Historia(s)

INDICE SECCIONES ACCESO RAPIDO:

(Ir a listas TOP 10 de la historia)

(Ir a frases de genios y sociedad de consumo)historia-curiosidades

(Ir a ¿Para que la historia?)

(Ir a Democracia ¿Qué es?)

(Ir a medios de comunicación)

(Ir a USA)

(Ir a URSS)

(Ir a Latinoamerica)

(Ir a España)

(Ir a Policia y otras historias)

(Ir a Sociedades Secretas)

(Ir a Infografias)

Conocer la historia “no adulterada” es esencial para el desarrollo como persona y la consciencia de la sociedad. Aquí intentaremos denunciar esa manipulación e investigar lo que realmente sucedió, ya que realmente solo los que vivieron en esa época pueden saberlo.

Historical Atlases:

listas TOP 10

volver a indice

LOS 10 MAS GRANDES GENOCIDAS DEL MUNDO

Vaya, curiosamente la versión oficial ni la de este vídeo no cuenta los asesinatos de los presidentes estadounidenses a su propio pueblo y otros países, que con mas de 30 millones, mas que Hitler y Stalin juntos, tienen una cifra bastante destacable, así como otros dictadores de la ultraderecha Europeos y Americanos.

Dictadura fascista-nazi vs dictadura ¿Comunista? Si a eso le llamas comunismo es que no has entendido a Marx. ¿De verdad debemos matarnos los unos a los otros para ver que dictador nos gobierna y ejecuta en el nombre del pueblo o de dios?

Pero conozcamos al dictador genocida numero uno de la lista propuesta, en la que no aparece ningún dictador exterminador de la ultra-derecha pero si hombres que, a base de luchar utilizando los mismo métodos de guerra que decían querer abolir, al menos consiguieron cierto desarrollo :

Mao Zedong (en chino simplificado: 毛泽东, en chino tradicional: 毛澤東, en pinyin: «Mao Zedong» y romanizado: «Mao Tse-Tung»; Shaoshan, Hunan, 26 de diciembre de 1893-Pekín, 9 de septiembre de 1976) fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China (PCCh) y de la República Popular China. Bajo su liderazgo, el Partido Comunista se hizo con el poder en la China continental en 1949, cuando se proclamó la nueva República Popular, tras la victoria en la Guerra Civil contra las fuerzas de la República de China. La victoria comunista provocó la huida de Chiang Kai-shek y sus seguidores del Kuomintang a Taiwán y convirtió a Mao en el líder máximo de China hasta su muerte en 1976.

En el plano ideológico, Mao asumió los planteamientos del marxismo-leninismo pero con matices propios basados en las características de la sociedad china, muy diferente de la europea. En particular, el comunismo de Mao otorga un papel central a la clase campesina como motor de la revolución, planteamiento que difiere de la visión tradicional marxista-leninista de la Unión Soviética, que veía a los campesinos como una clase con escasa capacidad de movilización y adjudicaba a los trabajadores urbanos el papel central en la lucha de clases.

La etapa de gobierno de Mao estuvo caracterizada por intensas campañas de reafirmación ideológica, que provocarían grandes conmociones sociales y políticas en China, como el Gran Salto Adelante y especialmente la Revolución Cultural, momento en el que su poder alcanzó las cotas máximas al desarrollarse un intenso culto a la personalidad en torno a su figura. Aún hoy en día, el papel histórico de Mao está rodeado de una gran controversia. Años después de su muerte, en 1981, el Partido Comunista de China publicó un análisis oficial sobre la responsabilidad de Mao en los problemas sociales y económicos derivados de sus políticas, en el que se le achacaban errores graves, aún cuando se reconocía su papel como gran líder revolucionario y artífice de la subida al poder del Partido Comunista. Desde entonces, el Partido Comunista de China ha mantenido esta valoración histórica de Mao como un gran líder, fuente de legitimidad del propio partido, que sin embargo habría cometido algunos errores graves. Fuera de la República Popular, las valoraciones de Mao han variado desde la visión amable que lo mostraba como un líder popular hasta la percepción de su etapa en el poder como un ejemplo de autoritarismo tiránico y brutal. La mayor discrepancia entre estas visiones contrapuestas de la figura de Mao se refiere a cuál habría sido su nivel de responsabilidad en el fracaso de muchas de las políticas radicales que se adoptaron durante su liderazgo, así como a las cifras de muertos como consecuencia, directa o indirecta, de esas campañas políticas. Los más alcistas hablan de más de 70 000 000, mientras que los más bajistas los cifran en 10 000 000. Por otro lado entre 1949 y 1975 la esperanza de vida aumentó: de 44 a 65. A comienzos de los años 1970, Shanghái tenía una tasa de mortalidad infantil menor que Nueva York. La tasa de alfabetización subió del 15 % en 1949 al 80 % a mediados de los años 1970. Entre 1949 y 1976 China, el «enfermo de Asia», se transformó en una potencia industrial importante, con una tasa de desarrollo igualada solamente por los grandes auges de crecimiento de la historia.

Habría que ver mas puntos de vista ¿no creen?…. informarse es clave para no ser manipulado.

Fuente: wikipedia. Que ni es totalmente imparcial ni debe ser nuestra único recurso.

LAS 10 GUERRAS MÁS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

LOS 10 MAS GRANDES IMPERIOS O CIVILIZACIONES

¿El nuevo siguiente imperio? Google, Apple, Amazon y Facebook: las cuatro que dominarán el mundo.

Las cinco principales ideologías políticas monetarias, de izquierda a derecha en orden descendente.

political-ideologies
la teoría es muy bonita, pero el hombre es corrompible por naturaleza.

¿Eran los vikingos, bárbaros o tribus germánicas, que incluyen los mas grandes pensadores que ha habido en la historia, tal y como nos lo pintan?

20 cómics perfectos para aprender Historia

20 PELÍCULAS PERFECTAS PARA APRENDER HISTORIA | PARTE I

 

Frases de grandes genios

volver a indice

Algunas frases geniales de Isaac Asimov

Uno de los autores más prolíficos, innovadores y visionarios del siglo XX fue sin duda Isaac Asimov. Este ruso nacido el 2 de enero de 1920 y que falleció en Nueva York, Estados Unidos, el 6 de abril de 1992, escribió algunas de las obras literarias de ciencia ficción más importantes de la historia, como la famosa Saga de la Fundación. Recopilamos algunas de lasasimov-small frases más célebres de este ateo convencido y divulgador científico empedernido que resumen su crítica manera de pensar.

“Nunca permitas que el sentido de la moral te impida hacer lo que está bien”.

“Hay un culto a la ignorancia en los Estados Unidos, y siempre ha existido. La cepa de anti-intelectualismo ha sido un hilo conductor que serpentea a través de nuestra vida política y cultural, alimentado por la falsa noción de que la democracia significa que ‘mi ignorancia es tan buena como tu conocimiento’ ”.

“La Biblia, correctamente leída, es el argumento más potente para el ateísmo jamás concebido”.

“No hay creencia, aunque sea estúpida, que no reúna a sus fieles seguidores los cuales la defenderán hasta la muerte”.

“Hay muchos aspectos del universo que todavía no se puede explicar satisfactoriamente por la ciencia , pero la ignorancia sólo implica la ignorancia de que algún día puede ser conquistado. Rendirse a la ignorancia y llamarla Dios siempre ha sido prematuro, y sigue siendo prematuro hoy”.

“Tengo la sensación de que la principal atracción turística en la Luna será su cielo, mucho más magnífico que el nuestro…”.

Ahí van diez citas “rebeldes” que te ayudarán a entender el mundo en que vivimos (patriotismo, religión, guerras, explotación, pobreza, ecologismo)

“Cualquiera que haya mirado alguna vez a los ojos vidriosos de un soldado agonizando en el campo de batalla, se lo pensará dos veces antes de empezar una guerra” (Otto Von Bismark)

“No heredamos la Tierra de nuestros ancestros, sólo se la tomamos prestada a nuestros propios hijos” (proverbio de los nativos americanos)

“Los defensores del capitalismo tienden a apelar a los sagrados principios de la libertad, que se encarnan en una sola máxima: los afortunados no deben verse limitados en el ejercicio de la tiranía sobre los desafortunados” (Bertrand Russell)

“El revolucionario más radical se convertirá en conservador el día siguiente de la revolución” (Hannah Arendt)

“La pobreza es una anomalía para los ricos; es muy difícil comprender por qué la gente que quiere cenar no hace sonar la campanilla” (Walter Bagehot)

“Dios y Patria son un equipo imbatible; baten todos los records de opresión y derramamiento de sangre”. Luis Buñuel

“En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire” (Woody Allen)

“El mercado no es la libertad: vaya usted al mercado sin dinero a ver la libertad que tiene”. Sampedro

“La mejor manera de evitar que un prisionero escape, es asegurarse de que nunca sepa que está en prisión”. Dostoyevski

“Uno cree que muere por la patria y muere por los industriales”. Anatole France

Ocho frases mordaces de Oscar Wilde sobre el trabajo y la desigualdad social

Oscar Wilde dejó para la posteridad en su obra un gran número de frases realmente agudas e ingeniosas sobre diferentes temas. Vamos a reproducir ocho de ellas, las cuales hacen referencia al trabajo y a la desigualdad social (riqueza y pobreza), cuestiones de gran interés en este blog:

1) El trabajo es la raíz de la fealdad.

2) Vivimos en la era del exceso del trabajo y de la incultura: una era en que la gente es tan laboriosa que se vuelve completamente estúpida.

3) Los elegidos existen para no hacer nada.

4) Hoy en día la gente conoce el precio de todo y el valor de nada.

5) Sólo hay una clase en la comunidad que piense más en el dinero que los ricos, y es la formada por los pobres. Los pobres sólo pueden pensar en eso.

6) ¿No son hermanos los ricos y los pobres? Sí, y el hermano rico se llama Caín.

7) A veces se alaba a los pobres por su economía. Pero recomendar economía a los pobres resulta grotesco e insultante. Es como aconsejarle que coma menos a un hombre que es está muriendo de hambre.

8) En cuanto a la mendicidad, es más seguro pedir que robar, pero robar es más elegante.

Fuente: Oscar Wilde. El arte del ingenio

business class

La revolución industrial y el origen de la esclavitud actual (el capitalismo)

EL FIN DEL TRABAJO ¿Y DEL CAPITALISMO?

Diez citas para entender la sociedad de consumo

Es acojonante observar cómo a pesar de la que está cayendo, mucha gente se resiste a cambiar sus hábitos consumistas. Como prueba de esto que digo, no tenéis más que visitar un centro comercial un sábado por la tarde… ¡¡están a reventar!! Ciertamente, muchas personas han visto reducirse de forma significativa su poder adquisitivo, pero eso no impidepublicidad-basura acudir al gran escaparate comercial y ejercer como frustrados consumidores empobrecidos. Bonito panorama…

Así que vamos con diez potentes citas anticonsumistas, con el objetivo declarado de ayudarnos a reconocer el problema y salvar nuestras pobres “almas”: (no creo en el alma, todo sea dicho, pero incluir la palabra en el título de un post le da más fuerza… )

1) El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos (Galeano)

2) El instrumento es la plata con la que estás comprando; pero en realidad estás comprando con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para tener esa plata. Quiere decir que cuando gastas, en el fondo lo que estás gastando es tiempo de vida que se te fue (José “Pepe” Mujica)

3) Ciertamente no sabía que existieran tantas cosas que no necesito para nada (Sócrates o Diógenes)

4) Si yo soy lo que tengo, y si lo que tengo se pierde, entonces ¿quién soy? (Erich Fromm)

5) ¿Cuánto de nuestras vidas podríamos recobrar si acariciáramos nuestra vida en lugar de nuestras baratijas? (Gerry Spence)

6) La gente feliz genera vínculos; la infeliz compra compulsivamente (Roberta Paltrinieri )

7) Las personas que realmente ensucian nuestros vecindarios son las empresas que colocan eslóganes gigantes en edificios y autobuses intentando que nos sintamos unos inadaptados si no compramos su mercancía (Banksy)

8) ¿Sabéis cual es la diferencia entre los ricos y los pobres? Los pobres venden droga para comprarse unas Nike mientras que los ricos venden Nikes para comprar droga. (Frederic Beigbeder)consumismo-muerte

9) En una sociedad de consumo hay, inevitablemente dos clases de esclavos, los prisioneros de la adicción y los presos de la envidia (Ivan Rech)

10) La tierra tiene lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no las ambiciones de unos cuantos (Gandhi)

¿Por qué nos cuesta tanto conseguir lo que queremos?

A menudo nos quejamos de lo mal que van las cosas a nuestro alrededor, pero no nos paramos a pensar en la multitud de pequeñas casualidades que nos han traído hasta aquí ni cómo, incluso antes de nuestra concepción, tuvieron que darse muchas situaciones que hicieron de nuestro nacimiento algo mágico.

Desahogarse no está mal e incluso puede ser necesario, pero la queja continua termina siendo la excusa perfecta para no hacer nada. Si estás en este punto, siento decirte una cosa: aunque te parezca una putada, puedes elegir la vida que deseas. Y no solo tienes la oportunidad, sino la responsabilidad de hacerlo.

Entonces, ¿qué es lo que hace que nos cueste tanto conseguir lo que queremos?

1.- El principal problema para conseguir lo que quieres es que no sabes lo que quieres. (click para continuar leyendo)

¿Para qué la Historia?

volver a indice

¿ES LA ANARQUIA LO QUE NOS HAN HECHO CREER?

“anarquismo para principiantes”, libro gratis y legal

¿Qué es la CNT?

HISTORIA EN POCOS MINUTOS

In the forests of the Pacific Northwest, a father devoted to raising his six kids with a rigorous physical and intellectual education is forced to leave his paradise and enter the world, challenging his idea of what it means to be a parent.

¿QUÉ ES EL ESTADO DEL BIENESTAR?

http://www.revolucion.idpyme.com

Historia de España for dummies (siglo XX y XXI)

ESPAÑISTAN. De la Burbuja Inmobiliaria a la Crisis (by Aleix Salo)

CR_817682_leer_y_viajar

¿Qué es la Democracia?

volver a indice

¿Qué es la democracia? Como vivir esclavos y creerse libres.

La democracia (el latín tardío democratĭa, y este del griego δημοκρατία dēmokratía ) es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía. En sentido estricto, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidada sus representantes.

Formas de democracia

Clásicamente la democracia ha sido dividida en dos grandes formas: directa o representativa.

Democracia indirecta o representativa

El pueblo se limita a elegir a sus representantes para que estos deliberen y tomen las decisiones con el poder que el pueblo les otorga por medio del voto.

Democracia semidirecta o participativa

Algunos autores también distinguen una tercera categoría intermedia, la democracia semidirecta, que suele acompañar, atenuándola, a la democracia indirecta. En la democracia semidirecta el pueblo se expresa directamente en circunstancias particulares, básicamente a través de cuatro mecanismos:

  • Referéndum. El pueblo elige «por sí o por no» sobre una propuesta.
  • Plebiscito. El pueblo concede o no concede la aprobación final de una norma (constitución, ley, tratado).
  • Iniciativa popular. Por este mecanismo un grupo de ciudadanos puede proponer la sanción o derogación de una ley.
  • Destitución popular, revocación de mandato o recall. Mediante este procedimiento los ciudadanos pueden destituir a un representante electo antes de finalizado su periodo.
Democracia directa
Un Landsgemeinde (en 2009) del cantón de Glarus, un ejemplo de democracia directa en Suiza.
 Se trata de la democracia en estado puro, tal como la vivieron sus fundadores atenienses, se practica en Suiza. Las decisiones las toma el pueblo soberano en asamblea. No existen representantes del pueblo, sino, en todo caso, delegados que se hacen portavoces del pueblo, que únicamente emiten el mandato asambleario. Se trata del tipo de democracia preferido no sólo por los demócratas de la Antigua Grecia, sino también para muchos pensadores modernos (Rousseau, por ejemplo) y para una buena parte del Socialismo y del Anarquismo. Un ejemplo de democracia directa más conocido es el de la Atenas clásica.

Democracia líquida

La Democracia Líquida es una clase de democracia directa en la que cada ciudadano tiene la posibilidad de votar cada decisión del parlamento y realizar propuestas, pero puede ceder su voto a un representante para aquellas decisiones en las que prefiere no participar.

Ahora que ya sabemos que es, o era, la democracia, comprobemos si vivimos en una a través de los siguientes videos:

Medios de Comunicación

volver a indice

¿Quién controla y financia los medios de comunicación que nos informan?

¨Cuídate de los medios de comunicación porque vas a acabar odiando al oprimido y amando al opresor¨ Malcolm X

¿Quién controla y financia los medios de comunicación que nos informan?
Leigh Blackall (CC)

Nadie pone en duda que los medios de comunicación es el cuarto poder del Estado, por no decir que en muchos casos, debería ser el primero y más poderoso que el poder legislativo, ejecutivo y judicial.

Saber de donde viene la información debería ser tan importante, como la información en sí, ya que de este modo el receptor de la información podría en muchos casos estimar la intención, o los intereses que puede haber detrás de toda esos datos proporcionados.

