Todo lo que debes saber sobre los vikingos

Datos y curiosidades sobre los vikingos.

1. La arqueología es la principal fuente de contrastación de los hechos en el estudio de los vikingos. Hay una relativa escasez de documentos escritos en los siglos altomedievales (si se lo compara con otros períodos), además de una arraigada tradición oral en los pueblos escandinavos. De hecho, los testimonios escritos son verdaderamente exiguos (con excepción de algunas inscripciones rúnicas datadas del siglo IX) con antelación al siglo XII en Escandinavia. Los estudios lingüísticos y la toponimia también han contribuido a esclarecer hechos como la expansión a otros territorios por parte de los vikingos y los asentamientos escandinavos. De este modo, el primer dato es el reconocimiento de la existencia de una diversidad de hipótesis sobre muchas de las acciones y características de los vikingos.

2. Algunos de los textos más importantes son las llamadas “Sagas Islandesas” como la Saga de Erik el Rojo o el Landnámabók. Estos textos describen eventos importantes en la historia de los pueblos nórdicos que acontecieron entre los siglos X y XI, como el proceso de asentamiento en Islandia, la genealogía familiar o los conflictos sociales. Su origen es de tradición oral y fueron transcritas entre los siglos XIII y XIV. Su importancia no sólo es literaria, sino que la Sagas revelan algunas de las acciones y costumbres de la cultura de los nórdicos tanto por su contenido (cribado arqueológicamente) como por ser material etnológico.

3. Se conoce como época vikinga al período comprendido entre 793 y 1085 aproximadamente, en el cual los vikingos extendieron su ámbito de influencia (explorando y atacando) por toda Europa, el norte de África, el sudoeste asiático y algunos puntos del noreste americano. Como muchos de los apuntes sobre los vikingos, el alcance de la expansión escandinava está en discusión.

Ilustración de Aleksander Karcz.

4. Las runas vikingas eran símbolos escritos tallados en piedras o en trozos de madera que constituían un alfabeto con veinticuatro figuras que tenían significados particulares y un fonema asociado. Se trataba de un código cifrado de conocimiento y poder.

5. A partir del siglo VIII los pueblos nórdicos empezaron un proceso de expansión en el que atacaron, conquistaron, saquearon y colonizaron territorios lejanos mucho más allá de Escandinavia. No hay constancia de declaraciones de los propios vikingos sobre las razones que les llevaron a expandirse. Existen múltiples hipótesis explicativas sobre las razones históricas de dicha expansión. El trabajo arqueológico es especialmente relevante en este campo. La tesis con más aceptación es la relativa a una explosión demográfica en los territorios escandinavos. Esto pudo provocar escasez de tierras productivas y la consiguiente necesidad de buscar otras. Arqueológicamente sólo se ha corroborado una posible superpoblación en Noruega. Además, hay que destacar que las primeras partidas vikingas no tenían la intención de colonizar tierras nuevas, sino que se dedicaron a saquear y comerciar: se ocuparon de la acumulación de riquezas y no de la adquisición de tierras. También se ha aludido a factores climáticos, económicos, culturales, sociales y de mentalidad. Sin duda todos ofrecen una explicación parcial, pero no hay consenso en la comunidad académica sobre los motivos más acertados.

6. Los drakkars, los conocidos barcos vikingos de los que se conservan muchos restos arqueológicos, eran naves de casco trincado. Son los elementos más característicos las razias nórdicas y su denominación procede de una expresión islandesa que significaba dragón, los cuales eran usualmente representados en los mascarones de proa. Existían distintos tipos de drakkars como el snekkar o el knarr.

Ilustración de un Drakkar por Eric Olive.

7. La mitología nórdica estaba muy marcada por “la batalla del fin del mundo” o Ragnarök entre los Æsir(dioses del panteón nórdico) y los jotuns (gigantes). La mitología nórdica era muy compleja y amplia en sus deidades, sus relaciones y su significado religioso. Los Æsir vivían en Asgard y estaban gobernados por Odín. Entre otros dioses destacan Bragi, Heimdall, Balder, Tyr o Thor. Otros seres importantes son las normas (que establecen el destino), las Valkirias (guerreras escogidas por Odín) o los Vanir. La mitad de los guerreros que morían en combate iban al Valhalla, el cual era un salón situado en Asgard. Estos combatientes pertenecen a Odín, mientras que la otra mitad pertenecen a la diosa Freyja y se dirigen al campo donde ella reside, también en Asgard. En la cosmología nórdica, el mundo era un disco plano en cuyo centro se encontraba Yggdrasil (el árbol de la vida), que era un fresno perenne.

8. El origen etimológico del término “vikingo” no está del todo claro y admite diversas interpretaciones. Entre otras muchas, destacan: viking podría significar “hombre que proviene del fiordo”, “hombre que proviene de Viken”, en textos rúnicos “fara í víking” alude a ir de expedición, en algunos fragmentos de las Sagas Islandesas se refiere al saqueo, “víkingr” era usado por los escaldos (poetas cercanos a la corte del rey que los ensalzaban con sus composiciones) para mencionar a los guerreros marineros de las expediciones.

9. Los pueblos nórdicos se distribuyen en tres grandes grupos: los reinos vikingos de Dinamarca, situados principalmente en Selandia, Jutlandia y Escania; los reinos vikingos de Noruega, fueron los que colonizaron Groenlandia, Islandia y Vinlandia; y los reinos vikingos de Suecia.

10. Leif Erikson “el afortunado” es uno de los exploradores vikingos más célebres. Fue hijo de Erik el Rojo y fundó un asentamiento en un territorio al que llamó Vinlandia. Se cree, por los restos arqueológicos, que esa tierra es la isla de Terranova, por lo que pudo haber llegado a América alrededor del año 1000, antes que Colón.

Representación de Erik el Rojo. Ilustración de Joan Francesc Oliveras Pallerols.

11. Ragnar Lodbrok es uno de los reyes nórdicos más conocidos. Su historia es semilegendaria y la fecha de su reinado entre los siglos VIII o IX es incierta: con una horquilla entre 750 y 865. La mayor parte de su vida la pasó en incursiones para atacar territorios como los franceses o ingleses. En el año 865 fue derrotado por Aella, rey de Northumbria, y se dice que fue ejecutado siendo lanzado a un pozo de serpientes venenosas.

12. Los vikingos son famosos por sus expediciones. Realizaron multitud de viajes para descubrir nuevas tierras desconocidas por ellos y establecer rutas con motivos militares o comerciales. Los vikingos llegaron a explorar territorios lejanos y muchas de sus grandes figuras históricas se caracterizan por esta actividad dirigida al saqueo, la conquista y la colonización.

Rutas de los vikingos.

13. Uno de los casos más destacados de la expansión vikinga fue la invasión de Inglaterra. El saqueo de la abadía de Lindisfarne fue una de las primeras incursiones vikingas realizada en 793. Se trata de la acción inicial que abre el período vikingo. Los nórdicos atacaron la localidad y el monasterio fue desvalijado y sus monjes muertos o esclavizados.

14. Un caso particular es el de los normandos. Eran vikingos que en el siglo IX ocuparon el noroeste de Francia. Adquirieron el Ducado de Normandía por parte del rey francés Carlos III después de que Hrolf Ganger, líder de esos vikingos, le jurara lealtad. Los normando también se expandieron, conquistando territorios de Inglaterra, el sur de Italia y en algunos puntos de los Estados cruzados y España.

Ilustración de Timur Kvasov para Life is Feudal.

15. El final de la era vikinga hace referencia al declive de buena parte de su actividad e influencia, y a la pérdida progresiva de su especificidad cultural. Esto se debió a procesos como su cristianización o la pérdida de poder consecuencia de la muerte del rey Harald el Despiadado en 1066 por su derrota en la batalla del puente Stamford o el asesinato del rey Canuto IV de Dinamarca en 1085. Si bien es cierto que la influencia nórdica y de los normandos no se perdió, también hay que señalar que la aculturización hizo que los nórdicos adoptaran propiedades de otras culturas en detrimento de la tradición tan característica por la que fueron conocidos.

Fuente: academiaplay.es/todo-debes-saber-vikingos

 

Anuncios

Pienso, luego me critican: 5 dilemas éticos y 1 efecto psicológico, 13 filósofos que cambiaron el mundo.

La ética se integra dentro del conocimiento de la filosofía. Se trata de la rama de estudio que se encarga de discernir entre el bien y el mal, así como su relación con la moral y el comportamiento humano.

Por su parte, un dilema ético es una breve narración que pretende dar cuenta de las posibilidades que se plantean ante ciertas situaciones reales que resultan conflictivas a nivel moral. A menudo solicita al receptor una solución apoyada en argumentos, o bien el análisis de la solución elegida por quien ha protagonizado la historia.

