ¿Estarían relacionados con el culto a la serpiente y la figura reptil de todas y cada una de las culturas antiguas? En caso de haber existido, ¿se hicieron pasar por dioses y ayudaron en la extraña evolución del ser humano?

Artículo publicado en MysteryPlanet.com.ar: http://mysteryplanet.com.ar/site/la-hipotesis-de-russell-evolucionaron-los-dinosaurios-en-seres-reptilianos/

Elon Musk: We Must Leave Earth For One Critical Reason

In its early life, the Earth would have been peppered nearly continuously by asteroids smashing into our young planet. These fiery collisions made our world what it is today. It may seem like things have changed since then, given the vast assortment of life and wide blue oceans—and things have indeed changed. At least in some respects. However, Earth still receives thousands of tons of matter from space, but this is in the form of microscopic dust particles (as opposed to recurrent, energetic collisions).

ship-abandoned

Fortunately, in modern times, a large asteroid colliding with the surface of the Earth happens only very rarely. Nevertheless, it does happen from time to time.

As most are probably already aware, it is widely believed that an asteroid initiated the dinosaurs’ extinction some 65 million years ago.  And more recently, the Russian Chelyabinsk meteorplanets hit our planet in February of 2013. It entered at a shallow angle at 60 times the speed of sound. Upon contact with our atmosphere, it exploded in an air burst. The size of this body of rock (before it burned up and shattered) is estimated to be around 20 meters (across) and it weighed some 13,000 metric tons.

This isn’t large by any means, but it was enough to injure over a thousand people and damage nearly 20,000 buildings.

But what would happen if we were faced with a truly major threat today? Could we survive?

Well, it depends on the size of the object and where it hits, but in short…no. Unless an asteroid was very small, we wouldn’t be able to destroy it or vaporize it—this is simply beyond our technological capabilities (at the moment). We also don’t have the technology necessary to deflect the asteroid or veer it off course.

WHY WE NEED TO LEAVE EARTH

This is a bit of a problem because, assuming that humanity plans on sticking around for awhile, it is almost inevitable that we will have to face a large asteroid at some point. Of course, asteroids aren’t the only threat. There are a host of deadly diseases, volcanic eruptions, or other catastrophes that could bring about the end of civilization as we know it (and maybe even all life).

This is why it makes sense to transition into a multi-planet species as soon as possible. Blogger Tim Urban recently had a rather apt metaphor to illustrate why we need to leave our planet and venture out into the cosmos: Picture the Earth as a kind of hard drive. And on this hard drive we have saved everything. Every song. Every book. Every thought that has been thought and every word that has been uttered. Every memory.

And that’s not all: It also houses every single species. All of it is stored in a word document saved on that hard drive.

Oh, and the hard drive has broken before, and when it happened, we lost nearly everything. It got a virus and…that’s it, two-thirds of the population gone. It smashed into something and, alas, there goes another batch of data.

Blank pages. File corrupted.

So it makes sense to make a backup. As Urban puts it, “Now—if you owned a hard drive with an extraordinarily important Excel doc on it, and you knew that the hard drive pretty reliably tended to crash every month or two, with the last crash happening five weeks ago—what’s the very obvious thing you’d do? You’d copy the document onto a second hard drive.”

That is why we need to leave Earth. We need to have another plan. A safeguard.

Of course, we should also do it for exploration and discovery, but we need to do it for life itself. And that is one of the primary reasons that Elon Musk wants to head to the Red Planet. It is a way of ensuring humanity’s continued existence (assuming that we think the document is worth saving). And ultimately, it’s why he doesn’t want to go with just a select set of scientists and experts.

He wants to take a significant portion of the data on our hard drive—Musk would like to send 1 million people to Mars.

At the Wall Street Journal’s D: All Things Digital Conference in 2013, Musk explained his feelings, stating, “Either we spread Earth to other planets, or we risk going extinct. An extinction event is inevitable and we’re increasingly doing ourselves in. The goal is to improve rocket technology and space technology until we can send people to Mars and establish life on Mars.”

Of course, this will be no simple task. Mars is, currently, a wasteland of dirt and sand.

“Mars is a fixer-upper of a planet,” Musk said. “But we could make it work.” And honestly, even if we can’t make it work, it seems that we have no real choice but to try. Musk concludes, “I agree this is an unlikely outcome, but if we don’t keep improving technology every year, we won’t get there.”

Later this year, via his rocket firm SpaceX, Musk plans to disclose a spacecraft designed to transport as many as 100 people at a time to Mars.

descubren-una-civilizacion-que-vivio-sin-guerras-ni-desigualdad-durante-700-anos

Descubren una civilización que vivió sin guerras ni desigualdad durante 700 años

Los habitantes de esta región vivieron una utopía fantástica y luego desaparecieron sin más. Lo que hicieron, y cómo lo hicieron, apuntan a que una sociedad mejor es posible.

 

Imaginaos la existencia de una sociedad sin guerras, armas ni desigualdad. Es una utopía, ¿verdad? Pues, parece increíble, pero existió. Los habitantes del valle del Indo vivieron así durante más de medio milenio (2600-1900 aC) en las llanuras del río Indo. Desde que arqueólogos británicos e indios tuvieron constancia de la existencia de este pueblo, en la década de 1920, han surgido numerosas teorías de su civilización. Una de ellas la apunta ahora Andrew Robinson, autor del libro ‘The Indus: Lost civilizations‘, en un artículo de la revista ‘New Scientist‘.