Supongo que mucha gente en algún momento se haya hecho dicha pregunta, pero me apuesto que muy poca gente realmente lo sabe, entre otras cosas, porque dicha información no es en absoluto fácil de obtener, ni para nada transparente.

De hecho, solo hay dos países en Europa que tienen la obligación de proporciona dicha información a la sociedad, según lo exigido en sus legislaciones. Austria y Croacia. Todos los demás países no tienen esa obligación, por tanto el saber y conocer dicha información, implica un arduo trabajo de investigación y análisis para saber quien son las instituciones que controlan la información que recibimos en el momento en que encendemos la televisión, o sintonizamos la radio.

Han sido las nuevas tecnologías y plataformas como Internet, las que permiten a día de hoy, obtener información alternativa, y no sujeta a ningún poder fáctico que la pueda manipular en virtud a sus intereses. Como por ejemplo, periódicos y publicaciones online que tienen una financiación independiente, o blogs alternativos como este. ¨Muy probablemente este artículo no hubiese podido ser publicado si hubiésemos tenido que depender de los medios de comunicación mayoritarios¨.

¿Quieren por tanto saber quién nos proporciona y controla la información que recibimos todos los días?.

Propaganda política y opinión pública

No hace demasiado tiempo que se empezó a utilizar la propaganda y el control de la información proporcionada a la sociedad, con el fin de controlar la opinión pública, e intentar generar un entorno de pensamiento único, tan necesario por los gobiernos. De hecho, la primera campaña seria que se elaboró para ello, fue exactamente hace un siglo en los E.E.U.U. en 1916 bajo el mandato de Woodrow Wilson. Por aquel entonces, Europa se veía inmersa en la Primera Guerra Mundial, y la sociedad estadounidense no veía ningún interés por una guerra que estaba ocurriendo tan lejos de casa. El presidente Wilson partidario de involucrarse en la guerra europea, intentó cambiar el modo de pensar de la sociedad a través de una campaña propagandística llamada ¨ComisiónCreel¨.

Los resultados fueron extraordinarios, ya que en seis meses se pasó de una sociedad pacifista totalmente desinteresada por la guerra en Europa, a una sociedad plenamente enfurecida por el fenómeno bélico y totalmente contraria a los alemanes. La estrategia es muy fácil de entender, el gobierno primero intentaba convencer a los intelectuales de prestigio del país, a través de datos y ´pruebas´ de lo que los alemanes hacían, y apoyados por otros sectores económicos interesados en que el país entrara en guerra. Por ejemplo, imágenes de alemanes mutilando niños belgas, y otras atrocidades generadas por el Ministerio de propaganda británico (primeros interesados en que U.S.A. se unieran a la guerra), y emitidas al gobierno estadounidense. Posteriormente se supo que fueron generadas por los británicos de forma deliberada. Las pruebas eran facilitadas a estos intelectuales y periodistas influyentes con poder mediático, para que extendieran la información a lo largo y ancho del país. La campaña fue más que efectiva, y la estrategia se ha utilizado a lo largo de los años hasta nuestros días, no solo en U.S.A sino en todo el mundo.

Cuatro holdings de comunicación que controlan el 96% total del negocio a nivel mundial

Años más tarde y durante la segunda Guerra Mundial, Joseph Goebbels Ministro de propaganda Nazi, hizo suya el método de propaganda ideado por sus enemigos aliados en la Primera Guerra Mundial, e incluso lo mejoró con sus principios de propaganda y máximas tales como, ¨una mentira repetida mil veces, se convierte en una realidad¨. Hizo de la propaganda política y el control de la opinión de la sociedad, un arte en sí mismo.

Obviamente, se había descubierto un arma muy poderosa para el control de las masas, cambiando la opinión pública en virtud de los intereses políticos. Arma que sigue existiendo en nuestros días de forma más que habitual. Pero, ¿quién controla la industria de la comunicación a nivel mundial en la actualidad?.

Las cifras ponen de manifiesto que son cuatro los holdings de comunicación que controlan el 96% total del negocio a nivel mundial, y paradójicamente esos cuatro holdings multinacionales, están dirigidos por lobbies judíos. Vayamos un poco más allá, y analicemos en hecho con más detalle.

Estos conglomerados empresariales son Walt Disney, Time Warner Inc, Viacom/CBS controlados por la familia de banqueros judíos Rosthchild, y 21st Century Fox (con su subsidiaria News Corporation liderada has ta 2012 por el carismático Rupert Murdoch, despúes de que dejara la empresa por las escuchas a grandes personalidades través de su medio ¨News of the World¨). 21st Century Fox está dirigida por lobbies sionistas y el sector bancario (JP Morgan, Elliot Associates L.P., Invesco Ltd, Waddell & Reed Financial Inc. y Deutsche Bank AG).

Todos esos medios de comunicación engloban en sus estructuras empresariales todo tipo de canales de televisión, radio, publicaciones, etc…. Pueden hacer una lectura rápida del hecho en este link. Merece la pena echar un vistazo.

No menos controvertida y conocida es la frase de la portavoz israelí, Tzipora Menache sobre el poder de dichos lobbies judíos en la información en U.S.A, y por ende, en el resto del mundo. Dicho comentario es debido a un bombardeo de Israel en la franja de Gaza en 2009, que impactó sobre bases de la ONU, y sobre la posible respuesta que Barack Obama tendría al respecto. La frase toma especial relevancia en los tiempos actuales, en plena carrera electoral en E.E.U.U. entre Hillary Clinton y Donald Trump.

Ustedes saben muy bien, y los estúpidos americanos saben igualmente bien, que nosotros controlamos su gobierno, independiente de quién se sienta en la Casa Blanca. Ustedes ven, yo sé esto y ustedes lo saben que ningún presidente americano puede estar en una posición de desafiarnos aun cuando nosotros hacemos lo inconcebible. ¿Qué pueden ellos (los americanos) hacernos a nosotros? Nosotros controlamos el congreso, nosotros controlamos los medios de comunicación, nosotros controlamos el espectáculo, y nosotros controlamos todo en América. En América usted puede criticar a Dios, pero usted no puede criticar Israel” (Tzipora Menache).

Existen otros casos curiosos y que no dejan de ser paradigmáticos de las dinámicas del sector de la información internacional, como empresas que siendo de sectores no relacionados con el de la comunicación, entran en el negocio a través de la adquisición de empresas de dicho sector, siendo éstas industrias bastante controvertidas, más si se vinculan a la industria de la información. Como es el caso de los grupos armamentísticos franceses Lagardère o Dassault Aviation, las empresas de armamento más grandes del país, y siendo Francia el cuarto exportador de armas del mundo, por detrás de U.S.A, Rusia y China. Paradójicamente, dichas empresas controlan dos de los periódicos más importantes de Francia, Le Monde y Le Fígaro. ¿No les parece curioso?.

¿Quién controla los medios de comunicación en España?

Una vez hecho un análisis previo sobre quién controla los medios de comunicación a nivel global, no menos interesante sería saber quién controla los más poderosos medios de comunicación en España, como Grupo Prisa, Grupo planeta, Mediaset, Vocento, etc…

Cómo he dicho, no es fácil encontrar información al respecto. Los datos obtenidos hacen referencia al 2012, aunque siguen siendo una referencia a día de hoy. Ha habido cambios en algunos casos, como por ejemplo el cambio del accionario del grupo Prisa debido a sus problemas económicos, que permitió que muchos de sus acreedores del sector bancario pasaran a ser socios del grupo, haciendo que la familia Polanco, pasaran de tener el 71% de la compañía a menos de un 20%.

Tómense su tiempo para ver el gráfico en este link, y así saber quien está detrás de cada unos de los medios de comunicación que nos informan en este país. Las conclusiones obtenidas no pasan desapercibidas.

¨En España, los grandes holdings de la información en la mayoría de los casos están controlados por el sector bancario, multinacionales y constructores (muchos de ellos involucrados en tramas de corrupción). Por aristócratas, la conferencia episcopal y el Opus Dei.¨

A tenor de la la información recibida, no es difícil pensar que la información recibida por los medios de comunicación públicos, ya sea en España o internacionalmente, están siendo tratados con un siesgo que obedece a los intereses de los grupos empresariales que hay detrás, y de la necesidad de controlar la opinión pública de forma concreta y en su provecho. Piénsenlo, cualquier medio de comunicación tiene intenciones claras y definidas. ´No olvide que saber quien le informa, es saber lo que le quieren decir, y saber lo que nunca le van a contar´.

RECOPILACIÓN: Malas artes del periodismo en España

Optimisme banal, una ideologia al servei del capitalisme (catalan)

Caza de Brujas descarada de los medios Españoles

La (Demonizada) Democracia en Venezuela

Y ASÍ NOS VEN DESDE LATINOAMERICA: ESPAÑA ARRUINADA POR EL CAPITALISMO Y LA ULTRADERECHA.

videos.telesurtv.net

EL JUEVES, EL ÚNICO MEDIO DE INFORMACIÓN SERIO EN ESPAÑA

portada_2029_370x501

Historias para no dormir: El fraude electoral en españa

tumblr_o8iqtzv0Vo1vx8ps0o2_r2_540

Sale a la luz el VÍDEO del posible FRAUDE ELECTORAL cometido por el PP el 26-J a través de INDRA

USA, El imperio del Dollar

volver a indice

.

¿SON LOS EE.UU. LO QUE TANTO NOS VENDEN?

Los alemanes perdieron la guerra, el nazismo y el fascismo simplemente se trasladó, como un virus, a tierras más fértiles, allí donde no encontrarían tanta resistencia.

maninhighdsad

“Desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha habido 248 conflictos armados en 153 zonas del planeta. EE.UU. participó entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 2001 en 201 operaciones militares en el extranjero”, entre las cuales las más amplias se llevaron a cabo en Afganistán e Irak, según el portal washingtonsblog.com, que publica algunos extractos de un estudio aparecido en la revista ‘American Journal of Public Health’.

Además, los expertos señalan que alrededor del 90% de las muertes en estas guerras son de civiles. “La proporción de civiles fallecidos y los métodos de clasificación de los muertos civiles están a debate, pero las bajas entre la población civil en estos conflictos armados constituyen el 90% de todas las bajas causadas por la guerra”, reza el informe, que precisa que “a cada combatiente muerto en la batalla le corresponden unos 10 civiles asesinados”.

De acuerdo con la publicación, solo en la guerra en Irak murieron de 124.000 a 655.000 personas, y según algunas estimaciones hasta más de un millón, en su mayoría civiles. “Los civiles han sido víctimas mortales y de la violencia sexual en algunos conflictos contemporáneos”.

“Estados Unidos es responsable del 41% del gasto militar total del mundo. Le siguen China, con un 8,2%, y Rusia, con el 4,1%, mientras que al Reino Unido y Francia les corresponden sendos 3,6%”, indica el estudio.

Por otra parte, Washington destina al Ejército un billón de dólares y mantiene entre 700 y 1.000 bases militares en 100 países. El Departamento de Defensa de EE.UU. insiste en que la financiación “es insuficiente” y cree que hay que dejar de reducir el gasto militar, aumentar su presencia militar en el mundo y fortalecer las capacidades militares de los aliados, entre otras medidas.

Dicen que las guerras están diseñadas para evitar un mal mayor llamado ‘genocidio’, pero resulta que este mal “lo genera el militarismo y la maquinaria armamentística americana, y la línea que separa la guerra del genocidio es muy delgada”, señala el analista David Swanson.

US bases
El alcance del imperio.

 

Neoliberalism – the ideology at the root of all our problems

Financial meltdown, environmental disaster and even the rise of Donald Trump – neoliberalism has played its part in them all. Why has the left failed to come up with an alternative?

3208

Imagine if the people of the Soviet Union had never heard of communism. The ideology that dominates our lives has, for most of us, no name. Mention it in conversation and you’ll be rewarded with a shrug. Even if your listeners have heard the term before, they will struggle to define it. Neoliberalism: do you know what it is?

neoliberalismo

Its anonymity is both a symptom and cause of its power. It has played a major role in a remarkable variety of crises: the financial meltdown of 2007‑8, the offshoring of wealth and power, of which the Panama Papers offer us merely a glimpse, the slow collapse of public health and education, resurgent child poverty, the epidemic of loneliness, the collapse of ecosystems, the rise of Donald Trump. But we respond to these crises as if they emerge in isolation, apparently unaware that they have all been either catalysed or exacerbated by the same coherent philosophy; a philosophy that has – or had – a name. What greater power can there be than to operate namelessly?

Inequality is recast as virtuous. The market ensures that everyone gets what they deserve.

So pervasive has neoliberalism become that we seldom even recognise it as an ideology. We appear to accept the proposition that this utopian, millenarian faith describes a neutral force; a kind of biological law, like Darwin’s theory of evolution. But the philosophy arose as a conscious attempt to reshape human life and shift the locus of power.

imc3a1gen_no-al-ttip_2014-05Neoliberalism sees competition as the defining characteristic of human relations. It redefines citizens as consumers, whose democratic choices are best exercised by buying and selling, a process that rewards merit and punishes inefficiency. It maintains that “the market” delivers benefits that could never be achieved by planning.

Attempts to limit competition are treated as inimical to liberty. Tax and regulation should be minimised, public services should be privatised. The organisation of labour and collective bargaining by trade unions are portrayed as market distortions that impede the formation of a natural hierarchy of winners and losers. Inequality is recast as virtuous: a reward for utility and a generator of wealth, which trickles down to enrich everyone. Efforts to create a more equal society are both counterproductive and morally corrosive. The market ensures that everyone gets what they deserve.

We internalise and reproduce its creeds. The rich persuade themselves that they acquired their wealth through merit, ignoring the advantages – such as education, inheritance and class – that may have helped to secure it. The poor begin to blame themselves for their failures, even when they can do little to change their circumstances.

Never mind structural unemployment: if you don’t have a job it’s because you are unenterprising. Never mind the impossible costs of housing: if your credit card is maxed out, you’re feckless and improvident. Never mind that your children no longer have a school playing field: if they get fat, it’s your fault. In a world governed by competition, those who fall behind become defined and self-defined as losers.

URRS, comunismo malinterpretado, proletariado dictado

volver a indice

 

soviet-union

Cambio de historia

La Unión Soviética (en ruso: Советский Союз, romanización: Sovietsky Soyuz), oficialmente llamada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas fue un Estado federal marxista-leninista que existió en Eurasia entre 1922 y 1991. El nombre utilizado informalmente entre sus residentes fue la Unión (Soyuz).

La Unión Soviética tuvo un sistema político de partido único dominado por el Partido Comunista hasta 1990 y aunque era una unión federal de 15 repúblicas soviéticas subnacionales, el Estado soviético fue estructurado bajo un Gobierno nacional y una economía altamente centralizados.

La Revolución de Febrero de 1917, que provocó la caída del Imperio ruso, tuvo como sucesor al Gobierno Provisional Ruso, que fue derrocado por la Revolución de Octubre estableciéndose el Gobierno de los bolcheviques denominado Sovnarkom. A continuación, se desencadenó la Guerra Civil Rusa que fue ganada por el nuevo régimen soviético. En diciembre de 1922 fue creada la Unión Soviética con la fusión de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, la República Federal Socialista Soviética de Transcaucasia, la República Socialista Soviética de Ucrania y la República Socialista Soviética de Bielorrusia.

Tras el deceso del primer líder soviético, Vladímir Lenin, en 1924, Iósif Stalin acabó ganando la lucha por el poder y dirigió el país a través de una industrialización a gran escala, con una economía centralizada y una extrema represión política. En junio de 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania junto a sus aliados invadió la Unión Soviética, un país con el que había firmado un pacto de no agresión. Al cabo de cuatro años de una guerra brutal, la Unión Soviética emergió victoriosa como una de las dos superpotencias del mundo, junto a los Estados Unidos.

Hasta aquí la versión oficial pero ¿Cuanto hay de manipulación y desinformación propagandística de USA? Vean el siguiente reportaje.

El zarismo no aprendió la lección que supusieron los acontecimientos revolucionarios de 1905. No solamente continuó el gobierno autocrático, representado en la figura de Nicolás II, sino que lo hizo en una atmósfera de creciente corrupción y decadencia en una corte que permitió, incluso, medrar a personajes tan grotescos como Rasputín. La estructura social y económica del país, similar a un sistema feudal agrario, permaneció invariable en lo esencial y la escasa industrialización tan solo había tomado forma a la sombra de unas pocas ciudades.

La revolución de 1917 estalló en plena Gran Guerra, en la que Rusia era contendiente desde 1914. Aunque el Imperio estaba dentro de lo que, a la postre, se convertiría en la coalición victoriosa, sufrió severas y continuas derrotas que provocaron la muerte de millones de sus hombres. Algunos pueden considerar que la revolución se vio propiciada por el fracaso del ejército, pero la realidad es que, al igual en 1905, la guerra no hizo más que acelerar un proceso que desde hacía tiempo estaba erosionando el viejo régimen.