A continuación, 5 dilemas éticos + 1 efecto psicológico que, por sus características, ha sido estudiado por la Filosofía del Lenguaje.

1. Dilema del tranvía

Un tranvía se encuentra fuera de control en la vía por la que circula. En la vía hay cinco personas atadas y prisioneras por un malvado filósofo.

Se descubre que existe un botón que, al ser accionado, permite al tranvía cambiar su dirección evitando a los cinco individuos. Sin embargo, en el nuevo camino hay también una persona atada.

¿Es correcto accionar el botón?

2. Dilema del periodista

Un periodista va a realizar un reportaje a pueblos indígenas en el Amazonas. Una vez ha llegado a la selva, es secuestrado por una tropa de guerrilleros que lo dirigen hacia su campamento. Los secuestradores tienen allí a otras diez personas. El jefe, entregándole una pistola al periodista le dice: “Si matas a una de estas personas dejaré libres a las otras nueve, si no lo haces, mataremos a los diez”.

¿Qué debe hacer el periodista?

3. Dilema de Heinz

Una mujer padece un extraño cáncer para el que recientemente se ha encontrado cura. La cura del mismo la posee en exclusiva un farmacéutico que la vende por un valor diez veces superior al que cuesta fabricarlo. El marido de la mujer acude al farmacéutico para rogarle una rebaja en el precio de la cura, o bien que le permita pagarlo a plazos, pero el farmacéutico se niega rotundamente.

¿Debe el marido atracar la farmacia para conseguir la cura para su mujer?

4. Dilema del indulto

Luis, a sus 18 años, estaba metido en asuntos de drogas. Junto con dos amigos asaltaron la vivienda de una mujer viuda que vivía con sus dos hijos. Le robaron el dinero del colegio de uno de ellos, varios objetos de valor y recuerdos familiares. La Audiencia sentenció una condena de más de dos años para Luis. La sentencia fue recurrida y a los siete años el Supremo decide devolver a Luis a la cárcel, pese a que éste se ha reinsertado, tiene mujer e hijo y trabaja como peón de obras. Su abogado ha pedido un indulto alegando que el hombre se encuentra completamente reinsertado.

¿Se le debe conceder el indulto?

5. Dilema del bote salvavidas

Un transatlántico está en alta mar cuando sufre un impacto provocado por un torpedo, que colisiona directamente con la sala de máquinas, provocando que el barco comience a hundirse. Hay muy pocos botes salvavidas, pero uno de ellos, cargado de supervivientes, se aleja de la embarcación principal para evitar sufrir daños.

A lo lejos se escuchan gritos y voces de auxilio, aunque los pasajeros del bote saben que si se acercan a socorrer a más personas, corren el riesgo de volcar.

¿Deben los pasajeros del bote arriesgar su salvación para recoger a más pasajeros?

6. Efecto Kiki y Bouba

Este efecto se descubrió durante la investigación del psicólogo Wolfgang Köhler. Se mostró a un amplio grupo de personas la imagen que se encuentra encima de estas líneas, preguntando al mismo tiempo cuál de las dos figuras se llamaba Kiki, y cuál Bouba.

Los resultados demostraron que la figura redondeada era nombrada como Bouba, mientras que la angulosarecibía el nombre de Kiki.

Este efecto ha supuesto un enorme descubrimiento, dado que pone de manifiesto que el cómo nombramos los objetos o situaciones no siempre sigue un criterio arbitrario.

Este efecto se encuadra dentro del estudio de la Filosofía del Lenguaje.

(*) Imágenes del ilustrador Andrew Fairclought

.

La Filosofía, palabra cuya significado es literalmente “amor por la sabiduría”, es una rama de conocimiento que se encarga de dar cuenta de la diversidad de conflictos y problemas fundamentales sobre aspectos relacionados con el ser humano como la propia existencia, la verdad, el aprendizaje y el conocimiento, la belleza o la moral.

A menudo, el estudio filosófico se ha construido en base a pensamientos racionales o empiristas. Sin embargo, han sido tantas las personalidades que han estudiado la materia, aportando cada uno su punto de vista, que ha día de hoy resulta imposible hablar de un pensamiento único.

A continuación, 13 filósofos que cambiaron el mundo con sus ideas:

Platón, 427 a.C. – 347 a.C.

Instruido por el gran Sócrates, Platón fue el primer filósofo griego en desligarse del pensamiento de su maestro.

Fundó la Academia en el 387, dando lugar a una institución que se mantendría en pie como referente institucional durante más de novecientos años. Allí conoció a su discípulo Aristóteles.

La filosofía política, así como la ética y la moral fueron algunos de los temas que más preocuparon al filósofo. Escribió sobre éstos y otros asuntos, siempre a través de diálogos.

Sin duda sus investigaciones y pensamientos, transmitidos gracias a la mediana conservación de sus obras, sentaron un precedente del que muchos pensadores han bebido a lo largo del tiempo.

Aristóteles, 384 a.C. – 322 a.C.

El pensamiento hegemónico occidental aún debe su desarrollo al discípulo de Platón: Aristóteles.

Aristóteles, tras ingresar en la Academia de Atenas, comenzó un estudio pormenorizado de los múltiples asuntos que le inquietaban. Así, dio a luz más de 200 tratados sobre temas tan variados como la filosofía aplicada a la ciencia, la lógica, la metafísica, la retórica o la astronomía.

Sin embargo, pocos han sido las obras que se han podido conservar del autor, dificultando notablemente la tarea de investigar su línea de pensamiento.

Una de sus grandes ocupaciones en vida fue convertirse en maestro de Alejandro Magno, al que aportó una meticulosa formación.

San Agustín de Hipona, 354 d.C. – 430 d.C.

San Agustín de Hipona fue el máximo pensador del cristianismo del primer milenio. Considerado en la actualidad santo y doctor de la iglesia católica.

Dedicó gran parte de su vida a sus escritos, dando lugar a una obra prolífica que da cuenta de los temas que le preocuparon: La filosofía y la teología.

San Agustín, de personalidad inquieta y mente despierta, pasó por varias etapas clave a lo largo de su vida. Influenciado por escritos platónicos, entre otros, pasó su juventud de la mano del racionalismo.

Sin embargo, el tiempo le condujo de nuevo a la fe, hasta que encontró un punto intermedio en el que razón y fe convivían en sus pensamientos. Esta es la base en la que el pensador cimentó sus teorías y obras.

Santo Tomás de Aquino, 1225 – 1274

Tomás de Aquino es uno de los filósofos en el que más confluyen las distintas influencias de autores previos a él.

Dedicó su vida al estudio filosófico y teológico, convirtiéndose así en un referente del saber de la época.

Su fe le condujo a unirse a la Orden de Predicadores, donde fue el mayor representante de la enseñanza escolástica.

La Teología Sistemática fue otro de los asuntos en los que trabajó incansablemente, llegando a generar una influencia en el pensamiento dominante de la época que le valió el dar nombre a dos corrientes de pensamiento: Tomista y Neotomista.

René Descartes, 1595 – 1650

Fueron muchas las ramas de conocimiento en las que trabajó el pensador.

René Descartes estudió filosofía, matemáticas y física, dando lugar a un pensamiento racional y sistemático que acabó desembocando en la creación de la geometría analítica.

En la actualidad, se le considera padre de la filosofía moderna, y se sabe que constituyó un importante papel en la Revolución Científica.

El principio básico del racionalismo occidental: cogito ergo sum (pienso, luego existo), lleva su nombre.

Otra de sus grandes aportaciones a la ciencia fue el desarrollo del método filosófico y científico, en el que desarrolla las “Reglas para la dirección de la mente”.

John Locke, 1632 – 1704

Locke fue un médico y filósofo de origen británico. Considerado en la actualidad una de las figuras clave en el convulso periodo del Siglo de las Luces, y padre del Liberalismo Clásico.

Fuertemente influenciado por autores como Francis Bacon, tuvo una alta participación en el desarrollo del Contrato Social. Se dice que fue uno de los primeros empiristas británico.

Autores posteriores como Voltaire y Rousseau se vieron altamente influenciados por el pensamiento de John Locke, y su teoría epistemológica y política.

Uno de los temas que más preocupó al filósofo fue el estudio de la identidad y del yo, que tiempo después sirvieron a filósofos como Hume para la construcción de sus obras.

David Hume, 1711 – 1776

Historiador, economista, sociólogo y filósofo especialmente relevante en la evolución de la Ilustración en Escocia.

El escepticismo y el naturalismo son dos de las corrientes en las que envolvió sus teorías.

Autores como Locke y Berkeley supusieron una gran influencia en el pensamiento de Hume, así como científicos internacionales de la talla de Isaac Newton.

Uno de los pensamientos que Hume más afirmó en vida es que la esencia del conocimiento radica en la experiencia sensible, fuente primaria del saber.