Después de casi un siglo de excavaciones se han descubierto más de un millar de asentamientos que abarcan, al menos, 800.000 kilómetros cuadrados de lo que hoy es Pakistán y el noroeste de la India. La investigación ha revelado datos sorprendentes que ofrecen un halo de esperanza a la humanidad. Robinson apunta que, aunque “fue una sociedad próspera y moderna”, no se han encontrado restos arqueológicos que evidencien la presencia de ejércitos o alguna guerra en la región.

La civilización construyó imponentes edificios y planificó ciudades sin la necesidad de un gobierno o líder que supervisara a los trabajadores

El escritor señala que los arqueólogos solo han descubierto una representación de seres humanos luchando, la cual forma parte de una escena mítica de una diosa femenina con los cuernos de cabra y el cuerpo de un tigre. “Tampoco hay evidencia de caballos, lo que sugiere que no se utilizaban para atacar a otros pueblos y ciudades”. Asimismo, los esqueletos encontrados pertenecen a personas que murieron por alguna enfermedad, no como parte de ningún ataque.

Un pueblo moderno sin palacios ni templos

Este pueblo no solo vivía sin violencia, sino también sin lujos: desde que fue descubierto no se ha encontrado ningún signo de que hubiera habido “ni un solo palacio real o un gran templo”, dijo Robinson en una ocasión a Neil MacGregor, director del British Museum.

Podrías pensar que esto sucedió porque eran cuatro gatos. Pero nada más lejos de la realidad. El valle del Indo contaba con una población de un millón de personas, las cuales se dedicaban al comercio de exportación marítima en el Golfo y Mesopotamia, donde se han descubierto objetos con signos de estos individuos.

La investigación ofrece un halo de esperanza a la humanidad, pues fue una sociedad próspera y moderna que vivió sin ejércitos ni guerras

La mayoría de los asentamientos –cuenta Robinson– eran pueblos, pero también había al menos cinco ciudades. Los más grandes son Mohenjo-Daro (Patrimonio de la Humanidad y ubicado cerca del río Indo) y Harappa, en el que destaca la planificación de sus calles. “Estos habitantes fueron los primeros en construir aseos, así como collares de piedras preciosas elaboradamente confeccionados y piedras exquisitamente talladas con escrituras que aún no han sido descifradas”, añade.

No existía ningún gobierno: eran todos iguales

Mientras que Robinson y MacGregor están seguros de que los habitantes de Valle del Indo vivieron sin ningún conflicto armado, otros intelectuales lo ponen en duda. Uno de ellos es Richard Meadow, director del laboratorio de arqueología del Peabody Museum de la Universidad de Harvard: “Nunca ha existido una sociedad sin conflictos de mayor o menor escala”, recoge ‘Daily Mail’. Este sostiene que hasta que no se descifre la escritura del Indo no podremos saber a ciencia cierta si tenían esta vida tan idílica, donde la desigualdad no tenía cabida.

El busto del hombre encontrado en Mohenjo-daro. (CC)
El busto del hombre encontrado en Mohenjo-daro. (CC)

Las sociedades de un tamaño considerable son generalmente supervisadas por un gobierno central, pero no han encontrado pruebas evidentes de que en el Indo hubiera aquello. Hasta ahora, la única pista que tenemos de que esto fuese posible es un busto de un hombre con barba que podría ser un rey o sacerdote (imagen de la izquierda). Resulta llamativo que hubieran construido tantos edificios y planificado las ciudades (como la de Mohenjo-Daro) sin la coordinación de un líder que organizase a las decenas de miles de hombres que trabajaron en ello.

Parece increíble que la civilización del Indo viviese en una utopía fantástica, pero las pesquisas apuntan a que así fue. Hasta que no se descifre la escritura (ya ha habido más de cien intentos), no es posible argumentar lo contrario, pues las pruebas parecen determinantes.

La misteriosa desaparición del Indo

El enigma de la civilización del valle del Indo no solo se reduce a su existencia, sino también a su desaparición. En el siglo XXII a.C., mientras el caos se extendía por Egipto, las ciudades del valle del Indo vivían un momento de esplendor. Pero, cientos de años después, en torno al año 1900 a.C., todas fueron abandonadas. El pueblo desapareció sin más.

Hasta que no se descifre su escritura, y ya ha habido más de cien intentos, no será posible conocer a ciencia cierta lo que ocurrió en el valle del Indo

Se han planteado diversas hipótesis para explicarlo, desde invasiones y revueltas políticas hasta catástrofes naturales. La más aceptada apunta al cambio brusco de algunos cauces fluviales, lo que provocó grandes inundaciones y el desbordamiento de los ríos. Además, hay indicios de que en esa época hubo una prolongada sequía, lo que pudo haber destruido la economía de la región.

La civilización del valle del Indo es la más enigmática de las cuatro grandes que se conocen. Mientras que Mesopotamia, el antiguo Egipto y la antigua China se vanagloriaban de la guerra, en el valle del Indo parece inexistente. ¿Significa esto que una utopía es posible? Y si es así, ¿cómo lo hicieron y por qué desaparecieron? Solo será posible responder a estas preguntas si los arqueólogos consiguen descifrar su escritura.