Cuando el país entró en la contienda, todos los partidos políticos se mostraron favorables a la misma. Sin embargo, tras algunos éxitos iniciales, el ejército prusiano infligió severas derrotas a las tropas rusas. Por si fuera poco, las fábricas no se mostraron lo suficientemente productivas, la red ferroviaria era ineficiente y los suministros de armas y alimentos, a cargo de oficiales corruptos e incompetentes, fallaba. En poco tiempo el ejército había sufrido 1.700.000 muertos y 6 millones de heridos. La moral entre la tropa decayó mientras veían acumularse las bajas de sus compañeros de armas y como sus propios mandos les suministraban municiones de distinto calibre al de sus armas. Todo este coctel empeoraba al estar acompañado de intimidación y castigos corporales.

En agosto de 1915, tras nuevas derrotas militares que ya costaban a Rusia 3 millones y medio de hombres y la pérdida de Polonia, se conformó un bloque de presión contra el zar. El bloque, formado por partidos democráticos liberales y liderado por el príncipe G.E. Lvov, pedía al zar la formación de un gobierno que “disfrutase de la confianza del país”. La principal preocupación de los progresistas era el destino de la guerra. Los líderes de la “oposición” estaban alarmados por el derrotismo que reinaba en la corte. Además, había amplios sectores que creían que el zar estaba dispuesto a buscar la paz separada con Alemania influenciado por el sector pro germánico cortesano que lideraba Rasputín. Los líderes del bloque progresista, alentados por las potencias occidentales, estaban determinados a proseguir con la guerra. Dentro del ejército también había conatos de oposición en el mando supremo.

El zar seguía obstinado en no hacer concesión alguna, decisión apoyada por la zarina, resentida tras el asesinato de Rasputín, aferrándose aún con mayor obstinación a los métodos autocráticos tradicionales. El comportamiento de ambos sirvió de lección para el bloque democrático, quien comprendió que el derrocamiento de una camarilla cortesana, como la que lideraba Rasputín, no bastaba para hacer posibles los cambios que todos deseaban. Paralelamente a las intrigas de la corte, el país se sumía cada vez más profundamente en el caos, la hambruna se extendía rápidamente entre la población civil y la carestía hizo acto de presencia. La economía rusa, aislada de los mercados europeos y de la inversión exterior, se encaminaba rápidamente hacía el desastre. Desde finales de 1915 proliferaron diversos comités espontáneos que se hicieron cargo de todo aquello que el deficiente Estado era incapaz de asumir (abastecimiento, encargos, intercambios comerciales…). Poco a poco, y junto a los sindicatos obreros, estos comités se convirtieron en órganos de poder paralelos, usurpando funciones al poder estatal. En enero de 1917, de facto, el régimen ya no controlaba el “país real”.

El febrero de 1917 reunió todas las características necesarias para una revuelta popular: un invierno especialmente duro, escasez de alimentos, hastío bélico… la revolución se inició con la huelga espontánea de las trabajadoras de las fábricas de Petrogrado (antigua San Petersburgo). El 23 de febrero (8 de marzo según el calendario gregoriano), las mujeres se manifestaron en la capital para exigir pan. No hubo cargas; la policía y el gobierno no encontraron preocupante una revuelta protagonizada por mujeres. Craso error.

Los obreros pronto se solidarizaron y las huelgas se generalización por toda la ciudad. Las consignas, hasta el momento discretas y generalistas, se politizaron en contra de la guerra y la autocracia zarista. En esta ocasión los enfrentamientos con la policía se saldaron con víctimas en ambas partes. Los cosacos, uno de los grupos con mayor participación en la represión de 1905, decidieron apoyar a los manifestantes contra la policía. Tras tres días de disturbios, el zar ordenó la movilización de la guarnición militar de la capital para sofocar la rebelión. Los soldados cumplieron su cometido y masacraron a los manifestantes. Sin embargo, durante la noche, parte de la compañía se sumó a los insurgentes, pudiendo estos armarse convenientemente. Mientras, el zar, sin medios reales de gobernar, ordenó disolver la Duma y nombrar un comité interino.

El acorazado Aurora disparando al Palacio de Invierno.

La disolución de la Duma y el malestar de la tropa ante las órdenes recibidas, propició que todos los regimientos de la guarnición se acabaran uniendo a la revuelta pocos días después. Era el triunfo de la revolución. Presionado por su propio Estado Mayor, Nicolás II abdicó el 2 de marzo sin que nadie aceptara la corona. Los republicanos, dando un golpe de mano, proclamaron el fin del zarismo y elecciones al sóviet de Petrogrado antes de que se pudiera articular una respuesta monárquica constitucionalista. La caída rápida y repentina del régimen, con unas pérdidas humanas relativamente pequeñas, suscitó en el país una ola de entusiasmo y un sentimiento de liberación seguida de una intensa alegría popular y de fermentación revolucionaria. Un frenesí por hablar y exponer las ideas propias se instaló en todos los estratos sociales. La Rusia de aquellos meses bien parecía “el país más libre del mundo”. Como describió Marc Ferro“En Moscú, los trabajadores obligan a su patrón a aprender las bases del futuro derecho obrero; en Odesa, los estudiantes dictaban a su profesor el nuevo programa de historia de las civilizaciones; en Petrogrado, los actores sustituyeron a su director de teatro y escogieron el próximo espectáculo; en el ejército, los soldados invitaban al capellán a sus reuniones para que este diera sentido a sus vidas. Incluso los niños menores de catorce años reivindicaban el derecho de aprender boxeo para hacerse escuchar ante los mayores. Era el mundo al revés”.

Estas primeras semanas tras la caída de los zares fueron muy pacíficas y llenas de esperanza y generosidad en toda Rusia. Ninguna represalia, oficial o espontánea, se tomó contra los antiguos servidores del zar. El Gobierno provisional abolió la pena de muerte, ordenó la apertura de las prisiones, permitió el retorno de los exiliados (incluido Lenin) y proclamó las libertades fundamentales de prensa, reunión y conciencia. El antisemitismo de Estado desapareció y la Iglesia Ortodoxa Rusa restableció el Patriarcado de Moscú.

El 15 de marzo se constituye el Gobierno provisional dirigido por Lvov. Por ello, pese a que la revolución había sido encabezada por obreros y soldados, el poder estaba en manos de un Gobierno liderado por los viejos políticos liberales del Partido Democrático Constitucional (llamado KD o Kadetes), el partido de la burguesía liberal. En realidad compartía el poder con los sóviets, constituidos por todas las ciudades y pueblos de Rusia tras la victoria de la Revolución. Desde principios de marzo los sóviets ya estaban presentes en todas las ciudades y en mayo se extendieron a las zonas rurales.

Los sóviets, en contraposición del Gobierno, estaban dominados por los socialistas, los mencheviques y los social revolucionarios. Los bolcheviques eran una pequeña minoría pero contaban sin embargo con un punto a su favor. A diferencia del resto de partidos revolucionarios estaban sujetos a una jerarquía clara y rígida que los dirigía hacia un objetivo concreto. En un principio, los sóviets demostraron un apoyo moderado al Gobierno provisional. La dualidad de poderes entre el Sóviet de Petrogrado y el Gobierno cristalizó en la figura de Aleksandr Kérenski, social revolucionario vicepresidente del Sóviet de Petrogrado y ministro de Justicia y Guerra en el Gobierno.

Los Sóviets estaban a favor de firmar la paz de manera inmediata y proseguir con las medidas revolucionarias. Sin embargo, esta posición chocaba en contra de los intereses del Gobierno, partidario de proseguir con la ofensiva. Además, el Gobierno y los sóviets consideraron que solo una futura Asamblea Constituyente elegida por sufragio universal tenía derecho a decidir sobre la propiedad de la tierra y el sistema social. La ausencia de millones de votantes que se encontraban en el frente retrasó la celebración de dichas elecciones, aplazando las reformas sine dieComenzaban a tomar forma los dos grandes problemas que acompañarían todo el periodo revolucionario: la cuestión bélica y la Asamblea Constituyente.

Las manifestaciones a favor y en contra de la posición del gobierno generaron los primeros enfrentamientos armados tras la revolución y precipitaron la entrada en el Gobierno de los socialistas moderados. Los trabajadores creían que así podrían ejercer una mayor presión para poner fin a la guerra.

En abril, llega a la Estación Finlandia un tren fletado por el Gobierno prusiano en un intento de inocular un virus que le permitiese acabar con el frente ruso. Cuando Lenin se baja del tren, cargado de marcos alemanes, se da cuenta de tres cosas: había que terminar la guerra, hacer una segunda revolución que les diera el poder y repartir la tierra entre los campesinos. Para ello, en su “Tesis de Abril”, Lenin se negaba a prestar cualquier tipo de apoyo al Gobierno provisional y exigió la confiscación de tierras y su posterior redistribución entre los campesinos y la creación inmediata a una república de sóvietsTodo el poder para los sóviets.

Lenin regresando en tren a Rusia.

Estas ideas eran muy minoritarias pero con el colapso económico y el cansancio y la impopularidad de la guerra fueron ganando terreno. Los días 3 y 4 de julio se conoció el fracaso de una nueva ofensiva bélica y los soldados de la capital se negaron a regresar al frente. Reunidos con los obreros, se manifestaron para exigir que los dirigentes del Sóviet de Petrogrado tomaran el poder. Desbordados por la situación, los bolcheviques, en colaboración con los anarquistas, promovieron una rebelión civil. Esta insurrección fracasó.

La represión se cernió sobre los bolcheviquesTrotski fue encarcelado, Lenin se vio obligado a huir y a refugiarse en Finlandia y el periódico bolchevique fue prohibido. Los regimientos de artilleros que habían apoyado la Revolución de Febrero se disolvieron, siendo enviados al frente en pequeños destacamentos, al tiempo que los obreros eran desarmados. Se encarceló a los agitadores y se reinstauró la pena de muerte, abolida en febrero.

Mientras el caos se mantenía en Petrogrado, la reacción aumentó con el zarismo levantando la cabeza. Comenzaron a producirse pogromos en las zonas rurales y Kérenski, el miembro más popular del Gobierno, sucedió a Lvov al frente de este. Uno de sus mayores errores fue nombrar al general Kornílov nuevo comandante en jefe. Aunque el Ejército se descomponía, Kornílov encarnaba la vuelta a la disciplina férrea anterior. Kornílov, renombrado monárquico, era en realidad un republicano indiferente a la restauración del zar, y un hombre del pueblo, lo que era raro en aquella época entre la casta militar. Ante todo nacionalista, deseaba la continuación de Rusia en la guerra mundial, ya fuera bajo la autoridad del Gobierno provisional o sin él.

En las fábricas y en el Ejército, el peligro de una contrarrevolución fue tomando forma. Los sindicatos, donde los bolcheviques eran mayoría, organizaron una huelga que fue seguida de forma masiva. La tensión y la radicalización aumentaban poco a poco. La Unión de oficiales del ejército y la marina, organización influyente en la parte superior del cuerpo del Ejército ruso y financiada por la comunidad empresarial, pidió el establecimiento de una dictadura militar.

A finales de agosto de 1917, Kornílov organizó un levantamiento armado, enviando tres regimientos de caballería por ferrocarril a Petrogrado con el objetivo de aplastar los sóviets y las organizaciones obreras para devolver a Rusia al contexto bélico. Ante la incapacidad del Gobierno Provisional para defenderse, los bolcheviques organizaron la defensa de la capital. Los obreros cavaron trincheras y los ferroviarios enviaron los trenes a vías muertas, provocando que el contingente se disolviera.

Si la abortada revolución de julio había provocado un temporal desplazamiento hacia la derecha, la abortada contrarrevolución de Kornílov provocaría un aparatoso giro a la izquierda. Para sofocar el golpe, Kérenski no tuvo más remedio que pedir la ayuda de todos los partidos revolucionarios, permitiendo a los bolcheviques salir de su semiclandestinidad, liberar a sus presos y comenzar su rearme. Con esta maniobra Kérenski perdió el apoyo de la derecha, que no le perdonaba el haber sofocado el golpe, pero no obtuvo a cambio el apoyo de la izquierda, que lo consideraba demasiado indulgente en cuanto a las represalias hacia los cómplices de Kornílov.

Poco a poco, los obreros y soldados se fueron convenciendo de que no podía haber una reconciliación entre el antiguo modelo de sociedad defendido por Kornílov y el nuevo. El golpe y la caída del Gobierno Provisional, que dio a los sóviets la dirección de la resistencia, fortaleció y reforzó la autoridad y la presencia en la sociedad de los bolcheviques. Su prestigio iba en aumento: apremiados por la contrarrevolución, las masas se radicalizaron y los sindicatos se alinearon con los bolcheviques. El 31 de agosto el Sóviet de Petrogrado ya era mayoritariamente bolchevique, escogiendo a Trotski como su presidente poco después.

Todas las elecciones fueron testimonio del crecimiento bolchevique: en las elecciones de Moscú, entre junio y septiembre, el PSR pasó de 375.000 a 54.000 votos, los mencheviques de 76.000 a 16.000 y el KD de 109.000 a 101.000 sufragios, mientras que los bolcheviques aumentaron de 75.000 a 198.000 votos.

La revolución continuaba y se aceleraba, especialmente en las zonas rurales. Durante el verano de 1917, los jornaleros adoptaron medidas, comenzando a tomar las tierras de los señores sin esperar la prometida reforma agraria del Gobierno. Aunque no siempre violentas, estas ocupaciones masivas de tierras fueron a menudo el escenario de levantamientos espontáneos donde las propiedades de los señores eran quemadas, siendo ellos mismos maltratados o asesinados. Estos inmensos levantamientos campesinos, los más importantes de la historia europea, consiguieron que las tierras se repartieran sin que el gobierno condenara ni ratificara el movimiento. Sabiendo que la repartición estaba cumpliéndose en sus pueblos, los soldados, mayoritariamente de origen campesino, desertaron en masa con el fin de poder participar a tiempo en la nueva distribución de las tierras. La acción de la propaganda pacifista y el desaliento tras el fracaso de la última ofensiva hicieron el resto. Las trincheras se vaciaron poco a poco.

Así, los bolcheviques, controlaban ya las principales ciudades del país. En octubre de 1917Lenin y Trotski consideraron que había llegado el momento de terminar con la situación de doble poder. La coyuntura les era oportuna por el gran descrédito y el aislamiento del Gobierno provisional, ya reducido a la impotencia, así como por la impaciencia de los propios bolcheviques. Los debates en el seno del Comité central del Partido bolchevique con el objetivo de que este organizara una insurrección armada y tomara el poder eran cada vez más intensos. Lenin y Trotski consiguieron superar todas las reticencias internas presentadas por los más reacios, que acabarían siendo purgados, y se acabó aprobando la organización de la insurrección que Lenin fijó para la víspera del 2º Congreso de los Sóviets, que debía unirse el 25 de octubre.

Asalto al Palacio de Invierno.

Se creó un Comité Militar Revolucionario en el seno del Sóviet de Petrogrado dirigido por Trotski. Se componía de obreros armados, soldados y marineros. La insurrección se puso en marcha en la noche del 24 al 25 de octubre. Los sucesos se desarrollaron sin apenas derramamientos de sangre. La Guardia Roja bolchevique tomó, sin resistencia, el control de los puentes, de las estaciones, del banco y de la central postal y telefónica justo antes de lanzar un asalto final al Palacio de Invierno, donde apenas encontraron resistencia. Durante el levantamiento, los tranvías continuaron circulando, los teatros siguieron con sus representaciones y las tiendas abrieron con normalidad. Uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX y de la Historia Mundial había tenido lugar sin que prácticamente nadie lo tuviera en cuenta. Si en febrero se necesitó una semana para derribar al zar, para derribar al último gobierno de Kérenski bastaron unas pocas horas. En la mañana del 25 de octubre, Kérenski ya había huido de la capital confiando en reagrupar tropas para la lucha.

Al día siguiente, el nuevo gobierno bolchevique anunció el inicio de las conversaciones de paz con los países beligerantes, se promulgó el decreto sobre la tierra, oficializando el reparto de tierras hecho por los campesinos, se nacionalizaron todos los bancos, se aplicó el control obrero sobre la producción, se volvió a abolir la pena de muerte (a pesar de la discrepancia de Lenin), se reconoció el derecho de autodeterminación de todos los pueblos de Rusia, la supresión de cualquier privilegio de carácter nacional o religioso… en total, se realizaron las reformas que el Gobierno Provisional había sido incapaz de realizar en 8 meses de mandato.

Sin embargo, los bolcheviques tomaron el poder para sí mismos, no para los sóviets. Esa misma semana se prohibieron 7 periódicos en la capital contrarios al partido. Pronto la prensa legal menchevique desaparecería, seguida rápidamente de la de los social revolucionarios de izquierdas y los anarquistas. Esto creo las primeras fricciones dentro del partido bolchevique puesto que antes de asumir el poder se habían pronunciado a favor de la libertad de prensa.

Casi la práctica totalidad de los funcionarios de Petrogrado se declararon en huelga para protestar contra el golpe de Estado bolchevique,  que reaccionó publicando listas para denunciar a aquellos que se negasen a servir al nuevo poder. Los líderes del KD, los más belicosos contra el nuevo gobierno, fueron arrestados. Si el golpe de Estado fue un éxito en Petrogrado, la tentativa de tomar Moscú se encontró con una violenta resistencia. Hizo falta una semana de combates encarnizados contra las tropas gubernamentales antes de que los bolcheviques finalmente se apoderaran del Kremlin. Sus opositores, social revolucionariosliberalesmencheviquessocialistas y monárquicos, sufrieron una sangrienta represión.