Jean-Jacques Rousseau, 1712 – 1778

Pensador de origen suizo, Rousseau trabajó en tantos asuntos que actualmente se le considera un polímata de la época.

Aunque ha pasado a la historia como una figura clave de la Ilustración, son varios los asuntos que le hacen diferenciarse de sus coetáneos ilustrados. Su contradicción al pensamiento ilustrado le granjeó conflictos con pensadores como Voltaire.

Se dedicó a la escritura, la música, la filosofía, la pedagogía, el naturalismo y la botánica. Su estilo de escritura y pensamiento le categoriza como un prerromántico.

Sus ideas políticas supusieron un antes y un después en el desarrollo de la Revolución Francesa. Incorporó al estudio político y social conceptos tales como la voluntad general y la alienación.

Immanuel Kant, 1724 – 1804

Kant, a través del desarrollo de sus teorías, se convirtió en el precursor del idealismo alemán.

En la actualidad se tiene al filósofo como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y la filosofía universal.

Su obra, “Crítica a la razón pura”, supone un punto de inflexión y da comienzo a una nueva era del pensamiento: La filosofía contemporánea.

La estética y la teleología son dos de los temas en los que más ahonda, en obras como la “Crítica del juicio”.

Fue el primer autor en plantear la filosofía más allá de la eterna lucha entre empirismo y racionalismo, convirtiéndose en una enorme influencia para el pensamiento de la Alemania de la época.

Karl Marx, 1818 – 1883

De origen judío y natural de Prusia, Marx fue un economista, periodista, filósofo e intelectual.

Su militancia en el bando comunista influyó decisivamente en el desarrollo de su obra.

Sin embargo, sus teorías no fueron exclusivamente políticas, pese a ser el tema por el que más se le conoce.

Trabajó en común con Friedrich Engels, dando a luz el socialismo científico. El desarrollo de sus teorías desembocó en el comunismo moderno y el marxismo.

Dos de las obras en las que se puede analizar el pensamiento de Marx son el “Manifiesto del Partido Comunista”, “El Capital”.

Junto a otros autores, Karl Marx se constituyó como uno de los padres de la ciencia social moderna.

Friedrich Nietzsche, 1844 – 1900

Una de las figuras clave del pensamiento contemporáneo. Nietzsche fue filólogo, poeta, músico y filósofo.

Su línea de pensamiento parte del análisis de las actitudes morales del hombre hacia la vida. También crítico fervientemente la religión y la cultura.

Una de sus máximas preocupaciones fue el triunfo del secularismo de la Ilustración. Esto le condujo a la afirmación: “Dios ha muerto”. Fueron muchos los pensadores posteriores que hicieron uso de su planteamiento para sus teorías.

La cosmovisión con la que trataba sus teorías impactó directamente en el pensamiento hegemónico, cambiando radicalmente el rumbo de la filosofía del futuro siglo XX.

Ludwig Wittgenstein, 1889 – 1951

Wittgenstein trabajó en el campo de la lógica y de la matemática, además de la lingüística y la filosofía.

Su influencia llegó al Círculo de Viena y los positivistas lógicos, aunque nunca se reconoció como parte de él.

Su obra ha de ser dividida en diversas etapas, pues no solo cambió su pensamiento; sino que el propio Wittgenstein criticó fuertemente su línea de investigación primaria en sus obras posteriores.

El estudio del lenguaje fue una de sus máximas preocupaciones, dedicándole grandes esfuerzos en todas sus obras.

El concepto de la verdad también le supuso una gran inspiración. En relación a él, Wittgenstein afirmó que, como con cualquier otra palabra, la relación isomórfica entre el lenguaje y el mundo es la que determina la correspondencia entre el sentido de una proposición y el hecho en sí.

José Ortega y Gasset, 1883 – 1955

De nacionalidad española, Gasset desarrolló sus teorías filosóficas en la corriente novecentista, convirtiéndose en padre de la teoría del perspectivismo y de la razón vital.

Su obra, escrita en forma de ensayo, ha sido una enorme influencia en el desarrollo del pensamiento español.

El contexto de crisis política e ideológica que tuvo lugar en la España de 1900 le sirvió de caldo de cultivo para albergar sus pensamientos y teorías.

El pensamiento del autor se divide en tres etapas diferenciadas: La primera, objetivista. La segunda, perspectivista. Y la tercera, con una clara inclinación hacia la madurez del pensamiento expresada a través del raciovitalismo.

Su frase “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”, da cuenta de la preocupación de Ortega por el hombre y el contexto en el que se desenvuelve.

 

 

Efecto Dunning-Kruger, opinar sin tener ni idea, y el efecto Mandela, productos de la manipulación y la ignorancia.

Efecto Dunning-Kruger, o por qué la gente opina de todo sin tener ni idea.

El efecto Dunning-Kruger puede resumirse en una frase: cuanto menos sabemos, más creemos saber. Es un sesgo cognitivo según el cual, las personas con menos habilidades, capacidades y conocimientos tienden a sobrestimar esas mismas habilidades, capacidades y conocimientos. Como resultado, suelen convertirse en ultracrepidianos; gente que opina sobre todo lo que escucha sin tener idea, pero pensando que sabe mucho más que los demás.
El problema es que las víctimas del efecto Dunning-Kruger no se limitan a dar una opinión ni a sugerir, sino que intentan imponer sus ideas, como si fueran verdades absolutas, haciendo pasar a los demás por incompetentes o completos ignorantes, cuando en realidad no es así. Obviamente, lidiar con estas personas no es fácil porque suelen tener un pensamiento muy rígido.

El delincuente que intentó volverse invisible con zumo de limón

A mediados de 1990 se produjo en la ciudad de Pittsburgh un hecho que podríamos catalogar, cuanto menos, de sorprendente. Un hombre de 44 años atracó dos bancos en pleno día, sin ningún tipo de máscara para cubrir su rostro y proteger su identidad. Obviamente, aquella aventura delictiva tuvo una vida muy corta ya que el hombre fue detenido rápidamente.
Cuando lo apresaron, McArthur Wheeler, que así se llamaba, confesó que se había aplicado zumo de limón en la cara ya que este le haría invisible ante las cámaras. “¡Pero si me puse zumo de limón!”, fue su asombrada respuesta cuando lo arrestaron.
Más tarde se conoció que la idea del zumo fue una sugerencia de dos amigos de Wheeler, quienes bromearon sobre el hecho de que atracarían un banco usando esa técnica para que no los reconocieran. Wheeler puso a prueba la idea aplicándose zumo en su cara y sacándose una fotografía, en la cual no apareció su rostro. Es probable que se debiera a un mal encuadre, pero aquella “prueba” fue definitiva para Wheeler, quien decidió llevar adelante su plan “genial”.
La historia llegó a oídos del profesor de Psicología social de la Universidad de Cornell, David Dunning, quien no podía dar crédito a lo que había sucedido. Aquello le llevó a preguntarse: ¿Es posible que mi propia incompetencia me impida ver esa incompetencia?
Ni corto ni perezoso, puso manos a la obra, junto a su colega Justin Kruger. Lo que hallaron en la serie de experimentos que realizaron los dejaron aún más sorprendidos.

El estudio que dio origen al efecto Dunning-Kruger 

En una serie de cuatro experimentos, estos psicólogos analizaron la competencia de las personas en el ámbito de la gramática, el razonamiento lógico y el humor.
A los participantes les pidieron que estimaran su grado de competencia en cada uno de esos campos. A continuación, debían realizar una serie de test dirigidos a evaluar su competencia real.
Entonces los investigadores notaron que cuanto mayor era la incompetencia de la persona, menos consciente era de ella. Paradójicamente, las personas más competentes y capaces solían infravalorar sus competencias y conocimientos. Así surgió el efecto Dunning-Kruger.
Estos psicólogos concluyeron además que las personas incompetentes en cierta área del conocimiento:
– Son incapaces de detectar y reconocer su incompetencia.
– No suelen reconocer la competencia del resto de las personas.
La buena noticia es que este efecto se diluye a medida que la persona incrementa su nivel de competencia ya que también se vuelve más consciente de sus limitaciones.

¿Por qué cuanto menos sabemos, más creemos saber?

El problema de esta percepción irreal se debe a que para hacer algo bien, debemos tener al menos un mínimo de habilidades y competencias que nos permitan estimar con cierto grado de exactitud cuál será nuestro desempeño en la tarea.
Por ejemplo, una persona puede pensar que canta estupendamente porque no tiene ni idea de música y no conoce todas las habilidades necesarias para controlar adecuadamente el tono y timbre de la voz y llevar el ritmo. Eso hará que diga que “canta como los ángeles”, cuando en realidad tiene una voz espantosa.
Lo mismo ocurre con la ortografía, si no conocemos las reglas ortográficas, no podremos saber dónde nos equivocamos y, por ende, no seremos conscientes de nuestras limitaciones, lo cual nos llevará a pensar que no cometemos errores ortográficos.
De hecho, el efecto Dunning-Kruger se puede apreciar en todas las áreas de la vida. Un estudio realizado en la Universidad de Wellington reveló que el 80% de los conductores se califican a sí mismos por encima de la media, lo cual, obviamente, es estadísticamente imposible.
Este sesgo cognitivo también se aprecia en el ámbito de la Psicología. Tal es el caso de las personas que afirman que “mi mejor psicólogo soy yo mismo”, simplemente porque desconocen por completo cómo les puede ayudar este profesional y la complejidad que encierran las técnicas psicológicas.
En práctica, creemos que sabemos todo lo que es necesario saber. Y eso nos convierte en personas sesgadas que se cierran al conocimiento y emiten opiniones como si fueran verdades absolutas.

¿Cómo minimizar el efecto Dunning-Kruger, por nuestro propio bien?

Todos cometemos errores por falta de cálculo, conocimientos y previsión. La historia está repleta de errores épicos, como el de la emblemática Torre de Pisa, que comenzó a inclinarse incluso antes de que terminara la construcción. Hace tan solo unos años, el gobierno francés gastó 15.000 millones de euros en una flota de 2.000 trenes nuevos, para después descubrir que eran demasiado anchos para 1.200 de sus estaciones, lo cual les llevó a invertir aún más para acondicionar esas estaciones.
En nuestro día a día también podemos cometer errores por falta de experiencia y por sobreestimar nuestras capacidades. Los errores no son negativos y no debemos huir de ellos sino que podemos convertirlos en herramientas de aprendizaje, pero tampoco es necesario tropezar continuamente con la misma piedra ya que llega un punto en que resulta frustrante.
De hecho, debemos mantenernos atentos a este sesgo cognitivo porque la incompetencia y la falta de autocrítica no solo hará que lleguemos a conclusiones equivocadas sino que también nos impulsará a tomar malas decisiones que terminen dañándonos.
Esto significa que, en algunos casos, la responsabilidad por los “fracasos o errores” que experimentamos a lo largo de la vida no recae en los demás ni es culpa de la mala suerte sino que depende de nuestra deficiente autoevaluación.
Para minimizar el efecto Dunning-Kruger y no convertirnos en esa persona que opina sobre todo sin tener idea de nada, lo más importante es aplicar estas sencillas reglas:
– Sé consciente al menos de la existencia de este sesgo cognitivo.
– Deja siempre un espacio para la duda, para formas diferentes de pensar y hacer las cosas.
– Opina siempre desde el respeto a los demás. Por muy seguro que estés de tu opinión, no intentes imponerla.
Debemos recordar que nadie es experto en todas las materias de conocimiento y ámbitos de la vida, todos tenemos carencias e ignoramos muchas cosas. Por tanto, lo mejor es enfrentar la vida desde la humildad y con la actitud del aprendiz.

¿Cómo lidiar con las personas que no reconocen su incompetencia o desconocimiento?

Las personas que opinan de manera tajante sobre todo sin tener idea y que subestiman a los demás, suelen generar un gran malestar. Nuestra primera reacción suele ser irritarnos o enfadarnos. Es perfectamente comprensible, pero no servirá de nada. En su lugar debemos aprender a mantener la calma. Recuerda que solo puede afectarte aquello a lo que le das poder, lo que consideras significativo. Y sin duda, la opinión de una persona que no es experta en la materia y ni siquiera sabe de lo que habla, no debería ser significativa.
Si no deseas que la conversación vaya más allá, simplemente dile: “He escuchado tu opinión. Gracias”, y zanja el asunto. Si realmente te interesa que esa persona salga de su estado de desconocimiento y sea más consciente de sus limitaciones, lo único que puedes hacer es ayudarle a desarrollar sus habilidades en esa área.
Evita frases como “no sabes de lo que hablas” o “no tienes ni idea” porque de esta forma solo lograrás que esa persona se sienta atacada, asuma una actitud defensiva y se cierre a tus propuestas. En su lugar, plantea una nueva perspectiva. Puedes decir: “ya te he escuchado, ahora imagina que las cosas no fueran exactamente así”. El objetivo es lograr que esa persona se abra a opiniones y formas de hacer diferentes.
También puedes recalcar la idea de que todos somos inexpertos o incluso profundos desconocedores en algunos campos, no es algo negativo sino una increíble oportunidad para seguir aprendiendo y crecer como personas.

 

Fuentes: -Kruger, J. & Dunning, D (1999) Unskilled and Unaware of It: How Difficulties in Recognizing One’s Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments.
-Journal of Personality and Social Psychology; 77(6): 1121-1134.
-McCormick, A. et. Al. (1986) Comparative perceptions of driver ability— A confirmation and expansión. Accident Analysis & Prevention; 18(3): 205-208.

 

¿Qué es el efecto mandela?

Para comprender este efecto es necesario conocer su origen, en el año 2013 luego de varios problemas pulmonares el expresidente de Sudafrica Nelson Mandela murió, una noticias que conmocionó al mundo, pero sucedió algo muy extraño luego de este hecho de impacto mundial, Fiona Broome, una blogera muy reconocida en el mundo paranormal escribe haber quedado impactada pues ella recordaba que Mandela había muerto en la carcel, recordaba detalles como el de su viuda llorando, disturbios callejeros, etc.

Desde que Fiona Broome lo hizo publico miles de personas empezaron a reportar que ellos recordaban que este presidente había muerto muchos años atrás en la cárcel y fue así como comenzaron a surgir historias similares en el mundo y se le bautizó como el efecto mandela.

El efecto Mandela, caso: Star Wars

Las personas empezaron a teorizar sobre este fenómeno, indicando que estos recuerdos eran de un universo paralelo donde el expresidente Mandela murió en la cárcel o peor aún, que las personas que experimentaban estos recuerdos provenían de realidades alternas en la que el expresidente realmente murió en la cárcel y por ello se explica que estas personas tengan en sus memorias eventos que en nuestra realidad aún no han ocurrido.

efecto mandela ejemplos

Uno de los ejemplos más impresionantes es el que sucede con el efecto mandela y la película Guerra de las Galaxias, en la entrega de “El imperio contraataca” ocurre una de las escenas más famosas de esta saga, donde Darth Vader le revela a Luke que es su padre. La mayoría de las personas que vio esta película recuerda haber oído la frase “No luke, yo soy tu padre”, pero en realidad él nunca dijo el nombre de luke, esto pasaría por alto como un invento del público.

Este es un caso inquietante del efecto mandela en star wars porque el actor dice haber leído en el guión la palabra luke pero en el papel original conocido no se observa la palabra luke, esto es bastante inquietante pues incluso existe mercancía referente a la película con esta frase que nunca salió en la película, al menos no en nuestra realidad.

Efecto Mandela ejemplos y explicación

Hay otros ejemplos del efecto mandela con títulos de series como Sex and The city, que es recordada por muchas personas como Sex in the City. También en la web se pueden encontrar casos de personas que al despertar no reconocen las cosas más elementales de su entorno, incluso el caso de una mujer que dice que nadie en su familia recuerda una operación en el hombro de una de sus hermanas. Otro también es con el cereal Froot Loops que es recordado por algunos como Fruit Loops.

Hay varias explicaciones para este fenómeno que he resumido de la siguiente manera:

  • Sesgo de confirmación: La mente por lo general trata de adaptar tus recuerdos a las cosas en las que crees, por tanto mientras mas te interese el tema del efecto Mandela mas tendrás este tipo de experiencias.
  • La desinformación: Si hay un hecho que no recuerdas bien o no conoces a profundidad, pero alguien te comenta al respecto, puedes terminar almacenando esta información como parte de tus recuerdos y posteriormente considerarla como cierta aunque no lo sea.
  • Falsa Atribución a la memoria: La mente nunca esta dispuesta a aceptar como cierto nuevos hechos que antes dábamos por seguros, por ello aunque un evento no halla ocurrido, es posible que has escuchado tantas veces la versión errada, que cuando te dicen la real te sorprendas y lo niegues.
  • Criptomnesia: Es normal que nuestros cerebro convierta cosas que hemos imaginado en los espacios donde va la memoria, un pequeño fallo de configuración orgánica podríamos decir. Esto te hará entender que recuerdas algo que solamente imaginaste alguna vez.
  • Disonancia cognitiva: si una información suministrada va en contra de tus creencias mas fuertes entonces estas en un episodio de negación de la realidad, tratando de fusionar tus recuerdos con tus creencias.
  • Falsa Memoria: el estrés postraumatico produce que el cerebro adapte los recuerdos a eventos mas aceptables para mejorar la sensación de vida.
  • Conspiración: no requiere mayor definición, pero los mas defensores del efecto mándela atribuyen esta experiencia a algo que nos oculta alguien que no desea que conozcamos la verdad.