El 12 de noviembre fracasó la tentativa de Kérenski y sus aliados cosacos de reconquistar Petrogrado. En las semanas siguientes, miles de cadetes y funcionarios se reunieron en la República del Don. Se formó el Ejército de Voluntarios, dirigido por el general zarista Mijaíl Alexéyey. Reprimió con sangre los levantamientos obreros pero fue desmembrado por la guerrilla de la Guardia Roja llegada a modo de refuerzos desde las dos capitales. En el frente rumano, el ejército se dividió en destacamentos blancos, que se unieron al ejército de los blancos de Denikin, y en regimientos rojos. La guerra civil se acercaba.

Reclamada por la sociedad y uno de las principales promesas revolucionarias, en noviembre de 1917 se convoca la Asamblea Constituyente en un intento de los bolcheviques para legitimarse en el poder y contentar a la población. Aunque obtuvieron un 23,5% de los votos y un gran éxito en las grandes urbes, los bolcheviques fueron claramente derrotados. El Partido Social Revolucionario con un 41% de los votos fue el claro ganador de los comicios y el Partido Democrático (4,8%) y los Mencheviques (3,3%) pasaron a un segundo lado.

Los bolcheviques, viéndose inferiores en número pero controlando el gobierno y las guerrillas obreras de la Guardia Roja, mandaron disolver la asamblea democráticamente elegida después de su primera reunión. La guerra civil estaba servida. A partir del 9 de enero de 1918 se comenzó a plantear el traslado de la capitalidad y del gobierno a Moscú, mientras que las negociaciones de paz con los alemanes se encontraban en desarrollo. El traslado del Gobierno, efectivo en marzo, se debió a la posibilidad de que los barrios obreros de Petrogrado se levantaran de nuevo pero esta vez contra el poder bolchevique. Igualmente, los bolcheviques buscaban demostrar a sus opositores que su poder podía sobrevivir lejos de su Petrogrado de origen. Seguidamente la recién creada Checa comenzó a ocuparse de los delitos de prensa, recrudeciendo considerablemente la censura sufrida por la prensa no bolchevique y la represión contra los disidentes. Comenzaba la guerra civil y la dictadura del proletariado.

Trotski con la Guardia Roja.

En definitiva, todo el periodo que va de febrero a octubre puede ser considerado como una lucha de poder entre dos organismos: los sóviets y el Gobierno provisional. Este poder bicéfalo era, por naturaleza, transitorio. El Gobierno o los sóviets tendrían que afirmarse como única autoridad eliminando al rival, y ambos lo tuvieron siempre muy presente. Los cadetes, los liberales y la oficialidad querían acabar con el sóviet. Los bolcheviques querían acabar con el Gobierno provisional. Sólo los socialistas moderados y otros grupos de izquierda esperaban que se consolidase el régimen bicéfalo, trasformando la situación en estable y permanente.

Los liberales burgueses insistían en seguir aplazando la convocatoria de la Asamblea Constituyente que debería regir el destino del país, temerosos de que una asamblea convocada en plena marea revolucionaria adoptase resoluciones demasiado radicales, y los ministros socialistas sacrificaron la asamblea para salvar la coalición. Debido a su postura, tanto los liberales como los socialistas contribuyeron, a su pesar, a fortalecer a los sóviets, las únicas corporaciones representativas que existían.

Una asamblea constituyente convocada a tiempo podría haber desbordado a los sóviets y reducirlos, ante los ojos del pueblo, a simples facciones cuyo único objetivo era adueñarse del poder. Pero en el vacío constitucional de 1917 sucedió lo contrario. Frente a los soviets no hubo más que una serie de gobiernos provisionales sin el respaldo de la representatividad del pueblo, y serían esos gobiernos provisionales los que recibirían la etiqueta de usurpadores.

Los bolcheviques, viendo su oportunidad, se mostraron entonces mucho más decididos y enérgicos en su petición de que se convocase la asamblea constituyente en un intento de ganarse el apoyo y el aprecio del pueblo, paso previo a la toma del poder. Por paradójico que pueda parecer, al abogar por los derechos de una asamblea, un partido revolucionario de extrema izquierda aparecía a los ojos del pueblo como mucho más fiel a la legalidad y formas constitucionales que los otros partidos. Cuando dieron el golpe contra el Gobierno provisional, los demás partidos, aunque tenían mayores apoyos que los bolcheviques como se demostró en las elecciones, no actuaron contra estos porque jamás se imaginaron que Lenin y los suyos podrían ir en contra de un Congreso democráticamente elegido. Tras la final usurpación del poder, vino la guerra civil, la división entre rojos, blancos y verdes, y ahí fue donde Lenin tuvo la oportunidad de acabar con todos los adversarios contrarrevolucionarios y de liquidar a sus enemigos internos, los otros revolucionarios. La historia del “comunismo” había comenzado.

urss referendum 1991

lanzador-soyuz

Robespierre, el fundador del terrorismo de Estado

Delacroix, La Libertad guiando al Pueblo. El tema de la obra se refiere a insurrecciones de 1830.

El estudio de la Revolución Francesa es inevitablemente un estudio del presente, en tanto que las vicisitudes políticas posteriores a la misma se encuentran influidas y marcadas por esta experiencia política y por las consideraciones teórico-políticas relacionadas. Un punto fundamental es el del período denominado El Terror.

Los jacobinos inauguran el modelo estatalista-revolucionario de gobierno. Robespierre, una de las figuras más destacada de este período, sitúa en la base de la ley a la doctrina del Terror, la cual se constituye a partir de una traslación de ideas ilustradas y es el cimiento del Terror de Estado. La experiencia revolucionaria de Robespierre plantea la problemática de la relación entre la Ley y el Terror en el orden republicano ligado al Gobierno revolucionario y a su oposición al modelo monárquico del Antiguo Régimen.

“SI EL PRINCIPAL INSTRUMENTO DEL GOBIERNO POPULAR EN TIEMPOS DE PAZ ES LA VIRTUD, EN MOMENTO DE REVOLUCIÓN DEBEN SER A LA VEZ LAVIRTUD Y EL TERROR: LA VIRTUD, SIN LA CUAL EL TERROR ES FUNESTO; EL TERROR, SIN EL CUAL LA VIRTUD ES IMPOTENTE.” (ROBESPIERRE)

El Terror: el período

El término Terror es usado para denominar al conjunto de medidas represivas estatales comprendidas entre septiembre de 1792 y julio de 1794. Este período se caracteriza por la adopción por parte de la Convención Nacional de dicho tipo de medidas como política de Estado, lo cual culmina con la llamada ley del “Gran Terror”. Tal etapa se encuentra contextualizada por la guerra y por decisiones político-económicas orientadas a la igualdad.

Ilustración de Klaus Wittmann.

A partir de 1972 se sucedieron acontecimientos de especial relevancia en la dirección anteriormente mencionada. El 10 de agosto se abolió la monarquía y se constituyó la Comuna Insurreccional de París (no confundir con la Comuna de París de 1871) compuesta por 52 comisarios y encabezada por Danton y Pétion. Entre el 2 y el 6 de septiembre se llevaron a cabo la matanza de los nobles que se encontraban en las prisiones de París. El 20 de septiembre el ejército francés detiene al ejército prusiano con su victoria en la Batalla de Valmy. Al siguiente día se inaugura la Convención Nacional, la cual releva a la Asamblea Legislativa y da comienzo, así, la primera República sin proclamación oficial. La Convención Nacional fue una asamblea regida por sufragio masculino casi universal, en la que los girondinos tuvieron el papel preponderante hasta 1793, tras lo cual prevaleció la Montaña, en la que Robespierre tuvo un rol fundamental. La proclamación del Directorio en 1795 sucedió a la Convención en sus funciones.

Robespierre formó parte del Club de los Jacobinos, del cual fue presidente mensual en 1790. El Club de los Jacobinos era una asociación instituida en 1789 en la que, en un principio, predominaba una posición monárquica constitucionalista. Su nombre original Société des Amis de la Constitution et de la Libertécambió por el de Jacobinos tras el traslado del club al convento de los dominicos, conocidos en París como jacobinos. Las posiciones del grupo se fueron decantando a concepciones republicanas hasta constituirse como una asociación revolucionaria, considerados como la facción radical de la Revolución. Los girondinos, más moderados, se distanciaron tras las matanzas de los nobles en 1792, a partir de lo cual el Club de los Jacobinos se cimentó como el núcleo de los montañeses. La Montaña era como se denominaba a los escaños más elevados de la Convención y de la Asamblea Legislativa, los cuales eran ocupados por los representantes más cercanos al movimiento popular y que defendían una postura igualitarista. Entre sus representantes más destacados se encontraban RobespierreMaratDanton y Saint-Just.

El 21 de enero de 1793 se ejecuta a Luis XVI, y el 10 de marzo se crea el Tribunal Revolucionario. este tribunal se instituye por parte de la Convención con la finalidad de juzgar sin apelación a los que se consideraban enemigos de la Revolución. El Tribunal Revolucionario sentenció a pena de muerte a 1647 personas desde la ley del “Gran Terror”. En junio se excluyen de la Convención y se detienen a varios girondinos, y en julio se aprueba la Constitución. A finales de ese mes, Robespierre se incorpora en el Comité de Salvación Pública, el cual se convirtió en el gobierno real de la República. En septiembre la Convención aprueba la Ley de los Sospechosos y diversas medidas terroristas, así como un salario mínimo y un precio máximo general. En octubre es proclamado el “Gobierno revolucionario hasta que llegue la paz”.

En febrero de 1794 se abole la esclavitud en las colonias y se aprueban los decretos de ventoso con los que Saint-Just pretendía dar una dimensión social al Terror. En marzo se ejecuta a “exagerados” como Hérbert y en abril a “indulgentes” como Danton. El 10 de junio se declara la ley del “Gran Terror”. Finalmente, julio es el último mes de Robespierre: el día 3 aparece por última vez en el Comité de Salvación Pública, el 27 la Convención niega la palabra a Robespierre y a Saint-Just y ordena su detención, y el 28 son ejecutados CouthonSaint-Just y Robespierre.

“CASTIGAR A LOS OPRESORES DE LA HUMANIDAD ES CLEMENCIA; PERDONARLOS ES BARBARIE.” (ROBESPIERRE)

El Terror: la doctrina

La construcción conceptual que realiza Robespierre en sus textos sobre la teoría del Gobierno revolucionario y la necesidad del Terror es la doctrina mejor elaborada jurídicamente al respecto. En el informe sobre los principios del Gobierno revolucionario, realizado en nombre del Comité de Salvación PúblicaRobespierre es muy claro: “La teoría del Gobierno revolucionario es tan nueva como la revolución que la ha alumbrado”. Más adelante explica que “la finalidad del Gobierno constitucional es conservar la República; la del Gobierno revolucionario es fundarla. La Revolución es la guerra de la libertad contra sus enemigos: la Constitución es el régimen de la libertad victoriosa y en paz”. A continuación, dice: “el Gobierno constitucional se ocupa principalmente de la libertad civil, y el Gobierno revolucionario de la libertad pública”.

Retrato de Robespierre por Pierre Roch Vigneron.

La condición de “enemigo” es ajena a la ciudadanía de la comunidad política republicana. De este modo, se vincula el Derecho con la necesidad de la muerte del enemigo, puesto que la no detentación de la ciudadanía supone la ausencia de todo proceso judicial sobre su responsabilidad jurídica. Así, en el mismo informe remarca que

el Gobierno revolucionario debe a los buenos ciudadanos toda la atención nacional; a los enemigos del pueblo no les debe nada sino la muerte. Estas nociones bastan para explicar el origen y la naturaleza de las leyes que llamamos revolucionarias. Los que las llaman arbitrarias o tiránicas son sofistas estúpidos o perversos (…); quieren someter al mismo régimen a la paz y a la guerra.

Todo lo cual desemboca en la necesidad del Terror, pues el Gobierno revolucionario “se apoya en la más sagrada de todas las leyes: la salvación del pueblo; sobre el más irrecusable de todos los títulos, la necesidad”.

Dicho informe lo lleva a cabo como respuesta a los indulgentes, defendiendo la necesidad del Terror. Especialmente pretende replicar a Camille Desmoulins (diputado de la Montaña y perteneciente del Club de los Cordeleros) por demandar en su periódico Le Vieux Cordelier una disminución del TerrorDesmoulins, quien fuera amigo de Danton e incluso del propio Robespierre, fue condenado y ejecutado en 1794, al igual que su mujer ocho días después por conspiración.

En este informe se pone de manifiesto la exigencia del Terror a partir del carácter revolucionario de las leyes. La ley revolucionaria se enfrenta a la tensión entre la universalidad jurídica, especialmente remarcada en las ideas ilustradas, y la transitoriedad del acontecimiento revolucionario.

Lo que Robespierre pone de relieve es que la lucha contra el enemigo, por un lado, se realiza a través de las leyes y dentro de su régimen jurídico. Sigue la concepción ilustrada por la cual el marco legal -con carácter universal- comporta la garantía de la libertad frente a los excesos propios del Antiguo Régimen ligados a la particularidad de los gobernantes. Se exige la precisa ejecución de la ley, como expresión de la voluntad popular, por parte del poder judicial. Ahora bien, por otro lado, reclama una faceta antiformalista vinculada a la razón de Estado cuya justificación es la utilidad general y la “salvación nacional”. El Terror queda juridificado, pero no se asienta en una racionalidad jurídica, sino de Estado revolucionario.

En los textos y en la actividad política de Robespierre, se aprecia que el cierre de la universalidad consustancial al sistema republicano exige la eliminación de aquello que constitutivamente se encuentra en el exterior del mismo, como el rey y el enemigo. El rey no podía ser condenado retroactivamente por lo contenido en las nuevas leyes, sin embargo, este acto se debía llevar a cabo, según Robespierre en sobre el juicio al rey, como “medida de salud pública y ejercer un acto de providencia nacional” y no jurídico. Se trata de un acto político necesario para fundar la nueva RepúblicaRobespierre es explícito al respecto: “Luis no puede por tanto ser juzgado; ya ha sido juzgado y condenado, o la República no queda absuelta. Proponer un proceso para Luis XVI, sea el que sea, es retroceder al despotismo real y constitucional; es una idea contrarrevolucionaria, pues significa poner en cuestión la propia Revolución”.

Para Robespierre, la condena de Luis XVI es condición de posibilidad de la misma Revolución. Puesto que, si es procesado, entonces cabe la posibilidad de su inocencia (de hecho, sería inocente hasta ser juzgado), y la mera posibilidad disolvería a la Revolución. Por tanto, para RobespierreLuis XVI es absolutamente culpable, y lo es necesariamente para la Revolución y la República. Su muerte es necesaria para la Revolución y, por consiguiente, para el establecimiento del orden republicano.

La virtud política se identifica, entonces, con el Terror revolucionario. En esta línea, en su discurso sobre los principios de la moral política que deben guiar a la Convención Nacional en la administración interna de la RepúblicaRobespierre declara:

Si el principal instrumento del Gobierno popular en tiempos de paz es la virtud, en momento de revolución deben ser a la vez la virtud y el terror: la virtud, sin la cual el terror es funesto; el terror, sin el cual la virtud es impotente. El terror no es otra cosa que la justicia rápida, severa e inflexible; emana, por lo tanto, de la virtud; no es tanto un principio específico como una consecuencia del principio general de la democracia, aplicado a las necesidades más acuciantes de la patria.

Del mismo modo, la clemencia y el castigo a muerte del enemigo también se equiparan: “Castigar a los opresores de la humanidad es clemencia; perdonarlos es barbarie. El rigor de los tiranos no tiene otro principio que el propio rigor, mientras que el Gobierno republicano se basa en la benevolencia”.

Ilustración de Fabien Troncal para el videojuego Assassin’s Creed Unity.

Todo esto nos pone frente a una disyuntiva en la comprensión del Terror como fenómeno determinante en la Revolución francesa: de un lado, se puede pensar el Terror revolucionario como un crimen fundacional evitable que instaura el orden burgués de ley y libertad modernas; del otro lado, se lo puede pensar tal como lo comprendió Robespierre, esto es, como la funesta constatación de la unión inescindible entre Virtud y Terror necesaria para la instauración del régimen republicano.

En definitiva, se suele considerar que con Robespierre se inaugura el terrorismo de Estado (lo cual no quiere decir que previamente no hayan existido matanzas por parte de los gobernantes). Ahora bien, lo relevante del asunto y lo que lo convierte en un fenómeno novedoso, radica en el nexo necesario que Robespierre encuentra entre el Terror y la libertad ciudadana de la República constituida a partir de las leyes revolucionarias.

Napoleón Bonaparte, nacido en Ajaccio, Córcega el 15 de agosto de 1769, fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio (última forma de gobierno adoptada por la Primera República Francesa durante la Revolución francesa).