Otros Casos del Efecto Nelson Mandela

Existen muchos eventos algunos con mas relevancia o no en la historia pero que sin duda prueban que este extraño fenomeno esta sucediendo cada vez con mas frecuencia entre las personas, ya hemos mencionado algunos de los mas conocido y ahora te hablaremos de otros no tan conocidos pero igual de sorprendentes:

El hombre que paró la fila de tanques en china

El 5 de julio del año 1989 fue captada una imagen de un hombre parando la fila de tanques en medio de la masacre de la plaza Tiananmén en china. Lo que sucedió fue que los tanques no pudieron pasar, se detuvieron frente a un indefenso hombre con bolsas en sus manos. Pero lo increíble es que hoy existen miles de personas que dicen recordad el evento muy diferente, ellos dicen que los tanques si le pasaron por encima a aquel hombre quitandole la vida y lo afirman con tal seguridad que al conocer lo que realmente sucedió entran en shock mental.

Casos puntuales que involucran este efecto

  • La serie de osos The Berenstain Bears es recordada por algunas personas como The Berentein Bears.
  • El Logo de la compañía Volkswagen es recordado por muchas personas de manera diferente.
  • El funcionamiento y composicion del sistema digestivo.
  • El tamaño de los continentes.
  • El tamaño de Italia.
  • La ubicación y el tamaño de Australia.
  • La cantidad de personas que iban en el carro de Kennedy cuando fue asesinado. Muchos dicen recordad que eran 4 personas pero en realidad eran 6.
  • Tras la reciente muerte de  Fidel Castro de Cuba muchas personas han expuesto en foros que ellos tienen recuerdos de que ya Fidel castro había muerto hace años, algunos recuerdan que había muerto en los años 90, otros que su muerte fue anunciada hace 1 año o 2. Incluso algunos dicen que recuerdan haber visto su imagen en el ataúd con tanta exactitud que les aterra. Lo cierto es que no, el ha muerto este viernes 25 de noviembre de 2016, así que si es tu caso, estas siendo victima del efecto mándela con la muerte de Fidel castro.
  • Patrick Swayze, muchos recuerdan que el se recupero del cáncer, cuando en realidad murió en 2009 producto de esa enfermedad.
  • Muhammed Ali, algunos creen recordad que ya no esta con nosotros, ellos piensan que murió y recuerdan incluso su emotivo funeral, pero realmente aun sigue vivo y tiene 74 años hasta este momento mayo de 2016.
  • La forma en que fue sesinado Dr. Martin Luther King, algunos dicen que fue con una pistola a una distancia corta, pero en realidad fue con un rifle a larga distancia.
  • Madre Teresa de Calcuta, algunos se sorprendieron cuando fue declarada santa, porque según ellos recordaban que esto había sucedido en el año 90 cuando aun ella estaba viva. Además hay quienes dicen recordad que su nombre no era teresa sino Theresa.
  • Katy Perry, muchas personas afirman que su nombre no es Katy sino Kate.
  • El golpe del 23F en palacio de cortes, mucha gente creo recordar que fue transmitido en vivo aquel suceso terrible, pero la realidad es que fue transmitido por radio y pasado en tv mucho después.
  • Ricky Martin y el mito del tarro de mermelada:  En antena 3 surgió un mito de una supuesta escena donde Ricky Martin sorprendía a una fan pero al salir del armario donde se encontraba la encontró sin ropa y con un tarro de mermelada y su mascota. Pues bien, esa escena nunca existió y tuvo que salir la propia presentadora a desmentir los mitos que había sobre que hubieran borrado el vídeo.
  • La película de J.J. Abrams Super 8, los protagonistas nunca se besaron, aunque la gente dice recordar que el beso entre ellos fue la parte mas tierna de la película
  • Tom Cruise no llevaba gafas en la famosa escena de baile de rodríguez en Risky Business, pero todas las imitaciones lo incluyen con gafas.
  • La pintura de Enrique VIII por Hans Holbein las personas dicen recordar que el llevaba una pata de pavo, pero esta idea es falsa, solo llevaba un guante.
  • El típico emblema de monopoly que todos recordamos, un magnate corriendo con una bolsa de dinero y sombrero de copa, nunca ha llevado un lente tipo monóculo, pero así lo recuerdas no?.

Prueba irrefutable del efecto mándela en Carpool Karaoke de James Corden

Esta es la prueba mas reciente que ha quedado grabada en vídeo del efecto mandela, sera mejor que estés sentado porque puedes quedar realmente impactado con lo que vas a ver. Todos recordamos la famosa canción “We are de champions” de Queen, ¿La recuerdas?, bueno si haces memoria del final de la canción, recordaras que esta termina en “of the world” o como sonaría en la música “because we are the championsssss …. of the woooorrrlldd”, ¿ahora si la recuerdas?, bueno pero y si te dijera que en la canción original no existe el final “of the world”, así es, la canción termina en “champions” y queda un vació de silencio y te lo vamos a probar con el vídeo original y con un vídeo increíble donde los famosos Julia Roberts, George Clooney y Gwen Stefani cuando asistieron al programa Carpool Karaoke de James Corden y cantaron la canción, al final se quedan en shock cuando ven que esa frase tan recordada misteriosamente desapareció del audio original.

Aquí dejo como referencia dos paginas en inglés pero que en ella podrás leer sobre un sin fin de casos catalogados como del efecto mandela: mandelaeffect.com y www.reddit.com, y que me han servido de fuente.

 

Eadem sed aliter: la eterna repetición de lo mismo

Apenas cumplidos los veinte años, Arthur Schopenhauer confesaba amargamente al poeta Wieland que la vida es un asunto deplorable: desde aquel momento concentraría su principal propósito en reflexionar sobre ella, desarrollando una explicación metafísica del mundo, ese gran jeroglífico. ¿Significa algo la realidad? ¿Por qué el ser humano –dotado de la pretendidamente omnipotente razón– ha de vivir “con las armas en la mano”, enfrentándose a terribles sufrimientos y tribulaciones constantes?

El carácter de las cosas de este mundo, particularmente del mundo de los hombres, no es tanto la imperfección, como se ha dicho a menudo, sino más bien la distorsión en lo moral, en lo intelectual, en lo físico, en todo (Schopenhauer, Senilia).

En respuesta a autores como Lessing (La educación del género humano) o Kant, defensores de un progreso paulatino hacia la moralidad de los hombres –si bien no exento de penosos intermedios–, Schopenhauer plantea la eterna repetición de los acontecimientos, año tras año y para toda la eternidad (“el círculo es el símbolo de la naturaleza”). Es imposible reconocer un objetivo final, una meta de las acciones del ser humano, que a pesar de albergar notables fuerzas corporales y sobresalientes disposiciones espirituales, no puede dejar de atormentar a sus congéneres como si sus fines tuvieran alguna importancia real.

ouroboros-a

Nuestra existencia, como la del resto de los seres vivos, sólo representa la eterna repetición de lo mismo. Comemos para vivir y vivimos bajo la condición de encontrar alimento: cualquier existencia encuentra su base en una pulsión carente de sentido, un impulso irracional (grundlos, es decir, sin fundamento, sin suelo firme).

Llegará, llegará, por cierto, la época de la plenitud, puesto que el hombre […] hará el bien porque es el bien y no porque recompensas arbitrarias, que en otro tiempo auxiliaban y fortalecían a su voluble mirada, lo lleven a conocer las íntimas y mejores recompensas del mismo. Llegará, ciertamente, la época de un “Nuevo y Eterno Evangelio” que, incluso, nos ha sido prometida en los libros elementales del Nuevo Testamento (Lessing, La educación del género humano, §§ 85 y 86).

Por ello supone una ilusión y una notable cortedad de miras pensar en el perfeccionamiento del género humano: nuestros constantes esfuerzos por desterrar el sufrimiento no logran sino cambiar su apariencia, por todas partes vemos la imagen del retorno, desde el movimiento de los astros hasta la vida de todo ser orgánico o inorgánico. Es la esencia de la naturaleza.

Al contrario que Hegel, con el que Schopenhauer mantuvo duras discusiones a través de sus obras, éste considera que en la historia universal nunca ocurre nada razonable (lo que nos acerca al particular y en ocasiones indebidamente llamado irracionalismo de Unamuno –el sentir es anterior al pensar–).

En la esfera espiritual […] se descubre que la forma superior ha nacido de la transelaboración de la anterior e inferior. Esta, por tanto, ha dejado de existir; y si las variaciones espirituales acontecen en el tiempo, es porque cada una de ellas es la transfiguración de la anterior. La historia universal es el desenvolvimiento, la explicitación del espíritu en el tiempo; del mismo modo que la idea se despliega en el espacio como naturaleza (Hegel, Lecciones sobre la Filosofía de la Historia Universal, Cap. III, 1).

OuroborosSchopenhauer declara la absoluta bancarrota de los ideales europeos que habían sido propugnados a lo largo de todo el período de la Ilustración: la razón queda supeditada a un impulso anterior, primigenio, a la voluntad que quiere, sin más, mantenerse en la existencia a cualquier precio.

El “tiempo de la consumación” del que Lessing nos habla, el estadio final de la verdad racional es sustituido por la imagen de un teatro en el que siempre se representan las mismas escenas, aun cuando los personajes sean distintos. Eadem, sed aliter: lo mismo, pero de otra manera.

La aspiración al progreso queda desmantelada en el sistema tejido por Schopenhauer, y con él, la oportunidad de ofrecer un sentido definitivo del mundo: nunca ocurre –ni ocurrirá– nada nuevo, nada mejor, recordando las incisivas palabras del Eclesiastésnihil novum sub sole.

En “El lobo” (1903), uno de los más breves y concentrados relatos de Hermann Hesse, se nos cuenta la historia de una manada a la que los apuros propios del invierno empujaron a estrechar los vínculos de sus miembros, dándose calor unos a otros. Por su parte, Larra escribía en “La vida en Madrid” (1834) que “sólo un Dios y un Dios todopoderoso podía hacer amar una cosa como la vida”. ¿Bajo qué supuestos queda legitimada la creencia en el progreso? ¿Es éste posible sin la comparecencia de la necesidad?

Y luego proseguí: “¡Mira este instante! A partir del portón llamado Instante corre hacia atrás una calle sin fin: detrás de nosotros yace una eternidad. ¿Acaso no tendrá que haber recorrido alguna vez esta calle todo cuanto puede correr? ¿Acaso no tendrá que haber ocurrido ya alguna vez cada una de las cosas que pueden ocurrir? (Nietzsche, Así habló Zarathustra, III, “De la visión y del enigma”, II).

Articulo original: Carlos Javier González Serrano.

El Homo Imbecilis: La Culminación de la Evolución Humana

Nuestro bien instalado paradigma científico nos dice que el ser humano moderno es el resultado de una larga cadena evolutiva de mamíferos y primates que –por obra y gracia de las consabidas mutaciones aleatorias– produjo un homínido supuestamente inteligente, consciente de sí mismo y capaz de dominar y modelar la naturaleza a su antojo.

Pero mira por dónde, la evolución debe ser caprichosa –por decir algo– porque la especie humana es la única que no posee un único lenguaje común (más allá del lenguaje no verbal) para comunicarse con sus semejantes. ¿Extraño, no? Eso nos hace ser más diferentes entre nosotros y tener unas marcadas identidades de las que muchos se sienten orgullosísimos.

Sea como fuere, la ortodoxia científica nos ha catalogado como Homo sapiens, la especie que ha venido poblando la Tierra desde hace decenas de miles de años y que ha ido avanzando en su desarrollo, ya no estrictamente biológico, sino básicamente en sus capacidades cognitivas y creativas, dando pie a la cultura y la civilización.

En fin, ahora podríamos discutir si el hombre es realmente sapiens (sabio) –y quizá lo fue en un pasado muy remoto– pero mucho me temo que las cosas han ido a peor y que el Homo sapiens es una denominación bastante incorrecta para definir al ser humano actual. Así pues, podríamos decir que hemos sufrido una especie de “involución”, que se ha traducido en la aparición de un nuevo espécimen al que podríamos bautizar científicamente con el nombre de Homo imbecilis.

¿Cuáles serían las características de este novísimo homínido?

En cuanto a su localización, se extiende por casi la totalidad del planeta, pues habita en todas las zonas civilizadas y muy especialmente el llamado mundo occidental o primer mundo. No se aprecia distinción racial importante, aunque el hombre blanco es probablemente el mayor exponente de esta nueva especie, seguido por las razas asiáticas, simplemente por su enorme peso demográfico.

El Homo imbecilis es fundamentalmente urbanita y es un homínido de su tiempo, instalado en la modernidad, el progreso y la alta tecnología.

De hecho, es más próximo a una máquina que a un ser consciente. No sabe nada de nada, pues la educación básica –o incluso avanzada– que ha recibido ha llenado su mente de mentiras y estupideces. Desde luego, cree saber muchas cosas (sobre todo aquel que tiene  estudios superiores, másters, y demás), pero no es más que un almacén de datos superfluos que él no ha razonado, ni contrastado ni criticado.

Se orienta fundamentalmente por su sistema de creencias, que inocentemente considera que es suyo. Lo cierto es que ha ido incorporando a su cerebro lo que le han programado (perdón, quise decir “enseñado”) y no ve el mundo más que con los ojos de su amo.

En su comportamiento social, es el perfecto animal gregario que forma parte de un rebaño desorientado y pusilánime.

El Homo imbecilis está en su salsa cuando se mueve en un entorno borreguil masivo, promovido por la educación, las costumbres y sobre todo por los medios de comunicación y más últimamente por las tecnologías de la información (Internet, redes sociales, etc.).

Se rige por emociones básicas e impulsos y tiende a hacer lo que hace todo el mundo para no convertirse en un “excluido social”. Es muy fácil de manipular y convencer; no es nada complicado hacerle creer que él es soberano y protagonista de los acontecimientos, cuando en realidad lo están llevando dócilmente al matadero. Él cree en los Estados y en las instituciones, y no se imagina un mundo sin leyes ni normas.

Todo tiene que estar perfectamente reglamentado y organizado.

En este contexto, el buen Estado se preocupa de uniformizar a la gente para que no haya diferencias indeseables y todos puedan ser como todos; además vela en todo momento por nuestra seguridad y por nuestro bien con medidas de control de todo tipo, y así da la tranquilidad adecuada al Homo imbecilis.

Su actitud diaria es la de estar enganchado permanentemente a un artefacto-droga llamado teléfono móvil (o dispositivos similares) con el cual juega, se comunica, se “informa” o simplemente pasa el rato, enviando mensajes y fotos y riéndose de buena gana.

Además, ahora se hace selfies porque está de moda y es guay.

Trabaja, come, viaja, duerme, se levanta, se acuesta, acompañado de su inseparable artilugio y sufre hasta la exasperación cuando se da cuenta que ha salido de su casa sin su aparato querido. El Homo imbecilis también ve la televisión, y se cree todo lo que allí se dice, como en el pasado su ancestro el Homo sapiens se creyó lo que decía el párroco desde su púlpito eclesial.

Aparte, con la televisión trata de divertirse y desconectar de la realidad a veces dura y fatigosa mirando series, deportes, concursos y otros divertimentos pensados para hacer su vida más llevadera…

El mundo del Homo imbecilis está construido en torno a los bienes materiales, a los que tiene en la más alta estima, empezando por su casa y su coche.  Valora el dinero  su dios principal en este mundo y hace planes para conservarlo y acrecentarlo en la medida de lo posible. Entretanto, vive instalado en un estado de permanente miedo e inseguridad, y está preocupado por fenómenos que apenas puede comprender como el paro, la crisis económica, el terrorismo, el cambio climático, la pérdida de las pensiones, etc.

Por lo demás, se identifica con su bello (o no tan bello) cuerpo y se preocupa obsesivamente de su aspecto físico, su indumentaria, sus complementos, su apariencia de cara a los demás… Come de forma compulsiva, engorda, y luego va al gimnasio, hace deporte, hace dietas, toma pastillas, se hace liposucciones y cirugía estética… o está obsesionado con su dieta vegetariana, sus productos naturales y ecológicos, etc; son dos caras aparentemente muy distintas… de una misma moneda.

Y mientras tanto, enferma, va al médico, lo machacan a medicamentos y terapias agresivas, lo llevan de un sitio a otro, le hacen mil y una pruebas, se obsesiona con sus índices y marcadores y se olvida de vivir. Está literalmente aterrado por la muerte, hasta que lo acaban fulminando. Pero no sabe por qué está aquí ni le preocupa.

¿Quiere ver al Homo imbecilis en su ambiente?

Está en la oficina pegado a una pantalla de ordenador, en una cadena de montaje industrial colocando piezas, en el metro jugando con su móvil, en el fútbol gritando como un poseso, en el restaurante devorando una paella, en la playa tostándose junto a otros miles de tostados, en las manifestaciones promovidas por “movimientos populares”, en los megaconciertos de música electrónica, en un gran complejo comercial buscando las mejores ofertas, en un gigantesco atasco de coches a la entrada de una ciudad, en una larga cola frente al mostrador de una entidad bancaria…

El Homo imbecilis es, en suma, un pobre desgraciado, un robot, un pelele, un mamarracho, un pedazo de carne, una cosa sin espíritu ni voluntad.