Fue artífice del golpe de Estado del 18 de Brumario que le convirtió en Primer Cónsul de la República el 11 de noviembre de 1799 y cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802. El 18 de mayo de 1804 fue proclamado Emperador de los franceses y coronado con el nombre de Napoleón I el 2 de diciembre; proclamado Rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo, ostentó ambos títulos hasta el 11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

Napoleón es considerado como uno de los mayores genios militares de la Historia, habiendo comandado campañas bélicas muy exitosas, aunque con ciertas derrotas igualmente estrepitosas. Sus agresivas guerras de conquista se convirtieron en las mayores operaciones militares conocidas hasta ese momento en Europa, involucrando a un número de soldados jamás visto en los ejércitos de la época. Además de estas proezas bélicas, a Napoleón también se le conoce por el establecimiento del Código Napoleónico y es considerado por algunos un «monarca iluminado» debido a su extraordinario talento y capacidad de trabajo. Otros, sin embargo, lo estiman un dictador tiránico cuyas guerras causaron la muerte de millones de personas, así como uno de los personajes más megalómanos y nefastos de todos los tiempos.

Napoleón fue encarcelado y desterrado por los británicos a la isla de Santa Elena en el Atlántico, el 15 de julio de 1815. Allí, con un pequeño grupo de seguidores, dictó sus memorias y criticó a sus aprehensores y murió el 5 de mayo de 1821. Sus últimas palabras fueron: «France, l’armée, Joséphine» («Francia, el ejército, Josefina») o, según la versión de las memorias de Santa Elena «…tête…armée…Mon Dieu !». Tenía entonces cincuenta y un años.

“Cada ocasión desaprovechada en la juventud es una probabilidad de desgracia para el futuro”.

“Para hacer la guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero”.

“De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso”.

“En las revoluciones hay dos clases de personas; las que las hacen y las que se aprovechan de ellas”.

“En los negocios de la vida no es la fe lo que salva, sino la desconfianza”.

“Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo”.

“La altura de un hombre no se mide de la cabeza al suelo, sino de la cabeza al cielo”.

“La envidia es una declaración de inferioridad”.

“La inmortalidad es el recuerdo que uno deja”.

“La palabra imposible no está en mi vocabulario”.

“Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”.

“Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado”.

“Mi grandeza no reside en no haber caído nunca, sino en haberme levantado siempre”.

“No hay que temer a los que tienen otra opinión, sino a aquellos que son demasiado cobardes para manifestarla”.

“Nunca interrumpas a tu enemigo mientras está cometiendo un error”.

“Nunca sabréis quiénes son vuestros amigos hasta que caigáis en desgracia”.

LATINOAMERICA

volver a indice
Diez mitos sobre la independencia de Latinoamerica (Colombia)

Ni los españoles eran tan esclavistas, ni Bolívar tan progresista.

Por: JOSE ALVAREZ CARRERO | agosto 08, 2014

Diez mitos sobre nuestra independencia

idependenciacolombia.co

1. “La Independencia se dió en 1810 por influencia de los ideales de libertad pregonados por la Revolución Francesa”:

Falso, en ese momento la península española estaba casi en su totalidad invadida por tropas francesas y los criollos (descendientes de los españoles que hicieron la conquista) se sublevan precisamente para seguir siendo fieles a Fernando VII quien en ese momento era prisionero de Bonaparte. Esas revueltas se dan ante el miedo de que esos ideales de libertad pregonados por los franceses contagiara a las autoridades virreinales y terminaran aboliendo el negocio de la esclavitud, a través de los cuales los criollos mantenían sus fortunas

2. “Los Españoles se robaban la plata y el oro y por eso se dio la independencia”:

Colombia nunca fue ni ha sido productor de plata, ni antes de la conquista, ni durante la colonia o posteriormente, y la producción de oro comparada con la de Perú o México, fue mínima. En todo caso, los españoles que embarcaban para América, nunca regresaban a sus tierras, se quedaron y son los antepasados (junto con los indígenas) de los actuales colombianos, mexicanos, venezolanos, etc. Entre los españoles que durante el periodo colonial llegaron a América, había personas ricas o que se enriquecieron durante la conquista, cuyos descendientes siguieron siendo ricos después de la independencia y aún siguen siéndolo, ocupando los puestos de poder en los actuales países americanos; también había españoles pobres, que siguieron siendo pobres y que –a diferencia de colonias como las inglesas donde exterminaron a los nativos- se mezclaron con indígenas, siendo los antepasados de la mayoría de colombianos. Los recursos fueron saqueados por ancestros de las castas políticas que aún hoy están en el poder.

3. “Con la independencia se obtuvo la libertad”:

Es común que en las escuelas enseñen que “la libertad de Colombia se alcanzó el 20 de julio de 1810”. No obstante, si bien la independencia se dio desde 1810, y se reafirma en 1821 con la Constitución de Cúcuta, la cual mantuvo la vergonzosa institución de la esclavitud. Mientras para la fecha, en la península española la esclavitud ya se había acabado de facto y jurídicamente se haría casi dos décadas antes que en lo que hoy es Colombia (allí en 1837, en Colombia hasta en 1851). En Colombia solo se pudo abolir la esclavitud luego de vencer la resistencia férrea de esclavistas como Julio Arboleda y su hermano Sergio Arboleda, siendo necesario que el Estado “compensara” con astronómicas sumas monetarias a los terratenientes propietarios de esclavos. Lo que sí es verdad, es que la mayoría de esos defensores de la esclavitud fueron militares destacados del “ejército patriota”.

4. “Los Indígenas derrotaron a los españoles”:

Si bien en las tropas de Bolívar pudiera haber algunos indígenas, la lucha que se dio entre 1810 y 1821 fue muy distinta a la que dieron durante la conquista los heróicos combatientes de La Gaitana, los Laches, o los caribes. Luego de 300 años de haberse incorporado los territorios americanos a la corona española y ante los contantes abusos de los criollos, la posición de la mayoría de indígenas fue muy diferente. Así, los territorios con mayoría indígena como Pasto fueron los más difíciles de doblegar, a incluso hasta 1823 seguían apareciendo guerrillas de nativos como la comandada por Agustín Agualongo, quienes seguían reivindicando ser españoles y únicamente reconocer a las autoridades peninsulares como las legítimas. Así mismo, indígenas como el cacique de Mamatoco, quien fue oficial del ejército español a las órdenes de Pablo Morillo. Entre tanto, más de la mitad de soldados que combatieron al lado de Bolívar (se estiman unos 8.500) eran Ingleses y mercenarios de diferentes países europeos enrolados en la Legión Británica a cambio de una “paga” que sería dada con cuantiosos empréstitos que adquirió el naciente Estado de manos de los ingleses, naciendo así la República endeudada hasta los tuétanos con sus “aliados”.

5. “Los indígenas eran esclavos de los españoles”:

Decir que la conquista fue pacífica sería no solo faltar a la verdad, sino también deshonrar la memoria de heroicos combatientes como Cuauhtémoc en México, La Gaitana en Colombia o Atahualpa en Perú. No obstante, durante la Colonia hubo una convivencia relativamente normal entre indígenas y blancos. Así, a diferencia de las colonias inglesas o francesas donde los indígenas no solo siguieron siendo exterminados sino que se les aisló, en el imperio español los nativos se mezclaron con los peninsulares, dando lugar al mestizaje que hoy caracteriza a la nación hispanoamericana. Si bien al principio existieron instituciones típicas del modo de producción feudal como la mita y la encomienda, estas dejaron de existir mucho antes de la independencia, ya que a la Corona le interesaba la protección de los nativos no por un gesto humanitario, sino porque con su trabajo pagaban un impuesto llamado “tributo de indios” el cual iba directo a las arcas del monarca a cambio de protección ante el abuso de los criollos. Para 1810 eran aún numerosos los pueblos de indios y los resguardos, los cuales misteriosamente desaparecierían junto con sus habitantes unas décadas después ¿Qué pasó con ellos?, es un interrogante sobre el cual la historia oficial aún no da una respuesta.

6. “Los indígenas eran tratados como inferiores a los españoles”:

las diferencias de clases son inherentes a la existencia de la propiedad privada sobre los medios de producción. No obstante, en 1811 la Constitución española promulgada en Cádiz ratificó en el artículo 5 y 18 que los indígenas eran también ciudadanos españoles, al igual que los mestizos, los criollos, y en general “todos los hombres libres nacidos y avecinados en los dominios de las Españas y los hijos de estos”. Después de que se promulgó esa norma, los criollos deciden romper cualquier vínculo con la península, y en pocos años las consecuencias eran visibles: Los indígenas perdieron sus resguardos, pasando sus tierras a las castas criollas, como también pasaron a su poder la mayoría de baldíos, los ejidos municipales etc. Esa situación llevó a que por ejemplo, los Muiscas que eran más del 60% de población de la sabana de Bogotá para 1810, misteriosamente dejaran de existir unos pocos años después, en tanto que la brecha entre los antiguos “criollos” y los mestizos se fue haciendo cada vez mayor durante la formación y consolidación de la nueva República.

7. “Bolívar luchó contra el imperialismo”:

Imperio no es sinónimo de imperialismo, pues mientras imperio hace referencia a un dominio político que se ejerce sobre una extensión territorial donde habita una diversidad de pueblos y ha existido desde la antigüedad, imperialismo es un concepto económico que solo va a aparecer a finales del siglo XIX y que se va a dar por el desarrollo de las fuerzas productivas donde su actuar desborda las fronteras nacionales. Así, “Imperialismo” es sinónimo de capitalismo monopolista, y este solo se dio después de la crisis económica inglesa de 1871. Esa necesidad de abrir mercados llevó entre otras cosas al reparto de África en 1885 y sería el germen de la Primera Guerra Mundial hace 100 años.

8. “A los españoles les interesaba mantener la esclavitud”:

Falso, los menos interesados en que esa institución se mantuviera eran los peninsulares, pues su incipiente industria que empezaba a surgir especialmente en Cataluña y el País Vasco necesitaba mano de obra y consumidores libres, que pudiera manejar dinero para que a la vez pudieran ser compradores de sus productos. ¿Qué ganaba un campesino de Castilla con que un terrateniente criollo del Cauca tuviera 200 esclavos en alguna de sus haciendas? .

9. “El humanismo de los independentistas contrasta con el salvajismo de los españoles”:

Sin duda alguna, personajes como Pablo Morillo cometieron actos crueles contra los sublevados independentistas. No obstante, decir que las tropas independentistas fueron menos crueles es más que descabellado. Así, declaraciones como la hecha en el “Decreto de Guerra a Muerte” donde se amenaza con asesinar a la población peninsular que fuera neutra, hoy sería más que una instigación al genocidio. Tampoco ha de olvidarse que el reclutamiento infantil fue inaugurado por las tropas independentistas o ¿Qué explica que Pedro Pascasio Martínez, un niño de solo once años, hiciera parte del ejército de Bolívar cuando capturó a Barreiro el 7 de agosto de 1819? Igualmente ha de tenerse en cuenta hechos como los fusilamientos en Ventaquema el 8 de agosto de los prisioneros capturados el día anterior en la Batalla del Puente de Boyacá, o el acto más cruel de todos, la masacre de “La navidad negra” en 1822 cuando entre el 22 de diciembre y el 26 del mismo mes, los ejércitos independentistas asesinaron a cuchillo a miles de pastusos, incluyendo mujeres y niños, por el único hecho de no haber secundado a los terratenientes que se unieron al ejército de Bolívar.

10. “Santander era de Derecha y Bolívar era de Izquierda”:

Este mito se ha construido especialmente durante la segunda mitad del siglo XX, a pesar de que hasta ese momento Santander había sido considerado el precursor del liberalismo (izquierda en el siglo XIX) y de que la imagen de Bolívar siguiera presidiendo cualquier acto protocolario del Partido Conservador (Derecha). No obstante, si se analiza la vida de los dos caudillos se puede ver grandes diferencias ideológicas a pesar de que sus orígenes de clase sean los mismos: Familias de terratenientes criollos, descendientes de españoles que hicieron fortuna en el nuevo mundo. Aun así, puede verse como Bolívar no solo encarnó una ideología de férreo centralismo, como los plasmó en la Constitución Boliviana o en el Decreto Orgánico de la Dictadura, sino que además, tuvo posiciones cuestionables como fue el acercamiento excesivo a la corona inglesa y francesa, e incluso, según muchos historiadores lo han planteado, el intento de buscar entre los Habsburgo –Casa reinante en Austria y antigua familia que dominó España hasta la segunda mitad del siglo XVIII- a un candidato para que viniera a reinar entre los nacientes Estados Americanos.

En cuanto a Santander, durante la segunda mitad del siglo XX se le ha hecho un juicio histórico y se le ha condenado con análisis muy válidos para juzgar la historia del siglo XX, más no la del siglo XIX: Ser librecambista y su proximidad con EEUU. Al respecto solo cabe preguntar ¿acaso no fueron los Estados Unidos durante finales del siglo XVIII y comienzos del XIX  la vanguardia revolucionaria del mundo? ¿no era acaso un avance el modelo capitalista y republicano allí existente, frente al aun semifeudal y monárquico que se restauró en Europa después del Congreso de Viena? ¿No es exagerar cuando se le tílda de leguleyo y defensor del status quo? . Para el momento, los dos representaron intereses de familias poderosas, a las que les interesaba mantener un régimen conservador y semifeudal, amenazado por los movimientos liberales que se fortalecían en España, en un imperio que no necesitaba revoluciones de independencia, sino una revolución republicana, que removiera las bases sociales y revolucionara el anquilosado modo de producción. Eso ninguno lo hizo.

Si de hablar de progresismo se trata, de los seguidores de Bolívar saldrían los fundadores del Partido Ministerial, fundador más tarde del Conservatismo, mientras que de los amigos de Santander saldrían los liberales, defensores acérrimos del Libre Mercado. El único héroe progresista de esa generación, no ocupó ningún puesto de relevancia ni con Santander ni con Bolívar, y cayó pronto al olvido: José María Melo, el primer indígena que llegó a ser Jefe de Estado en un país americano, intentando hacer las verdaderas reformas que necesitaba el país, frente al cual tanto liberales como conservadores aunaron esfuerzos y pusieron sus intereses de clase por encima de su ideología y en tan solo 10 meses no solo lo derrocaron, sino que desterraron a sus más fieles seguidores a las selvas de Panamá, donde morirían víctimas de enfermedades como el paludismo o la fiebre amarilla.

simon-bolivar

SOBRE LAS ESPAÑAS

volver a indice

Breve Historia de los Tercios

Rocroi, el Último Tercio. Obra de Augusto Ferrer-Dalmau Nieto.

Los Tercios de las Españas fueron creados oficialmente por Carlos I durante su reforma de los Reales Ejércitos de octubre de 1534, materializándose en la Ordenanza de Génova de 15 de noviembre de 1536. Mediante este corpus legislativo se estructuraron las nuevas unidades de voluntarios profesionales y se les atribuyó el nombre de Tercios, como infantería expedicionaria en el Mediterráneo.

El origen del término Tercio nunca ha terminado de dilucidarse y ríos de tinta se han invertido en teorizar sobre la cuestión: Hay autores que afirman que se llamaban así porque estas unidades tenían como núcleo una fuerza de 3000 hombres. Otra versión se remonta a la Ordenanza de Gentes de Guerra de 1497, que dividió la infantería en 3 partes: El tercio de lanzas, el de ballesteros y el de espingarderos. Por último, en 1536 el Tercio incluía tres tipos de combatientes: Piqueros, arcabuceros y mosqueteros. De cualquier forma, la nomenclatura sigue siendo un tema abierto.

Los tres primeros Tercios que se fundaron fueron el Tercio de Sicilia y de Nápoles, el Tercio de Lombardía y el Tercio de Málaga. Poco después se creó el Tercio de Galeras (primera unidad regular de Infantería de Marina de la historia militar). Pasados los años el Tercio de Nápoles y Sicilia se dividió en dos según sus patronímicos (Nápoles y Sicilia) y el de Málaga se rebautizó como de Cerdeña. En la segunda mitad del s. XVI, estas fuerzas recibieron el título honorífico de ‘Tercios Viejos’, para distinguirlos de los que se fueron creando.

Los Tercios eran unidades regulares profesionales permanentemente operativas, aunque no existiera una amenaza inminente. Su organización y estructura normalizada, establecida en la anteriormente citada ordenanza de Génova (1536), dividía cada Tercio de 3000 efectivos en 10 compañías: 8 de piqueros y 2 de arcabuceros, integradas por 300 hombres cada una de ellas. Alternativamente, un Tercio también podía fragmentarse en 12 compañías de 250 efectivos. El mando supremo de un Tercio lo ostentaba un Maestre de Campo que era auxiliado, principalmente en misiones de administración y orden interior, por un sargento mayor. Además, cada Compañía era dirigida por un capitán. Tanto el maestre como el capitán eran cargos provistos directamente por Su Majestad.  Los capitanes reclutaban personalmente sus unidades y elegían a su alférez, quien era el oficial encargado de llevar en el combate la Bandera de la Compañía, puesto de gran honor y responsabilidad pues de él dependía la Honra de la Compañía. Cada alférez era asistido por un sota-alférez, encargado de llevar la Enseña cuando no se luchase. Un sargento era el responsable de la disciplina y 10 cabos dirigían sobre el campo a 30 soldados. El barrachel (Preboste), vigilaba la moral de la tropa, la limpieza del campamento y combatía la deserción. Como auxiliar de servicio estaba el oficial de intendencia (Furriel). Por otro lado, cada Tercio tenía médicocirujano y boticario, y cada Compañía un barbero para los primeros auxilios médicos. El hospital del Tercio se costeaba descontando de sus haberes a cada soldado la llamada ‘Real de Limosna’. Asimismo, había en cada Compañía un capellánque impartía misa y administraba la extremaunción, trabajo arduo tras una batalla. En 1587, los jesuitas fueron oficialmente encargados de proveer los capellanes de los Tercios. La Fe católica era un pilar primordial en la cosmovisión de los soldados españoles y una parte esencial de su moral frente a la misma muerte.

II Tercio de Asturias. Obra de Augusto Ferrer-Dalmau Nieto.

La recluta de los soldados del Tercio la realizaba cada capitán amparado por una patente llamada ‘conducta’, otorgada personalmente por el Rey, que le permitía alzar banderín de enganche en una concreta circunscripción territorial. Los voluntarios que se alistaban constituían un multiforme conjunto social que abarcaba campesinos hartos de su vida y de la ingratitud de la tierra, pícaros que huían de la justicia, aventureros en busca de gloria y fortuna o hidalgos arruinados y segundones nobles que no tenían más salida honrosa que la milicia. Aunque el límite mínimo de edad de compromiso era de veinte años, las fuentes acreditan que los aspirantes ya se incorporaban desde los catorce. El enganche era por tiempo indefinido, hasta recibir licencia previamente solicitada. El juramento de lealtad era innecesario por ser implícito del Honor de un Español. El primer sueldo se cobraba por adelantado para que el soldado adquiriese el equipo necesario para su incorporación a filas. Las demás pagas o soldadas siempre habrían de ser inciertas, tardías o jamás llegaban.

Los soldados bisoños (término que deriva del italiano fa bisogno, que viene a significar ‘se necesita’) eran adiestrados sobre la marcha en la propia unidad, pues no existía el concepto de campo de instrucción. Esta formación era impartida por sus sargentos y cabos. Además, para su completa adaptación al conjunto, los reclutas se amalgamaban con ‘Soldados Viejos’, por lo que eran distribuidos entre distintas agrupaciones para que aprendiesen de sus veteranos. De hecho, era común la congregación natural de cuatro o cinco soldados unidos por lazos de afinidad y fraternidad que acrisolaba las fuerzas y exacerbaba la moral en combate. Así, sus miembros se llamaban Camaradas (por compartir camareta en cuarteles o fortificaciones) o Compañeros (dado que en campaña conllevaban la misma tienda o paño).

El Tercio clásico estaba integrado por piquerosarcabuceros mosqueteros que componían la formación principal, apoyada por una dotación de artilleríaLos Tercios presentaban batalla agrupando a los piqueros en su centro, quedando flanqueados por los arcabuceros. Algunos de estos tiradores se distribuían en las llamadas ‘mangas’, grupos de escaramuzadores que hostigaban al enemigo separados de los flancos del escuadrón a prudente distancia, para no perder la oportunidad de incorporarse al mismo en el momento oportuno. La doctrina militar establecida por los tratadistas de la época instituía que debían oponerse picas a caballos, castigar a los piqueros con arcabucería y hostigar a los arcabuceros enemigos con caballería.

Cuando dos formaciones enemigas se enfrentaban primero actuaba la artillería sobre la formación enemiga. Las balas rasas abrían brechas completas entre las líneas de los escuadrones que volvían a rellenarse pues los disciplinados soldados cubrían cada hueco abierto al caer sus camaradas manteniendo el orden y la estructura de la formación. A esta labor de desgaste contribuían los mosqueteros que realizaban un nutrido fuego más o menos continuo. Cuando los escuadrones, que se habían ido aproximando entre sí al acompasado ritmo de pífanos y tambores,  estaban a una distancia en la que los oponentes podían verse las caras, los arcabuceros disparaban casi a bocajarro para intentar desorganizar la formación enemiga. En el momento del choque, las picas se entrecruzaban, pugnando las dos unidades por mantener su formación y desbaratar la contraria. Esta situación de combate llegaba a producir muchas bajas, incrementadas por los escaramuzadores que se deslizaban bajo el bosque de picas para acuchillar los vientres y piernas de las primeras líneas enemigas sembrando entre ellas la confusión. El final del combate era determinado por el temple, la resistencia y la capacidad de lucha y sacrificio del combatiente. Así, los Tercios se configuraron como la más terrible, honorable, disciplinada y resolutiva fuerza de los campos de batalla.

Caballería de los Tercios. Obra de Augusto Ferrer-Dalmau Nieto.

En efecto, los Tercios mantuvieron un alto grado de eficacia y operatividad, y su aportación militar en Europa proporcionó muchas importantes victorias, incluso en su periodo de decadencia, siendo muy numerosos los ejemplos que podrían citarse. Sí que es cierto que la desaparición, causada por la mortalidad de los combates, del núcleo de Veteranos, los ‘Soldados Viejos’, en torno al cual se había configurado el Ejército de Flandes durante décadas, fue un golpe muy duro para la estructura militar de la Monarquía Hispánica. A pesar de ello los Ejércitos de las Españas conservaron una enorme capacidad bélica para defender sus territorios. El real punto de inflexión que determinó la progresiva decadencia de estas unidades militares, deberemos remitirnos a la Batalla de las Dunas de Dunkerque (14 de junio de 1658), donde los ejércitos españoles fueron derrotados por las fuerzas anglo-francesas.  La misma, no sólo propició la firma de la Paz de los Pirineos, que dio fin definitivo a la Guerra de los Treinta Años, sino que estableció las bases de un drástico cambio de la táctica y el armamento que había de transformar la fisonomía de los campos de batalla por motivo de la artillería y el nuevo armamento ya más moderno. Mención especial requiere la Jornada de Rocroi (19 de mayo de 1643) en la que, a pesar de la heroica derrota sufrida por los españoles, la caballería reafirmaba su papel como elemento decisivo en el campo de batalla.

Con el cambio dinástico y la llegada al trono de la Casa Borbónlas Reales Órdenes de Felipe V de 1701 y 1702 modificaron la estructura de los Tercios. El cambio de la fisonomía de la guerra impuesto por la mejora de las armas de fuego, de la artillería y la aparición de la bayoneta, determinó finalmente que en la reforma de Felipe V del 28 de septiembre de 1704 los Tercios fueran disueltos para convertirse en Regimientos, según el modelo militar francés.

.

Blas de Lezo, el almirante español cojo, manco y tuerto que venció a Inglaterra

Este marino consiguió resistir el ataque de la segunda flota más grande de la historia (195 buques) con sólo seis navíos en Cartagena de Indias

Valiente, honorable, buen estratega… muchos son los adjetivos que se pueden aplicar a grandes héroes como el almirante Nelson, cuyo nombre aún resuena en Gran Bretaña. Sin embargo, también son características de las que pudo presumir Blas de Lezo, un oficialtuerto, cojo y manco de la marina española que consiguióresistir el ataque de 195 navíos ingleses con apenas 6 barcosdurante el Siglo XVIII.

Esta historia, digna de salir en cualquier película de la conocida saga«Piratas del Caribe», es una de las muchas en las que se ha demostrado la capacidad estratégica de la marina española de la época. Sin embargo, se suma a las docenas de hazañas que han caído en el olvido.

Cojo, manco, y tuerto

Blas de Lezo nació en Pasajes, Guipúzcoa, el 3 de febrero de 1687, aunque aún existe controversia sobre el lugar y el año en que vino al mundo. «Las fuentes son confusas y señalan otro lugar posible de nacimiento y otra fecha dos años posterior, pero en lo que no hay duda es que es un marinero vasco que se convirtió en uno de los más grandes estrategas de la Armada española en toda su historia» determinaJesús María Ruiz Vidondo, doctor en historia militar, colaborador del GEES (Grupo de Estudios Estratégicos) y profesor del instituto de educación secundaria Elortzibar.

Su carrera militar empezó en 1704, siendo todavía un adolescente. En aquellos años, en España se sucedía una guerra entre la dinastía de los Austrias y Borbones por conseguir la corona tras la muerte del rey Carlos II, sin descendencia. «Blas de Lezo había estudiado en Francia cuando esta era aliada de España en la Guerra de Sucesión. Tenía 17 años cuando se enroló de guardiamarina al servicio de la escuadra francesa al mando del conde de Toulouse», destaca el historiador.

Ese mismo año se quedaría cojo. «La pierna la perdió en la batalla de Vélez-Málaga, la más importante de la Guerra de Sucesión, en la que se enfrentaron las escuadras anglo-holandesa y la franco-española» afirma Vidondo. «Fue una dura batalla en la que una bala de cañón se llevó la pierna izquierda de Blas de Lezo, pero él continuó en su puesto de combate. Después se le tuvo que amputar, sin anestesia, el miembro por debajo de la rodilla. Cuentan las crónicas que el muchacho no profirió un lamento durante la operación», cuenta Vidondo.

Aunque el combate finalizó sin un vencedor claro, el marino comenzó a ser conocido por su heroicidad. «Blas de Lezo fue elogiado por el gran almirante francés por su intrepidez y serenidad y por su comportamiento se le ascendió a alférez de navío», explica el experto en historia militar.

El ojo lo perdió dos años más tarde, en la misma guerra, en la fortaleza de Santa Catalina de Tolón mientras luchaba contra las tropas del príncipe Eugenio de Saboya. «En esta acción y tras el impacto de un cañonazo en la fortificación, una esquirla se le alojó en su ojo izquierdo, que explotó en el acto. Perdió así para siempre la vista del mismo, pero quiso continuar en el servicio y no abandonarlo» determina Vidondo. Sin duda la suerte no estaba de su lado, pero Lezo siguió adelante.

Finalmente, cuando tenía 26 años, el destino volvió a ser esquivo con este marino. «La Guerra de Sucesión había prácticamente finalizado en julio de 1713 con la firma de la paz con Gran Bretaña, pero Cataluña seguía en armas por los partidarios de la casa de Austria. El marino participó en varios combates y bombardeos a la plaza de Barcelona. En uno de ellos, el 11 de septiembre de 1714, se acercó demasiado a las defensas enemigas y recibió un balazo de mosquete en el antebrazo derecho que le rompió varios tendones y le dejó manco para toda su vida», determina el experto. Así, y tras quedarse cojo, tuerto y sin mano, Blas de Lezo pasó a ser conocido como el «Almirante Patapalo» o el «Mediohombre». Su leyenda había comenzado.

Hazañas iniciales

Una vez finalizada la Guerra de Sucesión, Lezo se destacó por su servicio a España. Una de sus misiones más destacadas fue la que realizó en 1720 a bordo del galeón «Lanfranco». «Se le integró en una escuadra hispano-francesa al mando de Bartolomé de Urdazi con el cometido de acabar con los corsarios y piratas de los llamados Mares del Sur (Perú)», sentencia el historiador.

«Sus primeras operaciones fueron contra el corsario inglés John Clipperton. Éste logró evitarles y huir hacia Asia, donde fue capturado y ejecutado», finaliza el doctor en historia militar. Por esta y otras hazañas, el rey ascendió al «Almirante Patapalo» a teniente general en 1734. Sin embargo, su misión más difícil llegó cuando fue enviado aCartagena de Indias (Colombia) como comandante general.

El mayor reto de Lezo

El mayor desafío de Blas de Lezo se sucedió sin duda en Colombia, donde tuvo que defender Cartagena de Indias (el centro del comercio americano y donde confluían las riquezas de las colonias españolas) de los ingleses, ansiosos de conquistar el territorio. En este caso, los británicos aprovecharon una afrenta a su imperio para intentar tomar la ciudad.

El pretexto fue el asalto a un buque británico. «En este contexto se produjo en 1738 la comparecencia de Robert Jenkins ante la Cámara de los Comunes, un contrabandista británico cuyo barco, el Rebecca, había sido apresado en abril de 1731 por un guarda costas español, que le confiscó su carga. La oposición parlamentaria y posteriormente la opinión pública sancionaron los incidentes como una ofensa al honor nacional», determina Vidondo. La excusa perfecta había llegado y se declaró la guerra a España.

Los preparativos se iniciaron, y los ingleses no escatimaron en gastos. «Para vengar la oreja de Jenkins Inglaterra armó toda una formidable flota jamás vista en la historia (a excepción de la utilizada en el desembarco de Normandía), al mando del Almirante inglés Edward Vernon. La armada estaba formada por 195 navíos, 3.000 cañones y unos 25.000 ingleses apoyados por 4.000 milicianos más de los EEUU, mandados éstos por Lawrence, hermanastro del Presidente Washington», afirma el experto en historia militar.

Por el contrario, Blas de Lezo no disponía de un gran número de soldados ni barcos para defender la ciudad. «Las defensas de Cartagena no pasaban de 3.000 hombres, 600 indios flecheros, más la marinería y tropa de infantería de marina de los seis navíos de guerra de los que disponía la ciudad: el Galicia (que era la nave Capitana), el San Felipe, el San Carlos, el África, el Dragón y el Conquistador. La proporción entre los españoles y los ingleses era de 1 español por cada 10 ingleses», explica Vidondo.

Pero, lo que tenía a su favor el «Almirante Patapalo» era un terreno que podía ser utilizado por un gran estratega como él. Y es que la entrada por mar a Cartagena de Indias sólo se podía llevar a cabo mediante dos estrechos accesos, conocidos como «bocachica» y «bocagrande». El primero, estaba defendido por dos fuertes (el de San Luis y el de San José) y el segundo por cuatro fuertes y un castillo (el de San Sebastián, el de Santa Cruz, el del Manzanillo, el de Santiago -el más alejado- y el castillo de San Felipe).

Lezo se preparó para la defensa, situó varios de sus buques en las dos entradas a las bahías y dio órdenes de que, en el caso de que se vieran superados, fueran hundidos para que no fueran apresados y para que sus restos impidieran la entrada de los navíos ingleses hasta Cartagena de Indias. La guerra había comenzado y el «Mediohombre» se preparó para la defensa.

Comienza la batalla

«El 13 de marzo de 1741 apareció la mayor flota de guerra que jamás surcara los mares hasta el desembarco de Normandía. Para el día 15 toda la armada enemiga se había desplegado en plan de cerco. Al comienzo se notó la superioridad británica y fáciles acciones les permitieron adueñarse de los alrededores de la ciudad fortificada», afirma Vidondo.

«La batalla comenzó en el mar. Tras comprobar que no podían acceder a la bahía, los ingleses comenzaron un bombardeo incesante contra los fuertes del puerto. Blas de Lezo apoyaba a los defensores con la artillería de sus navíos, que había colocado lo suficientemente cerca. Usaba bolas encadenadas, entre otras artimañas, para inutilizar los barcos ingleses», narra el historiador.

Tras acabar con varias baterías de cañones, Vernon se dispuso a desembarcar algunos de sus hombres, que lograron tomar posiciones en tierra. «Luego, el inglés se dispuso a cañonear la fortaleza de San Luis de Bocachica día y noche durante dieciséis días, el promedio de fuego era de 62 grandes disparos por cada hora», determina el experto en historia militar. El bombardeo fue masivo y los españoles tuvieron que abandonar en los días sucesivos los fuertes de San José y Santa Cruz.

El ímpetu del ataque obligó al español a tomar una decisión dura: «Lezo incendió sus buques para obstruir el canal navegable de Bocachica, aunque el Galicia no prendió fuego a tiempo. Sin embargo, logró retrasar el avance inglés de forma considerable. Blas de Lezo decidió dar la orden de replegarse ante la superioridad ofensiva y la cantidad de bajas españolas», afirma Vidondo.

A su vez, en Bocagrande se siguió la misma táctica y se hundieron los dos únicos navíos que quedaban (el Dragón y el Conquistador) para dificultar la entrada del enemigo. «El sacrificio resultó en vano, pues los ingleses remolcaron el casco de uno de ellos antes de que se hundiera para restablecer el paso y desembarcaron», sentencia el experto. Las posiciones habían sido perdidas y los españoles se defendían en el fuerte de San Sebastián y Manzanillo. Además, como último baluarte, se encontraba el castillo de San Felipe.

Vernon se cree vencedor

Los ingleses habían conseguido acabar con varias fortalezas y asentarse en las bahías de Cartagena de Indias tras pasar los obstáculos puestos por los españoles. Sin duda, sentían la victoria cerca. «Vernon entró entonces triunfante en la bahía con su buque Almirante con las banderas desplegadas dando la batalla por ganada», narra el historiador.

Vernon envió en ese momento una corbeta a Inglaterra con un mensaje en el que anunciaba su gran victoria sobre los españoles. La noticia fue recibida con grandes festejos entre la población y, debido al júbilo, se mandó acuñar una moneda conmemorativa para recordar la gran victoria. En ella, se podía leer «El orgullo español humillado por Vernon» y. además, se apreciaba un grabado de Blas de Lezo arrodillado frente al inglés.

La victoria del «Mediohombre»

Vernon estaba decidido, la hora de la victoria había llegado. Por ello, quiso darle el broche final tomando el símbolo de la resistencia española: el castillo de San Felipe, donde resistían únicamente seis centenares de soldados, según cuenta el historiador. Sin embargo, el asalto desde el frente era un suicidio, por lo que el inglés se decidió a dar la vuelta a la fortaleza y asaltar por la espalda a los españoles. «Para ello atravesaron la selva, lo que provocó la muerte por enfermedad de cientos de soldados, pero al fin llegaron y Vernon ordenó el ataque», sentencia Vidondo.