O dicho de otro modo, nace dormido, vive dormido y muere dormido (y donde dice “dormido” también pueden poner “anestesiado” o “hipnotizado”). A esto hemos llegado… para satisfacción del amo.

Pero no seamos derrotistas; la evolución (y no precisamente biológica) tal vez pronto nos depare alguna sorpresa, cuando el Homo imbecilis empiece a mirar para dentro cada vez más y encuentre al ser que realmente es.

Parece que algunos ejemplares de esta especie ya han entrado en esta fase… y en este caso, el amo ya no está tan satisfecho.

Articulo basado en el libro “La historia imperfecta” de Xavier Bartlett.

Artículos relacionados: idiocracia ¿estamos en los comienzos de un apocalipsis idiota?

All under control, por qué no estalla una revolución.

¿Te has preguntado alguna vez porqué nadie reacciona ante la infame oleada de opresión y abusos de todo tipo que estamos sufriendo?¿No te produce perplejidad el hecho de que tras tantas y tantas revelaciones sobre casos de corrupción, injusticias, robos y burlas a la ley y a la población en general, a la cual se le ha robado literalmente el presente y el futuro, no suceda absolutamente nada?¿Te has preguntado porqué no estalla una Revolución masiva y por qué todo el mundo parece estar dormido o hipnotizado?

titulares-apatc3ada

Estos últimos años se han hecho públicas informaciones de todo tipo que deberían haber dañado la estructura del Sistema hasta sus mismísimos cimientos y sin embargo la maquinaria sigue intacta, sin ni tan solo un arañazo superficial.

Y esto pone de manifiesto un hecho extremadamente preocupante que está sucediendo justo ante nuestras narices y al que nadie parece prestarle atención. El hecho de que SABER LA VERDAD YA NO IMPORTA. Parece increíble, pero los acontecimientos lo demuestran a diario.

La información ya no tiene relevancia. Desvelar los más oscuros secretos y sacarlos a la luz ya no produce ningún efecto, ninguna respuesta por parte de la población. Por más terribles e impactantes que sean los secretos revelados.

Durante décadas hemos creído que los luchadores por la verdad, los informadores capaces de desvelar asuntos encubiertos o airear los trapos sucios, podían cambiar las cosas, que podían alterar el devenir de la historia. De hecho, hemos crecido con el convencimiento de que conocer la verdad era crucial para crear un mundo mejor y más justo y que aquellos que luchaban por desvelarla eran el mayor enemigo de los poderosos y de los tiranos. Y quizás durante un tiempo ha sido así. Pero actualmente, la “evolución” de la sociedad y sobretodo de la psicología de las masas nos ha llevado a un nuevo estado de cosas. Un estado mental de la población que no se habría atrevido a imaginar ni el más enajenado de los dictadores.
El sueño húmedo de todo tirano sobre la faz de la tierra: no tener que ocultar ni justificar nada ante su pueblo. Poder mostrar públicamente toda su corrupción, maldad y prepotencia sin tener que preocuparse de que ello produzca ningún tipo de respuesta entre aquellos a los que oprime.

apathy-einstein

Ésta es la realidad del mundo en el que vivimos y si crees que esto es una exageración, observa a tu alrededor.

El caso de España es palmario.
Un país inmerso en un estado de putrefacción generalizado, devorado hasta los huesos por los gusanos de la corrupción en todos los ámbitos: el judicial, el empresarial, el sindical y sobretodo el político. Un estado de descomposición que ha rebosado todos los límites imaginables, hasta salpicar con su pestilencia a todos los partidos políticos de forma irreparable.

casos-corupcion-espac3b1a

Y sin embargo, a pesar de hacerse públicos de forma continuada todos estos escándalos de corrupción política, los españoles siguen votando mayoritariamente a los mismos partidos, derivando, como mucho, algunos de sus votos a partidos subsidiarios que de ninguna manera representan una alternativa real.

Ahí está el alucinante caso de la Comunidad Valenciana, la región más representativa del saqueo desvergonzado perpetrado por el Partido Popular y donde, a pesar de todo, este partido de auténticos forajidos y bandoleros hasta hace poco ganaba las elecciones con mayoría absoluta.

Una vergüenza inimaginable en cualquier nación mínimamente democrática. Desgraciadamente, el caso de Valencia es solo un ejemplo más del estado general del país: ahí tenemos el indignante caso de Andalucía dominada desde hace décadas por la otra gran mafia del estado, el PSOE, que junto con sus socios de los Sindicatos y el apoyo puntual de Izquierda Unida han robado a manos llenas durante años y años. O el caso de Cataluña con Convergencia y Unió, un partido de elitistas ladrones de guante blanco, por poner otro ejemplo más.

Y es que podríamos seguir así por todas las comunidades autónomas o por el propio gobierno central, donde las dos grandes familias político-criminales del país, PP y PSOE, se han dedicado a saquear sin ningún tipo de recato.

caso-noos

Y a pesar de hacerse públicos todos estos casos de corrupción generalizada; a pesar de revelarse la implicación de las altas esferas financieras y empresariales, con la aquiescencia del poder judicial; a pesar de demostrarse por activa y por pasiva que la infección afecta al sistema en su generalidad, en todos los ámbitos, imposibilitando la creación de un futuro sano para el país; a pesar de todo ello, la respuesta de la población ha sido…no hacer nada. La máxima respuesta de la ciudadanía ha sido “ejercer el legítimo derecho de manifestación”, una actividad muy parecida a la que hace la hinchada cuando su equipo de fútbol gana una competición y sale en masa a la calle para celebrarlo.

Es decir, nadie ha hecho nada efectivo por cambiar las cosas, excepto picar cacerolas. Y el caso de la corrupción política desvelada en España y la nula reacción de la población es solo un ejemplo de entre muchos tantos a lo largo y ancho del mundo.

Ahí está el caso del deporte de masas, azotado como está por la sospecha de la corrupción, de la manipulación y del dopaje y por la más que probable adulteración de todas las competiciones bajo el control comercial de las grandes marcas… y a pesar de ello, sus audiencias televisivas y su seguimiento no solo no se ve afectado, sino que sigue creciendo cada vez más y más y más…

Pero todos estos casos empequeñecen ante la gravedad de las revelaciones hechas por Edward Snowden y confirmadas por los propios gobiernos, que nos han dicho, a la cara, con luz y taquígrafos, que todas nuestras actividades son monitoreadas y vigiladas, que todas nuestras llamadas, nuestra actividad en redes sociales y nuestra navegación en Internet es controlada y que nos dirigimos inexorablemente hacia la pesadilla del Gran Hermano vaticinada por George Orwell en “1984”.

Y lo que es más alucinante del caso: una vez “filtradas” estas informaciones, nadie se ha preocupado de rebatirlas. ¡Ni mucho menos!

nsa-prism-b

Todos los medios de comunicación, los poderes políticos y las grandes empresas de Internet implicadas en el escándalo han confirmado públicamente este estado de vigilancia como algo real e indiscutible. Como mucho han prometido, de forma poco convincente y con la boca pequeña que no van a seguir haciéndolo…¡Incluso se han permitido el lujo de dar algunos detalles técnicos! ¿Y cuál ha sido la respuesta de la población mundial cuando se ha revelado esa verdad? ¿Cuál ha sido la reacción general al recibir estas informaciones? Ninguna.

smartphone-subway-hongkong-png

Todo el mundo sigue absorto con su smartphone, sigue revolcándose en el dulce fango de las redes sociales y sigue navegando las infestadas aguas de Internet sin mover ni una sola pestaña…Así pues, ¿De qué sirve saber la verdad? En el caso hipotético de que Edward Snowden o Julian Assange sean personajes reales y no creaciones mediáticas con una misión oculta, ¿De qué habrá servido su sacrificio?¿Qué utilidad tiene acceder a la información y desvelar la verdad si no provoca ningún cambio, ninguna alteración, ni ninguna transformación? ¿De qué sirve saber de forma explícita y documentada que la energía nuclear solo nos puede traer desgracias, como nos demuestran los terribles accidentes de Chernobyl y Fukushima, si tales revelaciones no surten ni el más mínimo efecto? ¿De qué nos sirve saber que los bancos son entidades criminales dedicadas al saqueo masivo si seguimos utilizándolos? ¿De qué nos sirve saber que la comida está adulterada y contaminada por todo tipo de productos tóxicos, cancerígenos o transgénicos si seguimos comiéndola?¿De qué nos sirve saber la verdad sobre cualquier asunto relevante si no reaccionamos, por más graves que sean sus implicaciones?