Según narra el doctor en historia, el primer asalto inglés se hizo contra una entrada de la fortaleza y se saldó con la muerte de aproximadamente 1.500 soldados a manos de los 600 españoles que consiguieron resistir y defender su posición a pesar de la inferioridad numérica. Tras este ataque inicial, Vernon se desesperó ante la posibilidad de perder una batalla que parecía hasta hace pocas horas ganada de antemano. Finalmente, y en términos de Vidondo, el oficial ordenó una nueva embestida, aunque esta vez planeó que sus soldados usarían escalas para poder atacar directamente las murallas.

En la noche del 19 de abril los ingleses se organizaron en tres grupos para atacar San Felipe. «En frente de la formación iban los esclavos jamaicanos armados con un machete», explica el doctor en historia. Sin embargo, los asaltantes se llevaron una gran sorpresa: las escalas no eran lo suficientemente largas para alcanzar la parte superior de las murallas. «El ‘Almirante Patapalo’ había ordenado cavar un foso cerca de los muros para aumentar su altura y evitar el asalto», determina Vidondo. Los españoles aprovecharon entonces y acabaron con cientos de ingleses. La batalla acababa de dar un giro inesperado debido al ingenio de un solo hombre, o más bien, «Mediohombre».

El día siguiente, según afirma el historiador,los españoles salieron de la fortalezadispuestos a aprovechar el duro golpe psicológico que habían sufrido los ingleses. En primera línea corría Lezo, cargando al frente de la formación mientras sujetaba el arma con su único brazo. Finalmente, y tras una cruenta lucha, los menos de 600 defensores lograron que el enemigo se retirara y volviera a sus navíos. Ahora, y de forma definitiva, la victoria pertenecía a los soldados españoles y, por encima de todo, a un solo combatiente: el «Almirante Patapalo».

Después de esa batalla, se sucedieron una serie de intentos por parte de los ingleses de conquistar la plaza fuerte, pero fueron rechazados. «Vernon se retiró a sus barcos y ordenó un bombardeo masivo sobre la ciudad durante casi un mes, pero no sirvió de nada», determina el experto.

Finalmente, Vernon abandonó las aguas de Cartagena de Indias con, según los datos oficiales, unos 5.000 ingleses muertos. Sin embargo, según determina Vidondo, es difícil creer que la cifra sea tan baja, ya que el oficial tuvo que hundir varios navíos en su huída debido a que no tenía suficiente tripulación para manejarlos y no quería que cayesen en manos españolas. «Cada barco parecía un hospital», afirma el historiador.

De hecho, y según cuenta la leyenda, Vernon sentía tanto odio hacia el «Mediohombre» que, mientras se alejaba junto a su flota de vuelta a Inglaterra, gritó a los vientos «God damn you, Lezo!» (¡Que Dios te maldiga, Lezo!). Podía maldecir todo lo que quisiera, pero había sido derrotado.

La mentira del inglés

Además, según determina Vidondo, a Vernon todavía le quedaba un último mal trago: informar en Inglaterra de que la había perdido la batalla. Al llegar a su tierra, sin embargo, parece que no tuvo valor para dar a conocer la noticia públicamente, por lo que fue pasando el tiempo hasta que, finalmente, sus compatriotas descubrieron el engaño. Cuando salió a la luz, la vergüenza fue tan arrolladora para el país que se tomaron medidas más drásticas para acallar la gran derrota: «El rey Jorge II prohibió todo tipo de publicación sobre la batalla», finaliza Vidondo.

El día que la Armada española derrotó a los samuráis japoneses

El día que la Armada española derrotó a los samuráis japoneses

La figura de los samuráis, fieros guerreros del antiguo imperio japonés, está envuelta en un auténtico halo de leyenda que los muestra como hombres a los que casi era imposible derrotar. Sin embargo, lo cierto es que estos luchadores no solo no eran invencibles, sino que fueron derrotados por la Armada española.

Este desconocido episodio de la historia, tal y como devela el autor del blog «Foro naval», ocurrió hacia 1580, cuando según narra el investigador Carlos Canales en su libro «Tierra Extraña», el gobernador español en las Islas Filipinas, don Gonzalo de Ronquillo, tuvo noticias de la llegada de un fuerte contingente de piratas japoneses que estaban hostigando y saqueando a los indígenas filipinos en la provincia de Luzón, zona bajo la protección administrativa española.

Ante esta situación, Ronquillo envió hasta Luzón al capitán de la Armada Juan Pablo Carrión, al mando de una flotilla compuesta por siete embarcaciones y varias decenas de infantes de marina de los Tercios de Mar de la Armada española. El objetivo era expulsar a los fieros piratas japoneses, que resultaron ser temibles guerreros samuráis.

Tras ganar una primera batalla, frente a un barco nipón que navegaba por la zona, los japoneses enviaron una flota de diez navíos para vengarse de los españoles. Sin embargo, tras varios combates, tanto en tierra como marítimos, las fuerzas españolas consiguieron vencer yexpulsar de Filipinas a los japoneses.

Estas batallas suponen la única evidencia histórica de un enfrentamiento armado entre europeos y samuráis. De este episodio, la historia tradicional japonesa cuenta que sus guerreros fueron derrotados por unos demonios, mitad peces mitad lagartos, llegados en unos grandes y extraños barcos negros. Estas criaturas salían como bárbaros de la mar y atacarles tanto en tierra como en mar era un asunto peligroso y casi suicida.

Desde entonces los samuráis llamaron a los infantes de marina españoles «wo-cou» (peces-lagarto), en reconocimiento a la audacia con la que habían luchado y vencido en los Combates de Cagayán.

wikipedia.org/wiki/Combates_de_Cagayán

ESPADAS EN EL FIN DEL MUNDO

15822_967_544

Escrito y dibujado por el guionista Ángel Miranda Vicente y el dibujante Juan Aguilera Galán y en periodo de financiación por crowdfunding cuenta, usando de percha estas épicas batallas ganadas por los castellanos, como un loco de los mares comanda a las tropas de los Austrias en unas batallas épicas muy novelescas. Contra unos soldados míticos que solo se conocían en Europa por las leyendas que venían de oriente.

15823

 

¿Tiene un conocido que dice que Franco creó las pagas extras?¿Tu vecina dice que con Franco se vivía bien?

Vamos a dar algunos datos para la gente que habla tan a la ligera. Al final habrá una gran cantidad de bibliografía para que podáis ampliar: Franquismo para cuñados. Click en la imagen para ver el articulo completo.

Le dicen que los nazis eran socialistas y le calla la boca con una lección de historia. Hilo completo y traducido de Mike Stuchbery

NATURALEZA CRIMINAL DEL OPUS DEI

Un libro que ninguna editorial española se ha atrevido a publicar. El Opus Dei controla el Gobierno y el Poder Judicial. Denunciar al Opus Dei como organización criminal es TABÚ en España.

Este libro está reseñado en la lista de libros recomendados del periódico especializado en defensa y seguridad elespiadigital.com.

Naturaleza criminal del Opus Dei es un estudio que recoge, mediante abundante documentación y testimonios, distintas conductas y prácticas habituales de esta secta que están tipificadas como delitos en el Código Penal español (estafas, delitos fiscales, coacciones, amenazas, prevaricaciones, delitos contra la intimidad, etc.) y que en conjunto ofrecen una visión global suficientemente amplia sobre el alcance de la peligrosidad social de esta secta, que en contra de lo que con frecuencia los medios de comunicación pretenden hacer creer, calificándola en el peor de los casos de “polémica”, se trata de una organización criminal extremadamente poderosa que, gracias precisamente a su poder, consigue pasar desapercibida para la mayoría mediante el control que ejerce sobre los medios de comunicación.

torres-dulce-cover800

El libro ya está disponible de forma impresa y también en formato ebook en amazon.com (pinchar la imagen)

Para los residentes en España, observar los comentarios negativos que intentan desacreditar este libro que, probablemente, provienen de miembros del Opus Dei o allegados. Afortunadamente el lector puede leer gratis los primeros capítulos pinchando en la portada del libro “echa un vistazo”. Los lectores pueden juzgar por sí mismos.

Para acceder al libro en España pinchar este otro icono.

Los que no tengan medios económicos para comprar el libro, pueden acceder a su contenido gratuítamente en esta web, ya que el libro es una recopilación de los artículos publicados en esta web,  además de en los periódicos digitales elespiadigital.com y kaosenlared.net.

A continuación una lista de los capítulos incluídos en el libro, en la última edición de la versión impresa, accesibles en esta web: (pinchar los enlaces) :

Capítulo I: El Opus Dei como lobby internacional
Capítulo II: Opus Dei y medios de comunicación
Capítulo III: El Opus Dei y el PP
Capítulo IV:  El Opus Dei y la mentira
Capítulo V: Opus Dei y herencias
Capítulo VI: Opus Dei y saqueo de los bienes públicos
Capítulo VII: Opus Dei y Ministerio Fiscal
Capítulo VIII: Opus Dei y Poder Judicial
Capítulo IX: Bipartidismo y pucherazo
Capítulo X: Opus Dei y Golpes de Estado
Capítulo XI: Voces en la cabeza
Capítulo XII: Extraña experiencia
Capítulo XIII: Telepatía artificial
Capítulo XIV: El Opus Dei y los acosos
Capítulo XV: Suicidios y homicidios
Capítulo XVI: Religión como pretexto para la delincuencia
Capítulo XVII: La razón indolente
Capítulo XVIII: Algunas historias sobre el Opus Dei

Fuente original: https://sectaopusdei.com/2016/10/18/naturaleza-criminal-del-opus-dei/

 

El origen de la Policia

volver a indice

EL ORIGEN DE LA POLICIA

police

Charla de David Whitehouse en Chicago, junio 2012. Publicada en inglés en libcom.org.

En Inglaterra y en EE.UU. la policía apareció en el intervalo de unas pocas décadas, aproximadamente entre 1825 y 1855. La nueva institución no era una respuesta al aumento de los delitos, y en realidad no supuso nuevos métodos para tratar de hacer frente al crimen. La manera corriente que tenían las autoridades para resolver un crimen, antes y después de que surgiera la policía, era la delación.

Aparte de esto, el delito es un acto individual, y las élites dirigentes que inventaron la policía estaban tratando de responder a los desafíos que planteaba la acción colectiva. En pocas palabras, las autoridades crearon la policía para hacer frente a unas masas amplias y desafiantes, como era el caso de las huelgas en Inglaterra, los disturbios en el norte de Estados Unidos y la amenaza insurreccional de los esclavos en el Sur de ese mismo país. Por lo tanto, la policía es una respuesta a las masas, no al crimen.

Me centraré en quiénes eran estas masas, y cómo llegaron a ser una amenaza. Veremos que una de las dificultades a las que se enfrentaban los dirigentes, aparte del desarrollo de la polarización social en las ciudades, fue la descomposición de los antiguos métodos de supervisión personal de la población trabajadora. En aquellas décadas, el Estado intervino para enmendar esta fractura social.

Veremos como, en el Norte, la invención de la policía no fue sino una parte del esfuerzo estatal para controlar y modelar a la fuerza de trabajo de manera cotidiana. Los gobiernos también extendieron sus sistemas de beneficencia para regular el mercado de trabajo, desarrollando el sistema de la educación pública para controlar la mentalidad de los trabajadores. Relacionaré estos puntos con el trabajo de la policía más tarde, pero esencialmente me centraré en cómo se desarrolló la policía en Londres, Nueva York, Charleston (Carolina del Sur) y Filadelfia.

***

Para hacernos una idea de lo que significa la moderna policía hay que hablar de la situación existente cuando el capitalismo estaba en sus inicios. Concretamente, vamos a ver cómo eran las ciudades comerciales del último período medieval, hace unos mil años.

La clase dominante de la época no residía en las ciudades. Los señores feudales se asentaban en el campo. No disponían de policía. Podían reunir fuerzas armadas para aterrorizar a los siervos, que eran semi-esclavos, o podían guerrear contra otros nobles. Pero estas fuerzas no eran profesionales, ni lo eran a tiempo completo.

La población de las ciudades eran principalmente siervos que habían comprado su libertad, o simplemente habían escapado de sus señores. Eran conocidos como burgueses, o residentes en las ciudades. Fueron los pioneros en poner en marcha las relaciones económicas que mas tarde fueron conocidas como capitalismo.Para el propósito de nuestra discusión, digamos que un capitalista es alguien que usa el dinero para hacer más dinero. Al principio, los capitalistas dominantes eran mercaderes. Un mercader usa el dinero para comprar mercancías con el objetivo de venderlas por más dinero. Hay también capitalistas que tratan solo con dinero, los banqueros, que prestan una cierta suma con el objetivo de conseguir una mayor.

También podían ser artesanos, que compran materiales y hacen algo, por ejemplo zapatos, para venderlos por más dinero. En el sistema de gremios, un maestro artesano supervisaba y trabajaba con obreros y aprendices. Los maestros se aprovechaban de su trabajo, así que había explotación, pero los trabajadores y los aprendices tenían razonables esperanzas de llegar a ser ellos también maestros. Por ello, las relaciones de clase en las ciudades eran bastante fluidas, especialmente en comparación con las relaciones entre nobles y siervos. Además, los gremios operaban bajo formas que limitaban la explotación, por lo que eran los mercaderes los que acumulaban realmente capital en la época.

En Francia, durante los siglos XI y XII, estas ciudades eran conocidas como comunas. Se incorporaban al estatus de comuna bajo ciertas condiciones, a veces con el permiso de un señor feudal, pero en general eran contempladas como entidades autogobernadas o, incluso, como ciudades-estado.

Pero no disponían de policía. Tenían sus propios tribunales, y unas pequeñas fuerzas armadas formadas por los propios vecinos. Estas fuerzas no se encargaban de acusar a nadie. Si se robaba o se sufría un ataque, o se era estafado en un negocio, entonces el ciudadano, como víctima, planteaba las acusaciones.

Un ejemplo de esta justicia do-it-yourself, un método que duró siglos, era conocido como el griterío. Si se estaba en un mercado y se veía a alguien robando, se suponía que el testigo gritaría « ¡Al ladrón, al ladrón!», persiguiéndole. La costumbre era que la gente que lo veía se sumara al griterío y corriera también tras el ladrón.

Las ciudades no tenían policía, porque en ellas existía un alto grado de igualdad social, que daba al pueblo una sensación de responsabilidad mutua. Con los años, los conflictos de clase se intensificaron en las ciudades, pero aun así permanecieron unidas, gracias al antagonismo común contra el poder de los nobles, y continuaron con sus lazos de responsabilidad mutua.

Durante siglos, los franceses mantuvieron e idealizaron el recuerdo de estas tempranas ciudades comunas, comunidades autogobernadas de iguales. Por lo que no es sorprendente que en 1871, cuando los trabajadores tomaron París, lo bautizaran como la Comuna. Pero hemos dado un salto histórico demasiado grande para el tema que nos ocupa.

***

El capitalismo fue experimentando importantes cambios a medida que fue creciendo en el seno de la sociedad feudal. En primer lugar, el tamaño de la propiedad del capital creció. Recordemos que esta es la cuestión: convertir pequeños montones de dinero en montones más grandes. El volumen de los capitales comenzó a crecer de forma astronómica durante la conquista del continente americano, a medida que el oro y la plata se saqueaba del Nuevo Mundo y los africanos eran secuestrados para trabajar en las plantaciones.

Cada vez se producían más cosas para su venta en los mercados. Los perdedores en la competición mercantil comenzaron a perder su independencia como productores y tuvieron que emplearse como asalariados. Pero en lugares como Inglaterra, la fuerza que impulsaba a la gente a buscar trabajo asalariado era el Estado, que trataba de expulsar a los campesinos de la tierra.

Las ciudades crecieron, a medida que esos campesinos llegaban desde el campo como refugiados, mientras la desigualdad crecía en las ciudades. La burguesía capitalista se convirtió en una capa social aun más distinta de los trabajadores de lo que solía ser. El mercado causaba un efecto corrosivo sobre la solidaridad de los gremios, algo que trataremos con más detalle cuando hablemos sobre Nueva York. Los talleres eran más grandes que nunca, y un jefe inglés podía tener a su mando docenas de trabajadores. Ahora estamos hablando de un periodo en torno a mediados del siglo XVIII, el período inmediatamente anterior al principio de la auténtica industrialización.

Aún no había policías pero las clases ricas empleaban cada vez más violencia para suprimir la población pobre. A veces se ordenaba al ejército disparar contra las masas rebeldes, y a veces los jueces locales arrestaban a los líderes y les colgaban. La lucha de clases comenzaba a intensificarse, pero las cosas empiezan a cambiar realmente con el despegue de la Revolución Industrial en Inglaterra.

***

Paralelamente, Francia atravesaba su propia revolución política y social, que empieza en 1789. La respuesta de la clase dirigente británica fue de pánico por si los trabajadores ingleses seguían el camino francés. Ilegalizaron los sindicatos y las reuniones de más de 50 personas. Sin embargo, los trabajadores ingleses participaron en manifestaciones y huelgas cada vez más extensas entre 1792 y 1820. La respuesta de la clase dirigente fue el envío del ejército. Pero el ejército solo puede hacer dos cosas, y ninguna buena. Pueden negarse a disparar, y las masas seguirán haciendo lo que vinieron a hacer. O pueden disparar a la muchedumbre y producir mártires obreros.