No nos engañemos más, por duro que sea aceptarlo. Afrontemos la realidad tal y como es. En la sociedad actual, saber la verdad ya no significa nada
Informar de los hechos que verdaderamente acontecen, no tiene ninguna utilidad real. Es más, la mayoría de la población ha llegado a tal nivel de degradación psicológica que, como demostraremos, la propia revelación de la verdad y el propio acceso a la información refuerzan aún más su incapacidad de respuesta y su atonía mental.

fight-apathy-png

La gran pregunta es: ¿POR QUÉ?

¿Qué nos ha conducido a todos nosotros, como individuos, a este estado de apatía generalizado?
Y la respuesta, como siempre sucede cuando nos hacemos preguntas de este calado, resulta de lo más inquietante. Está relacionada, directamente, con el condicionamiento psicológico al que está sometido el Individuo en la sociedad actual, pues los mecanismos que desactivan nuestra respuesta al acceder a la verdad, por más escandalosa que ésta resulte, son tan sencillos como efectivos y resultan de lo más cotidiano.

Simplemente todo se basa en un exceso de información.
En un bombardeo de estímulos tan exagerado que provoca una cadena de acontecimientos lógicos que acaban desembocando en una flagrante falta de respuesta en pura apatía. Y para luchar contra este fenómeno, resulta clave saber cómo se desarrolla el proceso…

Times Square
Times Square, showing 9 current Broadway Shows

¿CÓMO SE DESARROLLA EL PROCESO?

Seguir leyendo “All under control, por qué no estalla una revolución.”

Es imprescindible dejar de pensar en el crecimiento económico.

La estadounidense Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el más prestigioso organismo internacional dedicado a la monitorización de la temperatura del planeta, nos ha impactado con una muy preocupante noticia: marzo de 2017 ha marcado como hito el ser el primer mes en 1.647 meses en el registro (137 años) en que las temperaturas globales sobrepasan 1ºC la media del siglo XX (ya elevada por el calentamiento global) en ausencia del fenómeno de El Niño, que como recordarán fue muy potente durante el año pasado. Ha sido el segundo marzo más caluroso en los 137 años (el primero fue en 2016) y el quinto mes más caluroso (el resto han sido todos en los últimos dos años). Es evidente que el calentamiento global se está acelerando y que numerosos bucles que lo realimentan positivamente están conjuntándose para ello (disminución del albedo, aumento del metano por el ‘fracking‘ y la fusión del permafrost, aumento acelerado del CO2 por diversas causas…). Prácticamente nadie con unos conocimientos sólidos duda ya de que la causa de este calentamiento es la actividad humana.

El metabolismo de la actividad de 7.500 millones de seres humanos, cada uno de los cuales equivale a cinco humanos preindustriales, es decir, un total de casi 40.000 millones de personas equivalentes, está desequilibrando totalmente la biosfera y, lejos de corregir la trayectoria, cada vez apretamos más el acelerador.

Podemos ver en el siguiente gráfico la evolución del consumo per cápita de energía en los últimos 200 años. Se ve claramente cómo este se ha multiplicado aproximadamente por cuatro desde entonces (ya había subido algo para 1820 desde los niveles preindustriales) y cómo este crecimiento ha sido especialmente fuerte en los periodos 1945-1979 (los ‘treinta gloriosos’) y a partir de 2000 (sobre todo por el brutal aumento del consumo en China).

Aunque no cabe duda de que hay aumentos en la productividad y en la eficiencia, es un mito muy peligroso el pensar que estas mejoras son ilimitadas, y estas creencias demuestran un desconocimiento total de los fenómenos físicos subyacentes. Las mejoras iniciales son relativamente sencillas, pero las subsiguientes son cada vez más difíciles hasta que se vuelven inapreciables. Es la implacable ley de los rendimientos decrecientes, que cualquiera que se haya dedicado a optimizar procesos productivos ha conocido por propia experiencia. Como expuse en este artículo, la Humanidad está aumentando desde hace décadas la inversión en mejoras de la productividad aproximadamente un 7% cada año, mientras que las mejoras conseguidas son del 1%. El resto del crecimiento mundial proviene de aumento en los insumos de la economía.

La economía mundial representa simplemente la producción de bienes y servicios, cuyo significado físico corresponde al concepto de trabajo. Por eso se habla muchas veces, dado que la sociedad humana está compuesta por seres vivos y sus extensiones en forma de maquinaria, de metabolismo de la sociedad industrial, ya que cuando se generan esos procesos físicos que llamamos economía, producimos calor y desechos (que en el caso de la sociedad industrial son materiales inútiles, contaminantes o no, incluidos gases como el CO2), exactamente lo mismo que los seres vivos.

Este metabolismo de la actividad humana está cambiando las condiciones de la biosfera, y cuanto más se incremente esta actividad, más cambiarán

El problema que estamos teniendo, básicamente, es que este metabolismo de la actividad humana está cambiando las condiciones de la biosfera, y cuanto más se incremente esta actividad, más se cambiarán. Muchas personas no se preocupan demasiado por esta cuestión debido a que no consideran relevante un aumento de las temperaturas globales de uno, dos o tres grados centígrados o bien porque piensan que ya encontraremos una solución. Pero ambas creencias son erróneas, al menos en el estado actual del conocimiento. En primer lugar, no hay prueba alguna de que el aumento de las temperaturas vaya a detenerse en 2º C ni en 3º C (1º C ya se ha sobrepasado). Las emisiones de CO2 están aumentando más rápido que nunca, como se ve en el gráfico.

Se sabe que la mayor extinción en la historia de la Tierra se produjo hace unos 250 millones de años. Tan importante fue el evento que marca el límite entre el Pérmico y el Triásico. El 95% de las especies marinas se extinguieron, siendo también enorme, aunque algo menor, la mortandad en tierra firme. A día de hoy, existen evidencias bastante claras de que este proceso se produjo por el desencadenamiento del llamado ‘fusil de clatratos‘, que es la desestabilización de los hidratos de metano del lecho marino, que de esta forma liberan grandes cantidades de metano a la atmósfera. Siendo el metano un potentísimo gas de efecto invernadero, provocó un aumento enorme de las temperaturas de océanos y atmósfera, que fue lo que en última instancia causó la extinción masiva. Esta desestabilización de los hidratos de metano se produjo por un aumento de las temperaturas hasta cierto umbral debido en aquel acaso a masivas erupciones volcánicas.

el desierto y las temperaturas aumentan peligrosamente

En nuestro caso, existe también este peligro de desestabilización, que ya se está viendo en el permafrost de la tundra, pero sería por la liberación masiva de CO2 atrapado en el subsuelo en forma de combustibles fósiles y liberado por nuestra actividad económica.

No hay indicio alguno de que las renovables puedan tomar el relevo, al menos garantizando niveles de consumo ni remotamente parecidos a los actuales. A día de hoy, son engorrosas de usar por los problemas de intermitencias y además caras. En Europa, por ejemplo, las brutales inversiones de más de un billón de euros en renovables no han servido más que para cubrir una minúscula parte del suministro de energía primaria.

Y sobre el tema de otras soluciones como las basadas en geoingeniería, se hallan totalmente en sus inicios. Se sabe poquísimo sobre su coste y resultados.

La única solución racional a todas luces sería reducir la actividad económica mundial

Visto el estado actual del conocimiento y la gravedad y aceleración del cambio climático, la única solución racional a todas luces sería reducir la actividad económica mundial. Sabemos que la felicidad de las personas aumenta rápidamente cuando sus necesidades materiales básicas son cubiertas (comida, seguridad y cobijo), pero a partir de entonces los aumentos de bienes materiales apenas contribuyen al incremento de la felicidad, algo que vemos en el siguiente gráfico. También vemos cómo hay gente muy feliz en países con rentas bastante bajas. Por ejemplo, los colombianos, mexicanos y venezolanos se reportan tan felices como suizos o daneses. Ello casi con seguridad responde a la estructura de esas sociedades, en que la familia y el grupo social es muy importante.

Ello nos lleva a plantearnos la irracionalidad de la insistencia actual en incrementar la producción material a costa de lo que sea, visto que realmente no nos lleva a ser más felices. Muchos de nosotros, si decidiéramos individualmente, no hay duda de que elegiríamos la vía de la moderación. Y si fueran grupos pequeños y cohesionados, probablemente mucho más. Pero la tragedia es que en este mundo enorme y fragmentado en el que vivimos no existe nada parecido a una sabiduría colectiva, y en lugar de comportarnos como un superorganismo inteligente nos comportamos como las bacterias en una placa Petri o las levaduras en un tanque de fermentación. ¿Existe solución a esta situación? Quisiera pensar que sí. De hecho somos muchos y muchas quienes pensamos que sí, a pesar de las enormes dificultades, y nos negamos a arrojar la toalla. Y espero que seamos cada vez más.

fuente: blogs.elconfidencial.com/economia/grafico-de-la-semana/2017-04-21/dejar-pensar-crecimiento-economico-calentamiento-global_1370039