Es exactamente lo que sucedió en Manchester en 1819. Los soldados fueron enviados contra una muchedumbre de 80.000, hiriendo a centenares de personas y matando a once. En vez de someter a las masas, estos sucesos, conocidos como la Masacre de Peterloo, provocaron una ola de huelgas y protestas.

Incluso el clásico remedio de colgar a los líderes del movimiento comenzó a tener repercusiones negativas. Una ejecución podía ejercer un efecto intimidante sobre cien personas, pero ahora los reunidos para apoyar al condenado eran cincuenta mil, y las ejecuciones les animaban a la lucha. El crecimiento de las ciudades británicas, y el crecimiento dentro de ellas de la polarización social (es decir, dos cambios cuantitativos), comenzaron a producir explosiones de lucha cualitativamente diferentes.

La clase dirigente necesitaba nuevas instituciones para poder controlar esto. Una de ellas fue la policía de Londres, fundada en 1829, solamente diez años después de Peterloo. La nueva fuerza policial fue específicamente diseñada para aplicar violencia no letal contra las masas, para romperlas y evitar deliberadamente que surgieran mártires. Ahora bien, cualquier fuerza organizada para desplegar violencia de forma rutinaria matará alguna vez. Pero por cada asesinato policial, hay centenares o miles de actos de violencia policial que no son letales, calculados y calibrados para producir intimidación y evitar una respuesta colectiva furiosa.

Cuando la policía de Londres no estaba concentrada en escuadrones para controlar a la multitud, se dispersaba por la ciudad para controlar la vida cotidiana de los pobres y de la clase trabajadora. Aquí se reúnen ya las funciones de la moderna policía: la forma dispersa de vigilancia e intimidación, llamada lucha contra el crimen, y la forma concentrada de actividad contra huelgas, disturbios y grandes manifestaciones.

Esto último es para lo que fueron creados, para enfrentarse a masas, pero lo que vemos la mayor parte del tiempo es la presencia del guardia. Antes de hablar sobre la evolución de la policía en Nueva York, quiero explorar las conexiones entre estas dos formas de trabajo policial.

***

Comenzaré con el tema general de la lucha de clases en torno al uso del espacio público. Es un tema con mucha relevancia para los trabajadores y los pobres. Los espacios abiertos son importantes para los trabajadores:

  • para trabajar
  • para divertirse y entretenerse
  • para vivir, si no se tiene una casa
  • y para la política

En primer lugar, el trabajo. Mientras los mercaderes prósperos pueden controlar espacios cerrados, los que no tienen medios son vendedores callejeros. Los comerciantes asentados los veían como competidores y llamaban a la policía para expulsarles.

Los vendedores callejeros son también activos proveedores de mercancías robadas, por su movilidad y su anonimato. No solo utilizaban a los vendedores callejeros los carteristas y los rateros. Los criados y los siervos de la clase dominante también robaban a sus dueños y pasaban los bienes a los vendedores locales. (Por cierto, en Nueva York hubo esclavitud hasta 1827). La sustracción de riquezas de los confortables hogares de la ciudad es otra razón por la cual la clase burguesa pedía acciones contra los vendedores callejeros.

La calle era también ese lugar en el que los trabajadores pasaban su tiempo libre, porque sus hogares no eran cómodos. Era el lugar en el que se desarrollaba la amistad y se podía encontrar diversión gratuita, y, dependiendo de la época y del lugar, podrían tomar contacto con la disidencia política o religiosa. El historiador marxista E.P. Thompson resumía todo esto, cuando escribía que la policía del siglo XIX era:

«[…] imparcial, intentando retirar de las calles con ecuanimidad a traficantes callejeros, mendigos, prostitutas, artistas de calle, piquetes, niños que jugaban al fútbol y oradores socialistas. El pretexto muy a menudo era una denuncia por interrupción del comercio recibida de un tendero

En ambos lados del Atlántico, la mayoría de los arrestos estaban relacionados con delitos sin víctimas, o delitos contra el orden público. Otro historiador marxista, Sidney Harring destaca: «La definición criminológica de ‘delitos de orden público’ se acerca peligrosamente a la descripción que hace el historiador de las ‘actividades de la clase trabajadora en su tiempo libre’.»

La vida al aire libre era (y es) especialmente importante para política de la clase obrera. Los políticos del sistema y los empresarios pueden reunirse en locales y tomar decisiones que tienen grandes consecuencias porque están al mando de burocracias y de plantillas. Pero cuando los trabajadores se reúnen y toman decisiones sobre cómo cambiar las cosas, normalmente no tiene mayor repercusión a menos que puedan reunir seguidores en la calle, ya sea para una huelga o una manifestación. La calle es el campo de pruebas para buena parte de la política obrera, y la clase dirigente lo sabe muy bien. Por eso colocan a la policía en la calle como contrapeso, cuando la clase trabajadora demuestra su fuerza.

Podemos ver ahora la relación que existe entre las dos principales formas de actividad policial, las patrullas rutinarias y el control de masas. La patrulla callejera acostumbra a la policía a usar la violencia y la amenaza de violencia. Ello les prepara para la represión a gran escala, que es necesaria cuando los trabajadores y los oprimidos se levantan en grupos más grandes. No es solo cuestión de coger práctica con las armas y la táctica. El trabajo de la patrulla callejera es crucial para crear un estado mental en la policía que les haga asimilar que su violencia es por un bien superior.

El trabajo callejero también permite a los oficiales descubrir qué policías se encuentran más cómodos provocando daño, asignándolos a las primeras líneas cuando hay enfrentamientos. Al mismo tiempo, el “policía bueno” con el que nos cruzamos lleva a cabo una labor esencial de “relaciones públicas” para encubrir el trabajo brutal que tiene que ser efectuado por los “policías malos”. El trabajo callejero también es útil en períodos de agitación política, porque la policía ya ha estado en los barrios intentando identificar a los líderes y a los radicales.

Seguir leyendo.

 Deadliest Warrior

Deadliest Warrior (El guerrero más letal) fue un programa de televisión estadounidense emitido en Spike TV (TruTV en Latinoamérica) en el que dos o más guerreros de diferentes culturas y a veces de diferentes épocas eran enfrentados para ver quién saldría vencedor entre ellos. Cada episodio muestra una hipotética batalla entre ellos.

LOS 10 GUERREROS MAS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

SOCIEDADES SECRETAS

volver a indice

SOCIEDADES SECRETAS: LOS ILLUMINATI

Owl_of_MinervaLa Orden de los Iluminados (Illuminatenorden en el original alemán, compuesto derivado del latín illuminati, ‘iluminados’, y orden) es el nombre dado a varios grupos. Históricamente se refiere a la organización Illuminati de Baviera, una sociedad secreta de la época de la Ilustración, fundada el 1 de mayo de 1776, la cual manifestaba oponerse a la superstición, los prejuicios, la influencia religiosa sobre la vida pública, los abusos de poder del Estado y apoyaba la educación de la mujer y la igualdad entre los sexos. Con el apoyo de la Iglesia católica, el gobierno de Baviera prohibió la organización de los Illuminati -junto con otras sociedades secretas-, y la misma se disolvió definitivamente en 1785. En los años siguientes, el grupo fue vilipendiado por críticos, que afirmaban que los miembros de los Illuminati de Baviera se habían reagrupado y eran responsables de la Revolución Francesa.

En su uso posterior, “Illuminati” se refiere a las diversas organizaciones que reclaman o presuntamente tienen vínculos con los Illuminati bávaros originales o con sociedades secretas similares, y con frecuencia son acusados de conspirar para controlar los asuntos mundiales, planear eventos y ser agentes de siembra en diversos gobiernos y empresas, con el fin de establecer un Nuevo Orden Mundial y/o buscar el aumento de su poder político. Figura central de algunas de las más conocidas y elaboradas teorías de la conspiración, así como de varias obras de ficción, los Illuminati se han representado como un grupo político/económico/esotérico al acecho y en las sombras, que constantemente tira de las cuerdas y palancas del poder. Esta descripción puede encontrarse en decenas de novelas, películas, programas de televisión, cómics, videojuegos y videos musicales.

ver mas

SOCIEDADES SECRETAS: GRUPO BILDERBERG

El club, conferencia, grupo o foro Bilderberg es una reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación. Los miembros de este grupo se reúnen en complejos de lujo ubicados en Europa, Norteamérica y Asia occidental, donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso, y sus oficinas están en Leiden (Holanda). El nombre de este club procede del primer hotel en el que tuvo lugar la primera reunión, en losPaíses Bajos.

clubbilderberggobierno

Historia

El 29 y 30 de mayo de 1954 tuvo lugar la primera reunión, propuesta por el emigrante judío y consejero político Polaco Jozef Retinger. Este, preocupado por el antiamericanismo que estaba causando el Plan Marshall en Europa, decidió reunir a los líderes europeos y norteamericanos para promover el entendimiento entre ellos. Entre los invitados estuvieron el príncipe neerlandés Bernardo, que decidió promover la idea, David Rockefeller, quien financió la reunión, y el primer ministro belga Paul van Zeeland. La idea era que los invitados fueran dos de cada país, uno conservador y el otro progresista.

El éxito del encuentro animó a los organizadores a preparar una conferencia anual. Se creó un comité de dirección y manipulación, y Retinger fue designado secretario permanente. Al igual que organizaba la conferencia, el comité de dirección también mantenía un registro de los nombres de los asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar unos a otros en privado. El propósito declarado del Grupo Bilderberg era «hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a Rusia y al comunismo». El economista holandés Ernst van der Beugel sustituyó a Retinger en el puesto en 1960, tras la muerte de este. El príncipe Bernardo fue presidente de la reunión hasta su muerte, en 2004.

El club Bilderberg y la última crisis económica

En 2009 la reunión tuvo lugar en el municipio costero de Vouliagmeni (Atenas) y asistieron, entre otros, los ministros griegos de finanzas y de asuntos exteriores, así como el gobernador del Banco Nacional griego y Vladimir Putín. Un año más tarde la reunión giró, de nuevo, en torno a la difícil situación que vivían Grecia, Portugal y España. Al parecer, siendo presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, asistió para tranquilizar a los inversores internacionales ante el vencimiento de grandes cantidades de deuda española.

Algunos asistentes

Banqueros, políticos, miembros de la realeza, financieros internacionales o dueños de los principales medios de comunicación, son ejemplos de los miembros del club Bilderberg. Entre ellos están el español Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del grupo Prisa, el estadounidense Donald Rumsfeld, antiguo secretario de defensa de su país, el irlandés Peter Sutherland, entre otros cargos presidente de Goldman Sachs y British Petroleum, el estadounidense Paul Wolfowitz, antiguo presidente del Banco Mundial, David Rockefeller, los Ford o el belga Étienne Davignon, antiguo vicepresidente de la Comisión Europea y expresidente del grupo. Como curiosidad, cabe destacar que los anteriormente nombrados Rumsfeld y Sutherland fueron compañeros en la compañía de energía ABB.

En 2009, entre otros, participaron la reina Sofía, Ana Patricia Botín (Banco Santander), José Manuel Entrecanales (Acciona), Alberto Ruiz-Gallardón y Pedro Solbes. Por primera vez, dos periódicos británicos de tirada nacional se hicieron eco en noticias escuetas de la Conferencia del Grupo Bilderberg. Uno de ellos fue The Guardian, que envió a uno de sus corresponsales y cuyas crónicas únicamente fueron publicadas en la edición digital del periódico. Durante seis días, el periodista documentó cómo fue sometido a diversos seguimientos y finalmente arrestado por la policía griega. Tras esta reciente exposición a la opinión pública, ahora han publicado en su web una breve referencia a los temas tratados en los últimos tres años y una lista oficial de participantes.

La reunión en Sitges

Tuvo lugar el 3 de junio de 2010 en el Hotel Dolce. Asistieron, entre otros, la reina de España y Zapatero, en calidad de presidente del gobierno. Ella acude desde hace años de oyente y él ha sido invitado a jornadas donde se debaten temas económicos y políticos, pero nunca se han hecho públicas las conclusiones de las mismas. La reina y el presidente coincidieron con Bill Gates, fundador de Microsoft.

Teorías conspirativas

El mayor atractivo de estas reuniones es que sus participantes tienen la oportunidad de debatir abiertamente entre ellos y saber qué opinan las personas más poderosas del mundo.

Étienne Davignon, presidente del Club Bilderberg

El grupo es acusado de conspirar para imponer un gobierno mundial, un dominio capitalista y/o una economía planificada.

Se trata de una lista exclusiva de figuras de influencia global que ha captado el interés de una red internacional de conspiracionistas, quienes durante décadas han visto al grupo Bilderberg como un esquema globalista-corporativo y están convencidos de que una élite poderosa está moviendo al planeta hacia un nuevo orden mundial oligárquico.

Kenneth P. Vogel, periodista

Miles de videos sobre el grupo Bilderberg pueden verse en YouTube y entre los defensores de esta teoría conspirativa están la ultraderechista Sociedad John Birch, la activista política Phyllis Schlafly, el escritor Jim Tucker, el activista Lyndon LaRouche, el locutor de radio Alex Jones, el político Jesse Ventura, quien hizo del grupo Bilderberg un episodio en su serie televisiva Conspiracy Theory with Jesse Ventura. o el escritor ruso-canadiense Daniel Estulin.

Decir que estamos luchando por un gobierno mundial es exagerado, pero no completamente desacertado. Nosotros pensamos que no podemos seguir luchando para siempre unos contra otros para nada y matando a gente o dejándola sin hogar. Por ello, creemos que una comunidad única a lo largo del mundo sería algo positivo.

Denis Healey, miembro fundador del Grupo Bilderberg.

En el reportaje La derecha corteja a la izquierda (1994), el periodista argumenta que las teorías conspirativas del populismo de derechas se remontan a 1964: en el libro A choice, not an echo, Phyllis Schlafly argumenta que el Partido Republicano fue secretamente controlado por intelectuales de la élite, dominados por miembros del grupo Bilderberg, cuyas políticas internacionalistas pavimentaron el camino hacia el comunismo mundial.

Es inevitable y no importa. Siempre habrá personas que crean en conspiraciones, pero las cosas suceden de una manera mucho más incoherente. Cuando la gente dice que este grupo es un gobierno secreto mundial, yo digo que si lo fuéramos, deberíamos estar avergonzados de nosotros mismos.

Etiénne Davignon, presidente del Club Bilderberg

El investigador y profesor en Psicología y Sociología G. William Domhoff cree que el rol de los foros de relaciones internacionales y los clubes sociales, como el club Bilderberg, no es nada más que un medio para discutir ideas, conseguir consenso y crear cohesión social dentro de la élite. Opina que el rumor de la teoría conspirativa puede ser perjudicial y que puede evitar la asistencia de ciertas personas a ellos. Para él, son más o menos la misma gente que pertenece a otros clubes, pero colocados en roles más importantes como el de capitalista o líder político, visibles y fáciles de combatir.

Siniestras camarillas y los lobistas de Bilderberg manipulan al público para instalar un gobierno mundial que no conoce fronteras y que no rinde cuentas ante nadie, salvo a sí mismo.

Fidel Castro, ex-presidente de Cuba

El escritor James McConnachie comenta que los teóricos de la conspiración tienen un punto a su favor, pero fallan en comunicarlo efectivamente. Para él, el grupo Bilderberg actúa en una forma consistente con una conspiración global, pero lo hace sin un grado de atrocidad, algo que no entienden los teóricos de la conspiración. Según McConnachie, los conspiranoicos ven al Club Bilderberg como el mal absoluto.

Ocasionalmente tienes que darle crédito a los teóricos de la conspiración, los cuales plantean cuestiones que los medios principales han ignorado. Es reciente que los medios han cubierto al Club Bilderberg, pero ¿escribirían los medios si no estuvieran estas acusaciones?

James McConnachie, escritor

Su objetivo final es el control de absolutamente todo el mundo, en todos los sentidos de la palabra. Actúan como si fueran Dios en la Tierra.

Daniel Estulin, escritor
image005

Infografias sobre Historia

volver a indice

BREVE HISTORIA DEL MUNDO (GUERRAS SOBRE TODO)

geological-timeancient_civilizations_of_the_old_world_3500_to_after_600_bce

*El que hizo la info debe ser inglés, hay muchos datos incorrectos sobre el imperio británico, español (Corrección sacada de wikipedia), portugués. Además, faltan algunos importantes, como el francés, el inca, macedonio, griego, sumerio, fenicio, etc.

HISTORY OF ANCIANT EGIPT

la-antigua-grecia

guerra-de-troya

historia-de-roma

imperio romano, auge y decadencia.


1870/71 – Guerra Franco-Prusiana La victoria indiscutible de los alemanes marcó el ultimo capitulo de la unificación alemana bajo el reinado de Guillermo I de Prusia.

ww1

ww1 red baron

war_GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

WWII_2_900

ww2

Inteligencia colectiva, cientos de infografias educativas

Academia Play, videos sobre historia.

 

volver a indice
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: